Prohíben a los taxistas el uso de aplicaciones para celulares

TRES MINUTOS CERO INTERNET

La Patronal y el sindicato del taxi decidieron sansionar a los choferes que utilicen las aplicaciones “Easy taxi” y “Safer taxi”. La medida se adoptó en asamblea el pasado jueves 22 de mayo.

Actualmente unos 1.500 choferes utilizan Easy taxi y 500 usan Safer taxi, lo que representa más de la mitad de la flota de Montevideo. Ambas aplicaciones pueden ser descargadas por los usuarios en un Smartphone Android, Apple, Windows Phone o BlackBerry, y permiten que el cliente sea localizado mediante el GPS de su teléfono, y enviarle el taxímetro más cercano. Mientras espera al coche, la persona puede ver la foto y el nombre del chofer, su número de teléfono, así como el modelo y el número de matrícula del taxi. También puede ver el recorrido que el coche hace antes de pasar a buscarlo. A su vez, el taxista también recibe información del cliente.

Un chofer de Radio Taxi 141 y, a su vez, registrado en Easy Taxi afirmó a El Observador que con la aplicación tiene más trabajo que con la radio. Con la primera tiene diez viajes al día, mientras que con la radio tiene cinco o seis. Otro taxista consultado explicó las ventajas de la aplicación. “Pago solo $100 por internet por mes y tengo más viajes y más seguridad. Radio Taxi me cobra $1.700 por auto por mes por el servicio. Como dueño, yo necesito que baje el reloj. No le robo nada a Patronal. Lo uso porque me da viajes”. También señaló que, en general, acepta 15 viajes diarios mediante la aplicación. Afirmó que estas aplicaciones han ayudado mucho a los colegas que trabajan con operadoras pequeñas, mientras que a quienes lo hacen con radio taxi 141 los ayuda a no quedarse sin viajes cuando se cae el sistema. En cuanto a los clientes, dice que cuentan con la ventaja de evitarse la espera al teléfono, el gasto al llamar, y los “plantones” en los días de lluvia o en horas pico. Por eso es que para este chofer, la medida adoptada coarta su libertad para trabajar.

Las empresas Easy taxi y Safer taxi están instaladas en nuestro país desde diciembre de 2013. La primera fue creada en Brasil en 2011, aunque actualmente pertenece a la empresa alemana Rocket Internet, y llega hasta a países como Nigeria o Filipinas. Safer taxi fue desarrollada por dos egresados de Harvard.

El temor de la Patronal (Radio Taxi 141) y del gremio es la desaparición de las radio operadoras, que equivale a unos 300 empleos. El dirigente del sindicato de trabajadores (SUATT) Ari Wiederman dijo a El espectador: “A priori lo que nos preocupa es la forma en la que se impuso este nuevo sistema que apareció de un día para el otro y sin mucha información de qué se trata. Principalmente nos preocupa el impacto en materia de seguridad y las fuentes de trabajo de las compañeras radio operadoras“. En cuanto a la supuesta mejora en la seguridad, opinó “que esto es relativo”, ya que cualquier persona puede tener un celular Android. Además las aplicaciones atentan contra el principal mecanismo de seguridad que es la radio, que permite que los choferes sepan quién los llamó y hacia dónde se dirigen.

Oscar Dourado, presidente de la Patronal, declaró que si bien no están en contra de las aplicaciones, no están de acuerdo en cómo las implementaron estas empresas. “Estamos en contra de las empresas golondrinas que se quedan con el trabajo uruguayo. No han pedido autorización a ninguna Intendencia, no aportan a Ursec, no solicitaron autorización al Ministerio de Trabajo, no aportan al BPS ni a DGI, y entonces no podemos aceptar que se vengan a quedar con nuestro trabajo“, según recoge El País. Además aclaró que en un principio las aplicaciones son gratuitas, después de un tiempo se les cobra a los trabajadores, y que ellos se niegan a pagar y trabajar para una empresa americana. Además, señaló que estas empresas “canibalizan el mercado”, ya que los usuarios pueden subir su oferta según las necesidades, y ellos no están de acuerdo con ese “capitalismo salvaje”.

Por otra parte, estas empresas, según Dourado, han destruido el sistema del taxi en algunos países de Europa y en Argentina. También señaló que ya realizaron una denuncia ante la Intendencia de Montevideo y ante el Ministerio de Trabajo, y que intentarán que desde el Parlamento se prohíba el uso de estas aplicaciones extranjeras. “Nosotros vamos a luchar activamente. Capaz que podemos más 18 o 20.000 charrúas del Uruguay que todo el imperialismo del mundo. Capaz que es una lucha perdida, pero la vamos a dar”, declaró al portal 180.

Una aplicación alternativa

John Tarin, country manager de Easy taxi en Uruguay, señaló que la aplicación puede trabajar conjuntamente con las radios. Sin embargo, afirmó que nuestro país fue uno de los más reacios a la instalación de la aplicación, y añadió: “Para evitar conflictos, nosotros nos pusimos en contacto con todos para hacer alianzas. Nosotros no vinimos a fundir las radios ni a que pierdan los trabajos las operadoras. Quisimos mejorar un servicio para ambas partes”, publica El Observador. Además, aclaró que si las operadoras se llegaran a quedar sin trabajo, tendrían prioridad para trabajar en su call center y en otras oficinas. Por su parte, Mariano Pappalardo, representante de Safer taxi dijo que su empresa no se ve como competidora de las radio operadoras, sino que su objetivo es ser un “socio estratégico para mejorar la experencia local”, por lo cual su implementación no interfiere en la relación entre los choferes y los dueños de los taxis.

Dourado, que admite la necesidad de contar con este tipo de aplicaciones, afirmó que a partir del 15 de junio la Patronal comenzará a implementar una aplicación propia con tecnología Android, para lo cual proporcionará un Smartphone a cada trabajador. “Entendimos que hay que tener la herramienta, pero que debe ser nacional. Con la autorización de la Intendencia, de la Ursec y del Ministerio de Trabajo”, publica Subrayado. Eso será posible debido a un acuerdo entre la Patronal y ANTEL por el cual el ente otorgará 3.000 celulares a pagar en 48 cuotas, para que los taxistas puedan utilizar las aplicaciones, y así competir con las empresas extranjeras. Estas aplicaciones serán siete y representarán a diferentes grupos de taximetristas: 141 taxi, Voy en taxi, Taxi ya, STM taxi, 1771 taxi, 1919 taxi, y Mi Taxi, y fueron creadas por estudiantes de Ingeniería y de la Universidad ORT. Dourado declaró que estas aplicaciones serán para todos los trabajadores del país y serán gratuitas tanto para choferes como para usuarios.

En declaraciones al portal 180, Ari Wiederman cuestionó la implementación de las aplicaciones nacionales por parte de la Patronal, ya que “está en contra del Easy taxi y del Safer taxi pero por otro lado están armando algo similar impulsado por ellos mismos. Evidentemente (Dourado) está haciendo su negocio por un lado y oponiéndose a otro negocio. Va a estar lejos de nuestra posición, que tiene que ver con proteger la seguridad de los trabajadores y con proteger las fuentes de trabajo de las radio operadoras”.

Polémica por las sanciones

Dourado confirmó que ya son cinco los taxistas sancionados con diez días de suspensión por usar las aplicaciones. Sin embargo, la sanción no recae sobre los choferes, sino sobre los coches, por lo cual puede suspenderse a un chofer aunque no haya utilizado la aplicación. Un taxista dijo a la prensa que dos de los sancionados ya habían dejado de usar internet previamente, acatando la medida adoptada. Uno de ellos se presentó ante el Ministerio de Trabajo, donde le aconsejaron radicar una denuncia en el ámbito civil. El otro taxista sancionado, Gabriel Rodríguez, relató al portal 180 cómo se lo suspendió por haber usado la aplicación antes de que se adoptara la medida en la asamblea. “Es de ahí para adelante, ¿cómo van a sancionar para atrás?, hasta el día de la asamblea era legal”, dijo.

Ante esta situación, la Comisión de Defensa de la Competencia del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), analizará esta semana si la decisión tomada por la Patronal y el gremio no viola normas vinculadas a la libertad de competencia. El órgano actuará de oficio ya que, según afirmaron fuentes oficiales a El Observador, la medida no solo implicaría un “abuso de posición dominante, sino que es una práctica concertada a través de una gremial para limitar la competencia. Es una práctica ilegal claramente”.

Sobre la actuación de la Comisión, Dourado declaró a El País estar de acuerdo con ella. “Me parece muy bien; si nosotros incurrimos en un error, que nos lo haga saber el Ministerio. Todo lo que venga de las autoridades del Estado, lo respetamos y valoramos”. También declaró a la prensa: “Si (los taxistas) quieren irse de la gremial, que se vayan. Me parece bárbaro. Yo estoy defendiendo el derechos de los trabajadores y los telefonistas”.

El taxista Gabriel Rodríguez fue el primero en denunciar a la Patronal ante esta Comisión. Afirmó que la sanción es una “demostración de poder” de Dourado, quien pertenece a una lista opositora a la suya dentro del gremio de taxistas.

Por su parte, John Tarin señaló que no entiende por qué se sanciona a los taxistas solo porque las aplicaciones que usan no fueron creadas en nuestro país. Su empresa Easy taxi –que vio incrementado su número de usuarios en un 45% desde que se adoptó la medida- también denunciará a la Patronal ante el MEF y ante el Ministerio de Trabajo, por violación a la libertad de trabajo y de competencia. “Estamos viendo los pasos a seguir. Están atacando a una empresa extranjera. Los taxistas se sienten perseguidos”, declaró Tarin al El Observador.

Algunos integrantes del gremio del SUATT se reunirán con representantes de las empresas extranjeras para tratar de llegar a una solución al conflicto, previamente a la reunión que mantendrán en el Ministerio de Trabajo con el director de Tránsito de la Intendencia Hugo Bosca, donde se discutirá cómo evitar que se pierdan los 300 puestos de trabajo de las radio operadoras, así como la regulación de esas empresas.

Se trata de un conflicto de intereses donde las diferentes partes involucradas exponen sus argumentos ya sea a favor o en contra de las aplicaciones y en el que, desde sus respectivos puntos de vista, todas parecen tener razón. Otra de las partes involucradas son los usuarios del taxi , de quienes no existe relevamiento sobre su opinión acerca de este conflicto, lo cual constituye una falencia en el tema, ya que su interés no se ve explícitamente contemplado. Debería evaluarse la posibilidad de conciliar el interés de todos los involucrados o, al menos, resolver cuál debería prevalecer.

Por Natalia Macedo