Gonzalo Uriarte sería el nuevo decano de Derecho

POR UNA CABEZA

Derecho ante una disyuntiva. Foto: RAU

Después del plebiscito estudiantil del 11 de junio y antes que la Asamblea del Claustro vote un nuevo decano, Gonzalo Uriarte logró reunir un amplio apoyo desde los órdenes docentes y egresados. de la Facultad de Derecho De acuerdo a los cálculos, y a pesar de que no recibió el respaldo de la mayoría del estudiantado (42%), Uriarte ya puede anunciarse como el nuevo decano que sucederá a Dora Bagdassarián.

El director de los Consultorios Jurídicos de la Facultad (grado 5), director del Instituto de Técnica Forense (grado 5), y profesor de Derecho procesal (grado 4), disputa el puesto de decano con José Raso, coordinador de la carrera de Relaciones Laborales, académico correspondiente a la Academia Iberoamericana de Derecho del Trabajo, consultor de la OIT en materia laboral, formación profesional y negociación colectiva, y docente grado 5 en Derecho de trabajo y seguridad social.

Raso fue candidateado desde el Frente Zelmar Michelini (FREZELMI) y, si bien Uriarte también es un histórico de las filas de FREZELMI, en esta oportunidad se presentó al plebiscito estudiantil candidateado por la Corriente Gremial Universitaria (CGU), porción del orden estudiantil que se tilda de derecha.

Esa postulación no solo despertó fuertes críticas hacia él y hacia quiénes lo respaldan, sino que impidió que consiguiera un respaldo mayoritario dentro de la población estudiantil. Después del plebiscito que el Centro de Estudiantes de Derecho (CED) organizó para mandatar a sus representantes en el Claustro (10) de forma proporcional a la cantidad de votos que cada candidato recibió, Uriarte obtuvo 1095 votos frente a los 1500 de Raso.

De esta forma, 6 de los 10 representantes de los estudiantes votarán al candidato propuesto desde FREZELMI (Raso), y los restantes cuatro levantarán la mano por Uriarte. A pesar de este resultado, el profesor de Derecho procesal sí consiguió un amplio apoyo entre docentes y egresados.

En enero de este año, Alberto Pérez Pérez, reconocido catedrático de derechos humanos ,que está al frente del lema “Compromiso docente”, anunció su apoyo y el del sector a la candidatura de Uriarte. A estos se sumaron los apoyos de  Oscar Sarlo (Nueva Facultad) y Juan Andrés Ramírez (Pluralismo). En total, los tres lemas representan el 70% del orden docente.

Desde egresados, las agrupaciones “Espacio Profesional Independiente” y “Corriente Gremial Universitaria”, apoyan a Uriarte y suman, entre ellas,  más del 60% de los egresados representados en el Claustro de Derecho.

Dado este panorama, Gonzalo Uriarte recibe 10 votos de docentes, 6 de egresados y 4 de estudiantes. Raso, por su parte, tiene el voto de 6 estudiantes, 4 docentes y 5 egresados. De mantenerse estas posturas, la Asamblea del Claustro votará 20 a 15 a favor de Uriarte como nuevo decano de la Facultad de Derecho.

Polémica.Las elecciones en ese centro de estudio vienen precedidas de fuertes discusiones e intercambios de insultos por parte de distintos profesionales que apoyan de forma pública a los candidatos.

Gonzalo Uriarte, denunció el lunes 9 ante el Consejo de Facultad de Derecho al secretario de la decana, José Bessouat, por mantener “conductas inapropiadas en las redes sociales”.

Bessouat, que apoya a Juan Raso, se dirigió al exdecano de la Facultad e histórico en filas de FREZELMI, Alberto Pérez Pérez, como “traidor” después de que éste se pronunciara a favor de Uriarte.

Poco después, Florencia Cornú, abogada conocida por mantener litigios con el Ministerio de Salud Pública (MSP) y allegada a FREZELMI -también apoya a Uriarte-, respondió a Bessouat en su cuenta de red social: “No creo que se deba permitir, ni yo, ni Pérez Pérez, ni nadie, que venga un impertinente a decir que apoyar a un postulante de acuerdo a las virtudes personales que cada uno le encuentre y, obviamente, de acuerdo a su propia experiencia, pueda convertirnos en traidores o afiliarnos a una agrupación determinada. Creo que ni siquiera Raso ni FREZELMI merecen ser defendidos por gente que tiene el agravio como argumento”.

En Facebook, el Secretario de la Decana respondió con más vehemencia y con estilo poco académico: “La gente del ministerio sabe la clase que cosa que sos”, “seguí robando”, “si usted no sabe quién soy es una naba”, “en el MSP ya te conocen… hiena”, “ya nos volveremos a ver nava (sic), “baje de peso”, “bordita (Cornú advierte que quiso decir “gordita”), sos boleta”.

El martes 10, pidió disculpas por el mismo medio: “Dra. Lamento mucho mis desubicadas palabras que estuve con ud, quiero por este medio ofrecerle mis más sinceras disculpas y que sepa que pedí licencia médica ya que estoy en medio de un tratamiento muy complicado, espero de todo corazón me sepa disculpar por tanto agravio inmerecido”.

A modo de cierre. A pesar de estas discusiones que sorprenden a los ajenos pero que cada vez se hacen más comunes en el ámbito académico, el decano ya está elegido. Aún no hay un pronunciamiento oficial por parte del Claustro electo el 26 de marzo pasado, pero todo parece resuelto para que el candidato apoyado y propuesto desde la derecha, que también recibió apoyos desde la izquierda, asuma el cargo que abandonará Dora Bagdassarián el 17 de agosto.

Cabe preguntarse por qué Uriarte no encontró un lugar como candidato en la corriente de izquierda (FREZELMI), dado que fue públicamente respaldado por figuras reconocidas como Pérez Pérez, Gamarra y el exministro Eduardo Brenta.

Tampoco se sabe a ciencia cierta por qué FEZELMI optó por Raso como candidato cuando su figura se vincula más a la carrera de Relaciones Laborales que a la de Derecho, donde se encuentra el bastión de la militancia de la corriente.

Aun así, la asunción de Uriarte como decano parece inevitable.

Edward Braida