Ciclo de cine con motivo de la baja de edad de imputabilidad

UN LLAMADO A LA REFLEXIÓN

Foto: Película "Oliver Twist" (1948).

En referencia al plebiscito que se votará el próximo 26 de octubre, por la ley de baja de la edad de imputabilidad penal, Cinemateca lanzó a fines de junio un ciclo llamado Cuando bajar es retroceder, con ocho películas que tratan la delincuencia juvenil y la situación marginal en la que se encuentran muchos adolescentes.

El ciclo constó de ocho films de diferente época y procedencia, cuyos protagonistas son niños y adolescentes que viven una dura realidad. Las películas que se exhibieron fueron Capitanes de la arena, Ciudad de Dios, L´esquive, Los 400 golpes, Pixote la ley del más débil, ¿Quién mato a Pixote?, Juliana, Oliver Twist y, por último, El Odio.

Cuando bajar es retroceder generó mucha polémica en los medios de comunicación ya que se le atribuyó a Cinemateca la intención de evitar que se baje la edad de imputabilidad. Sala de Redacción conversó con Alejandra Trelles, coordinadora de programación, y María José Santacreu, coordinadora general de Cinemateca, y ambas explicaron que la idea no era mostrar lo que estaba bien y lo que estaba mal, sino que cada uno pueda pensar y reflexionar tomando una posición sobre el tema.

En la mitad del ciclo hubo una mesa de debate integrada por Eduardo Florio, asesor del Ministerio del Interior, Fabiana Goyeneche, de la comisión No a la baja, y Mariana Mosteiro, del Servicio Paz y Justicia.

En cuanto a las repercusiones, Trelles declaró que “hubo una buena concurrencia de jóvenes, ya que son películas que muchos no vieron. El debate fue muy interesante, muy claro, donde se habló sobre qué pasaría si se aprobara la ley y la realidad es que no hay nada pensado para poder ponerla en práctica”.

Otro de los motivos que impulsó a esta institución cultural a lanzar el ciclo fue el manejo de los medios sobre el tema de la seguridad y la utilización del mismo con fines electorales. Santacreu remarcó el éxito que tuvo porque se logró poner nuevamente el tema en los medios.

La gran preocupación que hay es que se está buscando una solución sencilla a un problema complejo, con un pensamiento muy lineal, donde hay que desmarcarlo de lo político partidario. “Cinemateca se caracteriza por promover un pensamiento más complejo de los fenómenos”, manifestó la coordinadora general.

Explicaron que el rol de esta institución, además de mostrar una historia del cine, es ayudar a que se discutan diversos temas de índole social, que de hecho se están discutiendo, acompañando lo que pasa en la sociedad, pero siempre con independencia de lo que marcan los gobiernos de turno.

Ante la pregunta de si se realizará algún ciclo similar cercano a las elecciones, la respuesta fue que no, pero siempre que haya un tema que merezca reflexión y se tenga películas que puedan facilitar que la gente discuta, se va a hacer. Trelles afirmó: “Podríamos hacer un No a la baja dos, porque tenemos un montón de otras películas, pero no tiene sentido, la discusión ya está dada. En cuanto a las elecciones, la gente no va a querer ver eso, bastante va a tener con la realidad para que se la mostremos nosotros”.

Joaquín Castro