Terminales POS: actores fundamentales de la Ley de Inclusión Financiera

EL PEAJE DE LA BANCARIZACIÓN

Terminal Pos 2000. Foto: Valentina Troisi

A ojos de un simple mortal puede parecer una calculadora, pero no lo es. El sistema de transacciones financieras y la rebaja de cuatro y dos puntos porcentuales del IVA se realiza a través de un equipo denominado POS (Point of sale o punto de venta).

La plataforma electrónica posee un software que permite procesar los datos de las compras (nombre del comercio, monto de la compra y fecha) que se realizan con tarjeta de débito o crédito.

La carta correcta para jugar el juego. REDPOS es una de las empresas que comercializa y distribuye los equipos POS en el país. Hasta el momento, cuentan con cuatro mil terminales instaladas, 40% en Montevideo y 60% en el interior.

REDPOS surge en 2006 y entra en un nicho de mercado no contemplado por la competencia: las tarjetas de crédito nacionales. Inician con Anda, Creditel y Passcard. “Estas tarjetas tienen un buen caudal de tarjetahabientes en el interior, sobre todo Anda y Creditel”, explicó a Sala de Redacción Edgardo González, ejecutivo comercial de REDPOS.

Desde una plataforma REDPOS, el cliente puede pagar con tarjeta de débito o crédito, recargar el celular prepago o la señal del cable y, si está en auto por Cordón, Centro o Ciudad Vieja, estacionar sin ser multado porque la terminal le permite comprar el ticket de estacionamiento. También lo puede hacer en el departamento de San José, donde la empresa se instaló por medio de una licitación. “Hoy en día hasta los cuidacoches de San José tienen nuestro aparato”, contó González.

Pero el servicio POS no se agota con esa empresa. Existen otras en plaza que concentran ofertas atractivas para el ciudadano que está formando el nuevo sistema de bancarización uruguayo. Pos 2000 es una de ellas. Esta terminal electrónica de la empresa Geocom brinda solo el servicio de débito y crédito pero trabaja con todas las tarjetas internacionales y con las de Prestaciones del BPS. En materia tecnológica, sin embargo, el avance parece estar en manos de Scanntech, que posee un sistema de caja registradora con un lector de código de barras, un emisor de etiquetas y un Ipad para procesar los datos de la compra.

Cada una de estas terminales tiene varias opciones de conexión. Están los equipos que funcionan con chip, los que se conectan por wifi y los que se conectan a la red telefónica. Los comercios que tienen estos equipos arrendan el servicio a las empresas. En el caso de REDPOS, los precios van de los cuatro mil a los cinco mil pesos anuales. Geocom y Scanntech cobran mensualmente: el arrendamiento de un Pos 2000 va de los trescientos a los setecientos pesos, mientras que las terminales de Scanntech salen desde trescientos cincuenta a setecientos pesos, más el costo de instalación que ronda los diecinueve mil pesos.

Según Edgardo González, “están todas las ventajas dadas para que el país se inunde de POS”. Hoy hay alrededor de treinta y tres mil terminales POS instaladas, mientras que en 2011 estos medios electrónicos eran once mil, informó a El Espectador Martín Vallcorba, economista asesor del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y coordinador del programa de Inclusión Financiera.

Si bien la ley no obliga al comercio a instalar una plataforma electrónica, aquel comercio que no posea un equipo de estas características queda excluido del sistema, y sus clientes de los beneficios que dispone la ley. Pero para el Estado esto no resulta un impedimento, porque además de brindar subsidios para la compra de equipos, la Ley de Inclusión Financiera exige que todo trabajador, en relación de dependencia, perciba su remuneración u otra partida de dinero en una cuenta bancaria, lo que le dará acceso a una tarjeta de débito. En estas instancias, “la rebaja del IVA sirve para estimular al cliente a comprar con el plástico”, afirmó el representante de REDPOS.

Aggiornarse a los incentivos. Menos dinero en circulación y por tanto menos billetes en el bolsillo del ciudadano. Menos evasión fiscal, menos lavado de activos, menos impuestos tributarios; mayor seguridad, comodidad y acceso a los servicios financieros. Estas son algunas de las perspectivas que se tiene respecto a la reestructuración económica que se está dando en Uruguay.

En 2013, los subsidios estatales para que los comercios pequeños accedan a los POS eran del 100% del costo del arrendamiento mensual. “Durante este año el comercio recibe un subsidio de 70%, o sea que solo paga el 30% del costo, y el año que viene el subsidio va a ser de 40%”, explicó Vallcorba.

En Uruguay, ya hay cerca de dos millones de personas que tienen tarjetas de débito, pero las cifras permiten dilucidar que el uruguayo no tiene el hábito de utilizar ese sistema para hacer las compras. Solo el 1% de las compras totales de los hogares se realizan con tarjeta de débito, mientras que el 85% se pagan con efectivo o cheque, el 10% con tarjeta de crédito y el 4% con débitos automáticos, informó el economista.

El MEF y los demás actores que participaron y participan en este proyecto han hecho que los POS y las tarjetas plásticas funcionen como carretera para que el vehículo, la ley, pueda desplazarse con facilidad. Las plataformas POS son el peaje.

Valentina Troisi