El incierto futuro de los diarios en Uruguay

¿QUÉ DECIR, QUÉ INFORMAR?

Había otra manera. Foto: archivo SdR

En esta era digital, en que las nuevas tecnologías parecen amenazar cada vez más la supervivencia de los diarios impresos, Sala de Redacción dialogó con Jorge Pasculli, editor del diario La República, y Lucas Silva, director y redactor responsable de la diaria, para consultarles su opinión respecto al rol presente y futuro de los medios impresos.

Pasculli expresó que “los diarios siguen escribiendo para un público que ya no existe”, mientras que Silva manifestó que “hay una tendencia mundial a que las redacciones estén cambiando cosas porque cada vez los diarios se leen menos”, y entiende que los diarios impresos deben apuntar a reformularse para que se sigan leyendo, más allá de tener sus versiones digitales.

El editor de La República considera que el público actual de los diarios no es ávido por las noticias del día a día y es necesario “seguir luchando para que los diarios se lean”. Agregó que la prensa escrita se encuentra en una situación complicada porque la gente es indiferente a los temas generales, y solo se interesa cuando un hecho afecta su entorno directamente. En este sentido, Pasculli afirma que el desinterés de la gente afecta el compromiso de los individuos con la sociedad.

Silva, en tanto, hizo hincapié en la importancia de analizar dónde se ubican los diarios impresos en la nueva situación comunicacional sumergida en la era digital: “Si venís a buscar algo en el diario es para que te ayude a entender, porque la información sobra. No sirve que sólo se publiquen primicias, la gente se entera al instante por las redes sociales”. la diara se encuentra en discusión acerca de cuál será el rol del diario cuando comience a funcionar su canal de televisión, “porque vos no vas a comprar un diario si ya te enteraste de lo que pasó en el informativo”, sostuvo Silva.

Existe un consenso de que los diarios impresos cada vez se leen menos. Sin embargo, los diarios siguen siendo una de las opciones que elige la gente para informarse. “En el caso de la diaria nosotros tenemos la sensación de que hemos incorporado a la lectura de diarios a gente que no estaba tan habituada. Los más jóvenes capaz que estaban un poco alejados de la prensa escrita”, señaló Silva.

Los cambios constantes producidos en la sociedad implican una permanente adaptación. Los diarios como parte de la sociedad, aún no definieron el rumbo que tomarán para adecuar su forma y contenido a los cambios que implica la era digital, caracterizada por la inmediatez, lo concreto y las presentaciones atractivas. La reformulación que está discutiendo la diaria deja entrever que existe la voluntad de adaptarse a estos cambios y mantener a sus lectores, mientras que el editor de La República, admitió que el diario no supo adaptarse a estos cambios: “La sociedad evolucionó para un lado y nosotros para otro”.

Agustina Ciancio / Nadia Collazo