Culminó una Semana Criolla con la tradicional polémica referida al maltrato animal.

JINETEADAS: ¿TRADICIÓN O MALTRATO?

El pasado domingo 1º de abril se inauguró una nueva edición de la Semana Criolla congregando a miles de visitantes de nuestro país y de la región en diferentes escenarios como el Parque Roosevelt  y la Rural del Prado.

Además de las artesanías, payadas y ofertas gastronómicas, se realizaron los clásicos concursos de jineteadas dando lugar al entretenimiento de algunos y la indignación de otros que se manifestaron en contra por el trato que reciben los caballos.

A raíz de lo sucedido el día martes, donde un caballo se encontraba tendido en el suelo y fue golpeado por varios gauchos para que se levantara, se puso sobre la mesa una vez más la violencia que reciben los equinos en este tipo de costumbres. Finalmente los protagonistas de estos hechos fueron sancionados por parte de los organizadores.

Luego de fuertes polémicas sobre si se debería terminar con este tipo de actividad, un grupo de jóvenes de la coordinadora Anti jineteadas irrumpieron en el ruedo de la Criolla del Prado mostrando en conjunto una gran pancarta en repudio al maltrato animal.

“Entendemos a la Criolla como una tradición autoritaria y explotadora en su totalidad. La Semana Criolla es para nosotros/as la semana donde se pone en tiendas y en un espectáculo la cultura de la explotación” declaró un representante de la organización mediante un comunicado reproducido por el portal de noticias montevideo.com. El mensaje agregaba que las domas de caballos son “un espectáculo donde se ignora completamente la voluntad de los animales de ser libres. Estamos cansados/as de ver como año a año esto se repite.”

Leticia Sánchez