Entrevista a Silvia Rivero, presidenta del Servicio Central de Bienestar Universitario

CAMBIAR LAS LÓGICAS

Silvia Rivero, presidenta del Servicio Central de Bienestar Universitario (SCBU). Foto: Guillermo Rodríguez/SdR

En entrevista con Sala de Redacción, la presidenta del Servicio Central de Bienestar Universitario (SCBU), Silvia Rivero,  habló sobre las dificultades de Bienestar en algunas áreas y las propuestas que desde el Servicio se están aplicando, así como las que se están pensando para el próximo período de rectorado.

Rivero es docente grado 4 en el Departamento de Trabajo Social de la Facultad de Ciencias Sociales y magíster en Trabajo Social. Fue nombrada para ocupar la presidencia del SCBU el 28 de mayo de 2013 por el Consejo Directivo Central (CDC) de la UdelaR.

Su nombramiento para el cargo “forma parte de un proceso de reestructura que se viene aplicando en el Servicio, para el cual el 4 de diciembre de 2012 el CDC aprobó una serie de medidas relacionadas con la reestructura en Bienestar Universitario (S.C.B.U.) y que tienen una relación directa con la designación de la Presidencia”, según se informa en el portal del Servicio. Una de esas medidas implicó la creación de una Comisión Asesora, que “tiene como cometidos la planificación y resolución para el seguimiento de los asuntos cotidianos del SCBU, así como asesorar e informar regularmente al CDGAP (Consejo Delegado de Gestión Administrativa y Presupuestal)”. Esta comisión está integrada por seis miembros: la presidenta del SCBU, los delegados de los tres órdenes universitarios (estudiantes, docentes, egresados), un delegado por las Áreas del conocimiento de la UdelaR, y un funcionario en representación de AFFUR.
La Comisión tenía un plazo de seis meses para elaborar un Informe de Trabajo que sintetizara“la evaluación del logro o no de las metas fijadas para el período de transición, la finalización de dicho período y adoptar otras resoluciones que estime pertinentes para asegurar la continuidad de las funciones del Servicio en una nueva etapa de gestión”. La Comisión debía finalizar su tarea en diciembre de 2013 pero aún sigue en funcionamiento.

La presidenta del Servicio se refirió a los plazos que se tomó la Comisión y la duración de ella en el cargo: “Nos dieron seis meses más porque un año era muy poco también, son muchas áreas las que tiene Bienestar. Estamos trabajando en eso. En este semestre, por setiembre u octubre, esperamos presentar las propuestas, cuestión de dejar uno o dos meses para todos los procesos de discusión. Yo estoy hasta fin de año, en principio, y hasta ahí es mi compromiso, lo que acorde”.

Cambiar el chip. Rivero señaló que la decisión de realizar un proceso de reestructura se relaciona con que “el servicio venía funcionando con muchos problemas desde hace bastante tiempo”. La palabra “lógica” fue mencionada en más de una oportunidad por la presidenta del SCBU, al decir que el Servicio “se fue quedando”, en comparación con los avances de la Universidad en otros campos, por tener un “atraso tecnológico”“lógicas muy antiguas en el funcionamiento, no ajustándose a las nuevas formas de trabajo”.

También destacó a dos áreas de Bienestar como las que poseen mayores dificultades en su funcionamiento cotidiano: los comedores 1 y 2 y la División Universitaria de la Salud (DUS). En relación a este tema, afirmó que los comedores “venían con una lógica demandante, en una lógica de presión, habían conseguido una cantidad de beneficios que mantienen aún. Eso hace que el presupuesto básicamente se vuelque para ahí, en detrimento de otras áreas como la DUS, donde casi no tenemos médicos”.

A la presidencia del SCBU se le ha reclamado la falta de personal en los comedores universitarios, según afirmaron fuentes de AFFUR Comedores a SdR. En alusión a este tema, Rivero dijo: “La falta de personal es algo que ellos dicen. Yo no estoy de acuerdo con eso. Más que falta de personal, tenemos un gran ausentismo. Por ejemplo, un día, un viernes, de catorce personas en la noche, vinieron seis a trabajar. No hay servicio que pueda sostener un ausentismo de ese nivel. ¿Cuánto personal tengo que poner para que después pueda faltar el 60, 70% de los funcionarios? No se puede sostener una cosa así”.

“La política alimentaria de la Universidad debe no quedarse solo con la propuesta de los comedores, sino también trabajar con las cantinas de los Servicios”.

La presidenta del Servicio afirmó que “la política alimentaria de la Universidad tiene que instalarse en una lógica en consonancia con la lógica universitaria, con mayor flexibilidad, a no quedarse solo con la propuesta de los comedores, sino también de trabajar con las cantinas de las facultades”. Al hablar de este tema, la magister en Trabajo Social dijo que el hecho de trabajar en conjunto con las cantinas no implica “cerrar los comedores”, sino ofrecerle al estudiante “un cúmulo de alternativas que se puedan manejar y no quedar encorsetados solo en que toda la política alimentaria esté instalada en los comedores”. Además señaló que “cada facultad tiene que tener una política alimentaria, tiene que resguardar el tema de alimentación para todos, incluidos los funcionarios y eso también lo estamos pensando. También hemos asesorado a algunos servicios, sobre las comidas que brindan para toda la Universidad y creo que ahí tenemos un rol importante, en el resguardo de la calidad”.

“Becas para todos”. Una de las principales tareas de Bienestar es otorgar becas a estudiantes de la UdelaR. Rivero explicó que “la parte de Becas estaba parada, inerte. Se cambió la dirección, ya que se jubiló la persona a cargo. A partir de ahí, ha comenzado con un dinamismo diferente, con una lógica que acompaña más, me parece a mí, todos los desafíos de la universidad, incorporando y  transversalizando el tema, de la desigualdad de género, de la discapacidad, los derechos”. Estas cuestiones tienen quetransversalizar el tema de las becas”, agregó. También dijo que se está “reviendo el reglamento”. El principal detalle a revisar es el límite de edad de postulación para una beca que, según ella, “no corresponde porque a una persona con discapacidad no le podés exigir la misma lógica”.

Articular políticas, la clave. El vínculo con las distintas facultades resulta fundamental. Así como mencionó el trabajo en conjunto entre los comedores de Bienestar y las cantinas de los distintos servicios universitarios, también enfatizó que, en conjunto con el Instituto Superior de Educación Física (ISEF), están armando una propuesta. Respecto a esto, dijo que están definiendo “ el tema deportivo en dos grandes áreas: una vinculada a la salud ocupacional, que está más dirigida a los funcionarios, docentes y no docentes. Esto ya lo estamos haciendo y realmente ha tenido mucho impacto. La otra área es el tema deportivo interno, a nivel estudiantil, mover y ver cómo podemos reubicar todos los recursos que ya tenemos, que son las canchas que en muchas facultades tenemos y de poder articular eso, que sería un polideportivo, para que la gente pueda utilizarlo”.

Del vínculo de Bienestar Universitario con los centros regionales del Interior, Rivero dijo que en “el tema de las becas es para todo el país porque el estudiante que se presenta, puede pedir una, no importa donde estudie, a excepción de los comedores. En Salto y Paysandú hay becas de comida, pero en las otros centros regionales aún no tenemos”. En ese vínculo, el área de Cultura también logró algunos avances, al mencionar que “se trabaja con la videoconferencia. Trabajamos mucho con la Facultad de Ciencias Sociales, que está cerca y que tiene una buena sala  pero vamos a poner una sala de videoconferencias acá [en la sede del Espacio Interdisciplinario], que ya está comprada y hay que instalarla”.

Sobre el proceso de descentralización que desarrolló la UdelaR en los períodos de gestión de Arocena y las dificultades de la aplicación de esa línea de trabajo en Bienestar, la presidenta del Servicio afirmó lo siguiente: “Yo creo que en parte sí, puede ser económico, pero solo en parte, no lo es todo, también hay un problema de centralidad en Montevideo, ya que el Interior está en un proceso de consolidación también, eso implica algunas dificultades y lo nuestro es un problema más. Sería distinto si ya estuviera todo asentado y pudiera instalarse Bienestar”.

Inclusión financiera y digital. El Plan de acceso a tabletas electrónicas bonificadas para estudiantes becarios de Bienestar Universitario y el Fondo de Solidaridad se presentó el jueves 17 en la Torre Ejecutiva, sede de la Presidencia de la República. A los becarios de Bienestar y el Fondo se les dará una tarjeta de crédito, expedida por el Banco República, por un límite de diez mil pesos, a través de la cual podrán adquirir estas tablets o realizar otras transacciones. Estas iniciativas “están dirigidas a las 7500 becas que otorga el Fondo de Solidaridad y las 1400 que asigna Bienestar Universitario” informó el sitio web del SCBU. En la conferencia de prensa participaron autoridades de Bienestar Universitario, del BROU, del MEC, de Plan Ceibal y del Fondo de Solidaridad.

Rivero explicó que Bienestar otorga becas pero de las que son de apoyo económico, se cobran en efectivo y solo los del Interior poseen tarjetas de débito. En ese sentido, ella aclaró: “Yo no me voy a ir antes de pasar los pagos de las becas al BROU. Es un atraso total que tengan que ir a un lugar a cobrar, como cobrábamos nosotros hace más de 20 años. Al hablar del plan que da tarjetas de crédito afirmó: “Una vez que nosotros les pasemos a los estudiantes para que cobren por el Banco República, ahí ellos si quieren pueden tener acceso a una tarjeta de crédito. Nos falta eso”.

Sobre el plan de tablets para los becarios de Bienestar, dijo: “Es una cuestión que el Plan Ceibal planteó, me pareció una muy buena idea y nosotros habilitamos a nuestros estudiantes. Que el que quiera, pueda hacerlo, no es un programa nuestro. Será un programa de Plan Ceibal. Quizás ellos sí  tienen proyecciones. Nosotros apoyamos, pero no es un programa armado por nosotros”.

También afirmó que el Fondo de Solidaridad y Bienestar Universitario realizan coordinaciones, en las cuales se pasan becarios que no hayan podido acceder en uno de los dos lugares, para que el otro sistema de becas lo tome. Además el Fondo manda una lista de estudiantes que “tienen más nuestras condiciones [en alusión al reglamento de Bienestar] y nos envía una lista de estudiantes que necesita apoyo de alimentación y nosotros también los consideramos”.

La relación de Arocena con Bienestar. Rivero dio su opinión del vínculo de Rodrigo Arocena con Bienestar y respecto a ese tema afirmó: “A mí me parece que Arocena estuvo muy ocupado y preocupado de Bienestar en este período. Cuando él tomó el rectorado, había muchísimos problemas en Bienestar”. Además se refirió a la mirada de los funcionarios sobre las decisiones del rectorado en el Servicio: “En un momento, por 2010 o  2011,  los funcionarios salieron diciendo, con banderas, que se estaban desmantelando las políticas sociales, lo cual no es cierto. Acá ha habido un aumento y un apoyo económico a Bienestar”. Sobre este tema concluyó: “Lo que pasa es como si vos pretendieras llenar una bolsa con un agujero, también Bienestar tiene que hacer propuestas y demostrar que ese dinero genera ciertos resultados”.

 

Sobre la mirada de la Universidad de Markarian: “me parece que hay una lógica un poco elitista”

El pr´poximo rector y el interior. Como docente y presidenta del Servicio Central, Rivero fue consultada sobre su apoyo a uno de los dos candidatos a rector de la UdelaR. Respecto a esta cuestión dijo: Yo le firme el apoyo a Álvaro Rico porque más allá de que hay cosas que se pueden mejorar, me parece que le hace bien a la Universidad la continuidad de lo que ha sido la propuesta hasta ahora”. Su elección la fundamenta así: “Hoy a la Universidad le viene mucho mejor continuar con la línea que se empezó porque eso fortalecería el proceso de cambio, más allá de que Rico es Rico y Arocena es Arocena, tampoco es que vaya a ser exactamente lo mismo. Es otro momento pero va en una lógica similar a lo que es la lógica de descentralización, a lo que es la relación de la  Universidad con el medio,  lógicas que a mí me parecen bien”. Además mencionó que no apoyaba a Markarian porque él tiene “un concepto de lo que es academia que es un poco elitista. Yo considero la academia mucho más popular también, creo que se puede ser académico más de lo social y del compromiso con lo social”.

Rivero profundizó su fundamentación en la descentralización, una de las políticas del rectorado de Arocena. En este sentido dijo: “el tema del Interior, más allá de que siempre que uno hace, siempre tiene algún problema. No es que todo está perfecto pero toda la política de descentralización para mí estuvo bien, yo no estoy de acuerdo con esas críticas que se le hacen. Más allá de que evidentemente es mejorable pero hay veces que si no apurás ciertas cosas, no se hacen”.

En alusión a las críticas al proceso de Segunda Reforma Universitaria, la presidenta de Bienestar afirmó: “la Universidad es un elefante, movés una pata, cuando la empujás y tirás para adelante, te critica todo el mundo y si no lo hacés, te critican porque no lo hiciste”.

Federico Airaldo