Con el sociólogo Rafeal Bayce sobre Luis Suárez, los intereses que pesan sobre el fútbol y "la imbecilidad" de los periodistas

PASTO PARA LAS FIERAS

 

R afael Bayce opina sobre futbol y los alrededores. Foto: www.comunicacion.edu.uy

Sala de Redacción dialogó con el sociólogo Rafael Bayce sobre la situación de Luis Suárez y todo lo que generó a su alrededor, deportiva, social y políticamente.

-¿Qué significa Luis Suárez? ¿Hay precedente de algo parecido?

-El problema con Suárez es lo que Suárez es en este momento. No es sólo uno de los más grandes jugadores en la historia del fútbol uruguayo, es el goleador histórico de la selección, fue mencionado el mejor jugador de una de las ligas más importantes del mundo, como la inglesa; siguió una dieta y un entrenamiento muy especial después de la operación para jugar el mundial, volvió al mundial con una actuación absolutamente soñada en el partido con Inglaterra. Entonces, para Uruguay representa el jugador más importante del momento, el que más esperanzas encarna y una especie de ejemplo en el mundo de éxito y de contracción al entrenamiento. La gente no niega que la mordida haya existido, la molestia está en lo absurdo de la sanción.

-¿Cuál es el significado de morder a otro jugador en el deporte? Incluso en el Vale Todo, que debe ser en el que más se pueden hacer cosas, morder está prohibido.

-En realidad, morder es considerado una conducta básicamente animal, entonces los humanos tratan de descartar como conducta aceptable un mecanismo de ataque y defensa básicamente animal. A pesar de que habría que consultar psicólogos y psiquiatras es muy probable que Suárez, que es un chiquilín de ambiente sumamente carenciado en la infancia y de una adolescencia muy dura, haya usado los dientes para defenderse frente a gente físicamente más fuerte. Ahora, eso no se justifica a nivel profesional. Pero yo creo que el asunto es que él tiene una desmesurada inquietud por ganar. La primera vez que Suárez mordió, que fue claramente intencional, el jugador holandés se miró y se rió, y siguieron. No le dieron la menor importancia al asunto, fue una cosa rara, excéntrica, bizarra, pero no peligrosa, nadie se enojó ni se asustó. Las cosas tomaron otro cariz cuando los mordidos se dieron cuenta de que podían usufructuar eso, a su beneficio o en contra de Suárez y el equipo en el que jugaba. Que es lo que está pasando ahora.

-¿Es una caza de brujas?

-Es impresionante. Lo que hizo es algo absolutamente desleal y tiene que tener algún tipo de sanción, pero nunca jamás que no pueda entrar a estadios, que no pueda hacer ninguna actividad futbolística, que tenga que irse de la concentración de Uruguay, que le den 112 mil dólares de multa, que no pueda jugar por 4 meses y 9 partidos que incluyen la Copa del Mundo y la Copa América. Son cosas totalmente desmesuradas para lo que hizo, que además le crean problemas no solo a Suárez y por supuesto a su entorno, sino a toda la Selección, a todo Uruguay como país que vive del fútbol. Yo creo que debería haber una reunión de Presidencia de la República con el Ministerio de Turismo y Deporte, la AUF y el Ministerio de Relaciones Exteriores para ver si no habría que tomar una medida diplomática contra los que tomaron una medida tan exagerada, injusta y extraña contra un jugador. Se está creando un enorme perjuicio que en términos de Derecho Civil, son realmente daños y perjuicios. Y daño moral. Uruguay debería tomar medidas diplomáticas y civiles para defender el exceso brutal. Un país no debería permitir que se haga cualquier cosa y que los que hagan cualquier cosa sean inimputables.

-¿No es también desmedido tomar medidas a nivel de país, cuando la AUF y todo Uruguay sabía dónde se metía? Se sabe lo que es la FIFA.

-Lo que pasa que es todo un tema muy nuevo, el código de disciplina es muy nuevo, firmado en 2011. Ni siquiera en Sudáfrica estaba bien articulado. Yo mismo reclamé situaciones en el mundial de 2010 contra Uruguay, pero en ese momento no había armas reglamentarias.

-Decía que los periodistas deportivos no negaron que la mordida haya existido. Pero hasta que no se conoció el veredicto, la mayoría justificaba y negaba su existencia.

-Antes de la presentación del alegato de Uruguay frente a la comisión, antes del fallo, todavía había una esperanza de que no se pudiera probar ni por huellas ni por fotos que Suárez había mordido. Se trató de sacarle importancia a ver si se podía. El comité de disciplina dice que la carga la tiene FIFA, entonces todo el mundo tenía esperanza de que no se pudiera probar.

-Se dio una disociación entre el periodista y el hincha. Llama la atención que sean periodistas y también tomaran partido…

-A mí no me llama la atención. Son periodistas que viven de eso. Además son periodistas que viven de alcahuetear al público uruguayo. Ellos tienen que tomar una posición que sea demagógica, populista, nacionalista y que le lleve gente como agua a su molino. No tengo una opinión muy buena del periodismo deportivo, tengo una muy mala. Sin embargo, yo he visto gente diciendo cosas con las que concuerdo totalmente, periodistas que generalmente no me merecen buena opinión para nada, están diciendo cosas absolutamente sensatas, en ese doble sentido.

-¿Piensa que en este tema hay más que una persecución a Suárez? Que en la CONMEBOL estén Eugenio Figueredo y Julio Grondona, ¿tiene alguna relación con lo que pasó con la AUF y Paco Casal hace un tiempo?

-Ah, eso sí, hay algo de eso. En primer lugar hay algo contra Suárez, en Inglaterra y otros lados, de una cantidad de gente que no le gusta el tipo de actitud medio salvaje que tiene, poco respetuosa de reglas, yo no estoy entre ellos, pero entiendo que hayan personas que la rechacen. El segundo es con Uruguay, al sacarse de arriba a Suárez. Me parece relativamente comprensible que los directivos y abogados que están a cargo de esos intereses, si pueden beneficiarse, aunque sea criticando, lo hagan. Probablemente Uruguay hubiera hecho lo mismo que hicieron los otros. Ahora, lo que sí no me gusta nada y lo que más me choca, es que es probable que sea una venganza de FIFA y de todas las autoridades que convoca, como la CONMEBOL y la vicepresidencia de Grondona, porque el gobierno tomó medidas que tendieron a beneficiar a Paco Casal, en un momento que Casal se estaba enfrentando a la CONMEBOL, que es una asociación afiliada a FIFA. Y eso quizás es lo más grave que hay.

-¿No se dice porque muchos periodistas deportivos están alineados a Paco Casal?

-Ya se va a hablar. Ya lo dijo Julio Ríos, por ejemplo.

-¿Cuál es su opinión en este tema?

-No me quedo con ninguno, los dos (La FIFA y Tenfield) son dos nidos de víbora, van a hacer cualquier cosa para su interés, a favor y en contra de lo que sea. La medida que se tomó ahora la podía haber tomado Paco Casal si hubiera estado al frente de FIFA. En eso no hay buenos ni malos, son todos malos. Y en definitiva perjudican a gente que hace pequeñas maldades pero que no son ni cerca las aves de rapiña que están en todos los negociados de FIFA. Que por otra parte la elogio enormemente en todo lo que ha hecho como empresa, en la promoción del fútbol. Claro que ellos pensaban después recaudar con eso. Pero son pésimos. Como en general son todos los poderosos en el género humano, que es una pésima especie, que ojalá termine como basura cósmica que nunca debía haber existido.

-Suárez, ¿les dio una excusa?

-En realidad Suárez tendría que haber sido, si es que no lo fue,  advertido fuertemente de que iba a estar en la mira de todos. Si no había nada preparado contra Suárez es porque nadie pensaba que podía jugar, y nadie pensaba que iba a jugar tan bien, nadie pensaba que Suárez era un problema fuerte. Y de repente surgió que jugaba y que había decidido el partido con Inglaterra, entonces era un problema serio.

-¿Considera que hay otras irregularidades en las acciones que se tomaron en este mundial? Por ejemplo, lo que ocurrió con el penal que el árbitro Nishimura cobró a favor de Brasil en el partido inaugural.

-No, para nada, discrepo totalmente.

-¿Le pareció bien cobrado?

El penal a Fred fue penal, dos penales le hicieron, no uno, además había una resolución de FIFA que le pedía a los jueces que fueran muy rigurosos en las áreas en este mundial. Y eso, los imbéciles de los periodistas deportivos no lo dijeron. Ese fue el primer partido que los jueces arbitraban bajo esa instrucción de FIFA, no fue por Dilma Rousseff y el poder brasilero. Yo voy a dar una conferencia sobre eso porque me parece muy interesante: cómo la globalización e Internet pueden conseguir que un error sea considerado verdad en un instante. Es un espanto del mundo moderno. Yo le tengo terror a las redes sociales. Son capaces de consagrar una imbecilidad y un error instantáneamente. Porque esa tarde, a las 2 horas, todas las redes del mundo, toda la Internet, estaba invadida por ese error.

-Algo parecido pasó con la foto de la mordedura a Giorgio Chiellini, que todos publicaban, y en realidad estaba alterada por Photoshop…

-Eso mismo. Yo creo que el mundo se va al carajo. La ignorancia y la estupidez ganan terreno a una velocidad que nunca la humanidad tuvo. Y eso porque está comandada por el periodismo, que es una desgracia. Como bien dijo Nietzsche en el siglo XIX. Yo fui periodista toda mi vida, desde hace 50 años, pero para hacer un contraperiodismo, para ir en contra de la imbecilidad periodística.

-¿Por qué influye tanto el fútbol en la sociedad?

-El fútbol es el deporte del cual depende el orgullo internacional uruguayo. Uruguay figuró en el mapa del mundo a partir de las olimpíadas del ‘24. Antes de 1924 solo los diplomáticos y algunos artistas de la élite de Europa sabían que acá había músicos, pintores, escultores, nadie sabía nada de Uruguay. En el ‘24 y el ‘28 lo pusieron en el mapa  y se consolidó en el ‘30. A partir de eso el orgullo nacional está radicado en eso y entonces importa mucho.

-En las redes sociales se organizó una marcha para el 27 de junio a favor de Suárez, y muchos no se acordaron, en la vorágine, del aniversario del golpe de Estado. ¿Qué lectura hace de eso?

-Bueno, no sé, yo no sé qué intenciones tuvieron, pero me parece muy bueno, se lo merece.

-¿No le parece exagerado?

No, yo estoy de acuerdo, sería capaz de hasta proponerlo. Lo que le han hecho a un tipo que se hizo desde abajo y que ha hecho mucho por el fútbol… Lo que ha trabajado y lo que trabajó ahora para volver al mundial, lo bien que actuó en el partido con Inglaterra, lo humano que estuvo con el kinesiólogo y sus compañeros… Un tipo lleno de virtudes humanas, que ahora lo convirtieron en un monstruo de la selva que no se merece nada, más allá de que está mal lo que hizo y que tiene que corregir cosas con un psicólogo. Pero todas las bondades que tiene Suárez como ser humano no se anulan por un intento de mordida, leve, sin ninguna consecuencia.

-¿Esto hace alimentar su leyenda?

-Y, bueno, la leyenda desde el momento que se construye se alimenta con el tiempo. Todas, el Maracaná. Todos los jugadores se han mitificado, Obdulio, Lorenzo Fernández, Bengoechea tiene un monumento, dentro de poco lo va a tener cualquier otro.

-Pero quizá ninguno tuvo el impacto internacional que tuvo Luis Suárez…

-Y no, porque Suárez vivió en un mundo mucho más globalizado, de mucha más plata, de mucha más circulación de la información, de muchos intereses económicos, de otros sueldos y otras repercusiones nacionales e internacionales de lo que hacía. Es una figura que creció en un mundo que naturalmente globaliza y espectaculariza todo.

Rocío Castillo