Agresiones de padres a docentes

¿MONEDA CORRIENTE?

Maestros reclaman sanciones judiciales. Foto: entornointeligente.com

En lo que va del año ya son siete  los casos de padres procesados por agredir a maestros los procesamientos ocurrieron en Montevideo, Rivera y Rocha.

Ante estas situaciones los maestros apelan al paro como llamado de atención a la comunidad, aunque Hector  Florit, director del Consejo de Educación Inicial y Primaria, aseguró que esta medida de paro no soluciona el problema, y además declaró a radio Monte Carlo  que “los paros no van a resolver, no van a impedir un hecho cuando estos derivan del comportamiento de una persona que se desborda”. Ante este comentario varios docentes se mostraron molestos,  ya que consideran que el director del CEIP simplemente los toma como hechos aislados,  sin intentar realizar las intervenciones correspondientes, como darle la seguridad y la tranquilidad a los docentes cuando suceden estas cosas, entendiendo que el Consejo debe respaldar a los trabajadores.

En diálogo con Sala de Redacción algunos maestros manifestaron su preocupación por el poco apoyo que tienen ante estos casos. La maestra Graciela Galietti declaró: “Si un padre va con alguna queja a primaria lo atienden de inmediato y al otro día la inspectora está en la escuela, pero si un maestro denuncia algún caso no se tiene una respuesta inmediata”.

Lisel Frugone, Inspectora de Escuelas de Práctica, expresó que estos hechos de violencia “existen desde hace mucho tiempo, desde las familias, desde docentes a niños, incluso llegan a inspección denuncias de padres hacia docentes”.Afirmó que hoy no quedan en el ámbito privado, sino que se socializan a través de los medios de comunicación. La Escuela, para Frugone, reproduce fenómenos que se dan en toda la sociedad.
Por otra parte,  la Sra. Zully Ruiz Díaz Milano, integrante de la lista 1995  de la  Asociación de Maestros del Uruguay (Ademu), destacó que ante estos hechos hay que buscar otras soluciones: “Creo que van a tener que surgir otras medidas, pero esas medidas tendrían que salir del gobierno o del ministerio del Interior; las personas procesadas tendrían que realizar un trabajo comunitario, como ir a limpiar las escuelas  o alguna actividad que aporte a la comunidad”, expresó Díaz.

La maestra agregó:  “De ahora en más, cuando se va a tener alguna entrevista con personas difíciles, por decirlo de alguna manera, o cuando se va a plantear algo que puede causar algún problema, lo que se hará es llamar a la policía comunitaria tratando de crear una red de protección. A su vez las entrevistas se realizarán en la dirección y no a solas”.

Gabriela Gion