Ediles del FA en contra de instalación de aceitera en Playa de la Agraciada

COMO EL AGUA Y EL ACEITE

El 20 de marzo se votó en la Junta Departamental de Soriano si se daba o no el boleto de reserva a la aceitera Cereoil, para que ésta empiece la construcción de la fábrica en las inmediaciones de la playa de la Agraciada. La autorización a la empresa requería mayorías especiales, más de 21 votos, y el pedido fue rechazado. El FA en conjunto votó en contra de tal iniciativa, con el apoyo de dos ediles colorados y uno del Partido Nacional.

Ante el fracaso en la Junta, el Partido Nacional (actual partido de gobierno en Soriano) presentó un pedido al Ministerio de Educación y Cultura para que desafecten los predios considerados patrimonio histórico. Si esto ocurre, el tema volvería a la Junta para que tome una decisión definitiva.

Enzo Malán, edil y jefe de bancada departamental por el Frente Amplio, afirmó a Sala de Redacción “que por más que el MEC dictamine la desafectación como patrimonio histórico nacional, estos lugares lo seguirán siendo por lo que representa en el sentimiento colectivo de los uruguayos, más allá de lo que la ley determine”. Y destacó que si en 2011, “en ocasión del bicentenario, se quiso explotar los sentimientos patrióticos y la identidad de los uruguayos, una medida como ésta sería contradictoria”.

Desde el FA afirman que no están en contra de la instalación de la aceitera, sino del lugar elegido. Este comprende el predio ubicado entre la histórica playa de la Agraciada (donde desembarcaron los Treinta y Tres Orientales) y la Estancia de Ordoñana, lugar utilizado por Juan Manuel Blanes para hacer los bocetos de lo que sería posteriormente su pintura más importante, “Juramento de los Treinta y Tres Orientales”. Dicho predio es considerado por la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación como patrimonio histórico desde 1974. Actualmente estos terrenos son arenosos y compuestos por una quinta de eucaliptos que no han sido explotados cultural ni históricamente.

Por su parte, el propio Malán, junto a sus compañeros de bancada, propusieron otro posible lugar para que la aceitera se instale. Éste sería en un predio baldío del Instituto de Colonización cercano a la playa de la Agraciada, el que podría ponerse a la venta. Esta propuesta no avanzó demasiado, ya que la empresa no quiere ubicarse en otro lugar que no sea el ya mencionado.

Malán concluyó que la Playa de la Agraciada es importante por lo que representa en el imaginario colectivo del departamento. Advirtió que el desembarco de los Treinta y Tres Orientales, junto con el Grito de Asencio ocurrido en 1811, fueron decisivos para la constitución de la patria. A tal punto el pueblo sorianense tiene conciencia de la importancia de estos hechos para el país que en su bandera está inscripta la siguiente afirmación: “Aquí nació la patria”.

La propuesta de la empresa

Desde la empresa han dicho públicamente que se eligió este lugar por su cercanía al puerto de Nueva Palmira, ubicada a unos pocos kilómetros de la Agraciada y que es uno de los principales puntos de salida de la producción nacional. Sólo en 2009 salieron del puerto 2.537.531 toneladas. La soja fue el principal actor exportador de la zona con el 47% del total exportado.

Además de la instalación de la aceitera, Cereoil propone en primer lugar la creación de un parque temático en la playa de la Agraciada con los hechos históricos que ocurrieron desde 1825 hasta 1830. Además, el proyecto contempla la construcción de un hotel de tres estrellas con 16 habitaciones y la remodelación de la estancia de Ordoñana. Lo que se busca con este proyecto es potenciar el turismo, en una zona poco explotada en ese sentido y que en algunos casos, como la estancia de Ordoñana, muestra signos de abandono y olvido.

Ezequiel Bernardi