AFFUR, ADUR y FEUU adelantan balances sobre la gestión del Rector

LOS “CLAROSCUROS” DE AROCENA, SEGÚN LOS GREMIOS

La explanada de la Universidad el día de las elecciones. Foto Unidad de Comunicación.

Miembros de las directivas de la Agremiación Federal de Funcionarios de la Universidad de la República (AFFUR), la Asociación de Docentes de la Udelar (ADUR) y la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU) declararon a SdR estar en proceso de balance y por lo tanto no tienen posiciones definidas acerca de los avances y dificultades que tuvieron durante las dos gestiones de Arocena como rector. Sin embargo, compartieron algunos puntos de vista que ya se están manejando en la interna de cada gremio.

Alfredo Peña, integrante de AFFUR, señaló que el vínculo con Arocena ha sido conflictivo. “En lo formal ha sido bueno porque hemos mantenido el diálogo y hemos realizado proyectos en conjunto, pero hubo puntos fuertes de enfrentamiento”, declaró Peña. El gremio denominó al rector “persona no grata” durante el primer período, debido al recorte de algunos derechos como los asuetos y la cobertura médica. En la Universidad de la República (UdelaR) existía un programa que cubría tanto al funcionario como a su familia, pero con el Sistema Nacional Integrado de Salud el trabajador pasó a aportar parte de su salario. Peña calificó positivamente los avances en el Consejo de Delegados de gestión Administrativa y Presupuestal donde se logró que AFFUR tuviera voz y voto. También destacó la creación de una Tecnicatura en Gestión Universitaria.

En tanto, Mariela Gandolfo, integrante del Ejecutivo de ADUR, explicó: “Es muy difícil decir que ADUR acompaña o no un rectorado porque no es homogéneo el posicionamiento”. La postura oficial se definirá en mayo, mes en el que se realizará la segunda parte de la Convención, que tuvo su primera etapa a fines del año pasado. La Convención tratará fundamentalmente cómo se han desarrollado las tres funciones universitarias -enseñanza, extensión e investigación- tanto en Montevideo como en el Interior y cómo deberían llevarse a cabo en el próximo período. Otro tema que estará en discusión es la escala salarial docente.

Gandolfo aclaró que el nuevo estatuto del personal docente aún está pendiente aunque “no depende de Arocena, sino de todos los colectivos, incluido el orden docente”.

Bruno Matonte es delegado del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias en el consejo federal de la FEUU. El delegado explicó que Arocena se presentó para ellos como un “fuerte pie de apoyo” y que las resoluciones tomadas en su gestión no difieren diametralmente de las decisiones adoptadas por la FEUU.

En diálogo con SdR, el secretario de co-gobierno de la FEUU, Joaquín Toledo afirmó que el gremio tuvo un apoyo de Arocena pero agregó que hubo desacuerdos durante sus mandatos.

Los representantes gremiales se refirieron a la Ley Orgánica -vigente desde 1958- como un punto de estancamiento y reconocen que existe una falta de consenso a nivel interno en los órganos de co-gobierno. Uno de los puntos de discusión en el que no se logró acuerdo, es la manera de incluir a los servicios que hoy no tienen voto en el Consejo Directivo Central (CDC) y cómo participarán los servicios el interior en ese órgano. ADUR y AFFUR consideran que el problema de fondo es político. Los integrantes de ambos gremios afirmaron que no hay un acuerdo en la interna de la Universidad que permita llegar sólidamente al Parlamento, y existe el riesgo de que se solucione desde “afuera” en sentido regresivo por intereses políticos. “Es necesario cambiar la ley porque impidió que la UdelaR avanzara más en la Reforma” afirmó Toledo.

La descentralización durante la gestión de Arocena es un tema sobre el que todos realizan un análisis más profundo. AFFUR destacó que se logró asignar recursos para este fin y que se está trabajando en el ámbito de investigación en el Interior como no había ocurrido antes. En cuanto a las dificultades del proyecto descentralizador, Peña planteó que los estudiantes tenían “mucha expectativa y después quizá las carreras no son las que querían”.

Las preocupaciones de ADUR se centran en garantizar que las características y la calidad universitaria de las instituciones y las tareas docentes en el Interior sean análogas a las que se llevan a cabo en la capital. Gandolfo señaló que los estímulos recibidos por los docentes que se fueron al interior no son suficientes porque no solamente tienen que ver con dinero, sino también con oportunidades culturales como por ejemplo, acceder a un teatro. “La mayor parte del presupuesto ha sido para el interior. En Montevideo creció la matrícula y no creció ni el presupuesto ni la dotación docente en relación al crecimiento de matrícula. Hoy estamos peor que antes”, expresó Gandolfo, al hacer referencia a un desbalance entre recursos asignados al interior y a la capital.

Esta visión es compartida por AFFUR. Peña dijo que “se utilizó gran parte del presupuesto para obras y desarrollo del interior y se desatendieron otros programas de la Universidad”.

La FEUU analizará la descentralización en una Convención que tendrá lugar a mediados de mayo. Dentro de ese proceso descentralizador, están los Centros Universitarios Regionales (Cenures) los cuales “tienen como misión impulsar el desarrollo universitario en su área de influencia mediante la investigación, la enseñanza y la extensión” y conforman “una ”Facultad” constituida por varios Centros o Casas Universitarias de una misma región”, según señala la Comisión Coordinadora del Interior de la UdelaR en su página web. Toledo afirmó que es positivo el aumento de la oferta académica en el Interior y el proceso progresivo de consolidación de los Cenures, que adquirirán autonomía en cuanto voten y tengan órganos de co-gobierno. El orden estudiantil también entiende que el Servicio Central de Bienestar Universitario no se desarrolló como debería en el Interior del país.

Respecto a quién será el nuevo rector y qué se espera de su gestión, Sala de Redacción buscó conocer la opinión de los tres gremios. AFFUR aclaró que los nombres manejados en los medios son versiones de prensa porque ellos no se inclinan por ninguna candidatura en especial, ya que tienen voz pero no votan en la Asamblea General del Claustro (AGC). Los ordenes estudiantil, docente y de egresados son los que tienen voz y voto en la AGC, órgano que elige al rector de la UdelaR. Independientemente de quién ocupe el puesto, AFFUR seguirá insistiendo con el tema salarial, mejoras en la cuota de alimentación y la discusión de la Ley de Negociación Colectiva, que implica la participación de AFFUR más allá del cogobierno. El gremio tiene planificado elaborar un documento con su visión sobre el desarrollo de la Universidad para presentárselo a todos los candidatos.

ADUR tampoco apoya una candidatura particular pero estará atenta a “qué oreja le prestará el rectorable a los docentes”. Agrega que todos los nombres manejados por la prensa están habilitados menos Rico y Randall, que hasta el momento estarían imposibilitados por razones jurídicas.

La FEUU está trabajando el programa para presentar sus lineamientos de trabajo al próximo rector de la UdelaR y después analizará si alguno de los candidatos se adecúa a esos requerimientos. La Federación priorizará la Ley Orgánica, la ordenanza de grado, la actualización de cursos, el impulso de la extensión e investigación y el desarrollo del Interior. Al igual que ADUR, la Federación evaluará a los candidatos, según la atención que le presten a las propuestas de los estudiantes. Un dato importante es que la FEUU fue quien impulsó la candidatura de Arocena a rector de la Universidad, hecho que definió sus posteriores designaciones al cargo en 2006 y 2010.

La gestión de Arocena resultó una montaña rusa de acuerdos y desacuerdos para los tres gremios, que continuarán trabajando en sus planteos más allá de quién ocupe el cargo de rector.

Agustina Ciancio /Federico Airaldo