Murió Robin Williams a los 63 años.

EL ADIÓS A UN PAYASO TRISTE

Robin Williams. Foto: Tiziana Fabi (AFP)

 

Una muerte más ha conmocionado al ambiente del espectáculo; en esta ocasión el mundo lamenta la pérdida del actor Robin Williams.

La noticia de la muerte la confirmaron la esposa y la representante del actor: “Esta mañana perdí a mi esposo y mi mejor amigo, mientras que el mundo perdió a uno de los artistas más queridos y uno de los seres humanos más hermosos”, dijo Susan Schneider, la esposa de Williams, en un comunicado.

En junio, el actor hizo su última aparición masiva cuando visitó el Zoológico de San Francisco. Ahí participó de un singular homenaje, donde se le puso ‘Robin’ a uno de los monos aulladores. En cuanto a su última presencia en las redes sociales, el comediante escribió en Twitter el 31 de julio. Le dedicó un mensaje a su hija Zelda por su cumpleaños: “Cumples un cuarto de siglo hoy, pero siempre serás mi niña”.

Precisamente Zelda decidió escribir un mensaje de despedida hacia su padre haciendo alusión a una cita del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry: “Tendrás las estrellas como nadie las tiene. En una de ellas estaré viviendo. En otra estaré riendo. Entonces será como si todas las estrellas estén riendo cuando mires al cielo por la noche. Tú y solo tú tendrás estrellas que pueden reír”, señaló la joven de 25 años. Luego, concluyó: “Te quiero. Te echaré de menos. Intentaré seguir mirando hacia arriba”.

Su mensaje junto al del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fueron los que más han circulado en los diferentes medios de comunicación: “Robin Williams era un piloto, un doctor, un genio, una niñera, un profesor, un presidente, Peter Pan y todo lo que te puedas imaginar. Pero era único. Llegó a nuestras vidas como un extraterrestre pero terminó por tocar cada elemento del espíritu humano. Nos hizo reír. Nos hizo llorar. Dio su incalculable talento gratuita y generosamente a quienes más la necesitábamos , desde nuestras tropas hasta los marginados en nuestras calles. La familia Obama ofrece condolencias a la familia de Robin, sus amigos y a todos los que encontraron su voz y verso gracias a Robin Williams”, subrayó el presidente norteamericano.

Al confirmarse el fallecimiento de Williams, diversas teorías surgieron sobre las posibles causas de su muerte. Finalmente, las autoridades del condado de Marin, informaron que el actor se ahorcó con un cinturón en su dormitorio. Fue hallado ligeramente suspendido y con cortes en las muñecas, dijo la policía, sin confirmar ni negar la tesis del suicidio ya que los resultados de los exámenes toxicológicos estarán disponibles en unas semanas.

Al parecer, según su propia publicista, Mara Buxbaum, detrás de su costado de comediante se ocultaba una “depresión severa” con la que venía luchando en el último tiempo. Diversos problemas con las adicciones al alcohol y la cocaína parecen ser algunos de los motivos que lo llevaron a sufrir de depresión.

Estas adicciones no eran un secreto ni en el entorno del actor ni en el público en general. Williams (igual que los actores británicos Stephen Fry, Hugh Laurie y John Cleese o los estadounidenses Jim Carrey, Owen Wilson y Ben Stiller) fue uno más de los humoristas que en los últimos años reconoció públicamente haber batallado contra la depresión, la adicción a las drogas y el alcohol.

Si bien el actor se caracterizó por su faceta humorística y por sus interpretaciones motivadoras, paradójicamente sufría de depresión y un trastorno bipolar que afectaba su estado de ánimo.

Según Gordon Claridge, jefe del Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford, existe cierta conexión entre la faceta humorística de los actores y ciertas patologías psicológicas: “los elementos creativos necesarios para producir humor son sorprendentemente similares a los que caracterizan el estilo cognitivo de las personas con esquizofrenia o trastorno bipolar. Por un lado, algunos humoristas son más bien introvertidos, depresivos e incluso esquizoides. Y por el otro, son más bien extrovertidos y maníacos”, señaló el experto.

“Probablemente la comedia, el lado extrovertido, es una manera de lidiar con el lado depresivo. Por supuesto ese no es el caso de todos los humoristas”, aclaró Claridge.

La muerte del artista reavivó también el debate en torno a los excesos que provoca en algunas ocasiones la fama, el dinero y la exposición pública. El propio Williams realizó declaraciones sobre la relación entre esos elementos con un frase que luego de su muerte vuelve a resurgir y a generar polémica: “La cocaína es la manera que tiene Dios de decirte que estás ganando demasiado dinero”.

Nuevamente el mundo del espectáculo ha tenido que despedir a una de sus máximas figuras, en este caso uno de los actores más fructíferos y polifacéticos de Hollywood.

Ana Rodríguez.