Encuentro de medios alternativos y populares

ANTOLOGÍA DE CONTRA-COMUNICACIÓN

 

Presentación de ZUR. Foto: Guillermo Rodriguez

En el aire flotaba una idea, un pensamiento compartido que se apretaba en la boca del estómago. En el final, todos entendimos tácitamente que faltó una palabra que concretara esa empatía. Se habló repetidamente de contrahegemonía, de movimientos antisistema y otros se animaron a dejar entrever la palabra revolución. Por sobre todo eso, la reflexión era unánime: falta comunicación popular que derribe y desarticule los discursos que propaga y retroalimenta el sistema hegemónico del capitalismo.

En la casona de la Agrupación de Funcionarios de UTE sobre la Avenida Agraciada, el colectivo de comunicación Zur reunió a otras nueve plataformas comunicativas populares y universitarias para discutir cómo construir un movimiento articulado y coordinado de comunicación que responda a los intereses de las capas sociales, que no encuentran eco en los medios “tradicionales”. En definitiva, contracomunicación.

“Comunicamos desde una perspectiva popular contrahegemónica, crítica, con una mirada latinoamericana de izquierda”, explicaron los creadores de Zur, plataforma de comunicación “abierta” que recibe aportes de “quienes militan los temas”, siempre en el intento de eliminar la “síntesis” para dar paso a un espacio donde “los colectivos populares se encuentran y multiplican”.

En la misma línea, UniRadio pretende ser una alternativa en el dial a pesar de estar en un estado “primigenio” y “con mucho camino por recorrer”. Este medio que funciona en el Instituto de Información de la Facultad de Información y Comunicación (FIC), busca una “mirada alternativa” a partir de un equipo periodístico con una fuerte presencia femenina y abordajes de “cuestiones universitarias y no tan universitarias”.

Sin apoyo institucional pero con idéntico espíritu, el colectivo Revelarte, compuesto por un pequeño grupo de militantes sociales que inició sus primeras actividades fotográficas en 2006, funciona como un respaldo gráfico para las colectividades populares. Con un fuerte banco de imágenes obtenidas en marchas, ocupaciones y variados movimientos y expresiones sociales, Revelarte salió de la web en 2010 y comenzó a mostrar sus trabajos en exposiciones para dejar en vista los productos del fotoactivismo que hace hincapié en la “horizontalidad” y la “subjetividad”.

Presentación de ZUR. Foto: Guillermo Rodriguez

Capítulo aparte merece Vilardevoz. Esta radio, con 17 años de vida que funciona con internos del Hospital Vilardebo, nació en la búsqueda de “sacar las voces del hospital para mostrar que los de adentro no son los únicos locos en un mundo que está loco”. Este colectivo, que no “depende de nadie”, ha logrado que el barrio “entre” a la institución y conozca a los locos (“¿están locos?”) en el entendido de que la sociedad se “está enfermando por la falta de comunicación”. Después de años de transmitir sin antena -emblemático, ¿no?- Vilardevoz emite los sábados junto a una fonoplatea para discutir sobre los intereses del colectivo.

Como herederos de la polifacética “cultura hip-hop” que tiene sus albores en los movimientos sociales de los setenta en Estados Unidos, Uruguay Rap Underground eligió la clave rap como herramienta para expresar la voz del “pueblo” y “contar cosas que pasan desde un punto de vista crítico-reflexivo”. “Una palabra vale más que mil imágenes”, entienden, y esta frase proverbial guía su praxis con los cientos de muchachos de barrios carenciados a quienes buscan enseñar alternativas de vida.

Minerva, la diosa de la sabiduría de los romanos, estaría contenta de encontrar en Uruguay un colectivo de mujeres que lleva su nombre. Feministas y anticapitalistas, el colectivo ha generado un espacio de formación e intercambio para construir ejes de acción social y organizar, por primera vez en nuestro país, un encuentro feminista que se celebrará en noviembre.

Desde 2003, y desde las entrañas del pensamiento ecologista popular, Radio Mundo Real busca darle voz e información a los movimientos sociales. Con una fuerte conexión con otras radios comunitarias de América Latina, este medio aborda temas sobre territorio, bienes comunes y derechos humanos. “Estamos en un momento de avance muy fuerte del capital sobre el territorio que despoja a comunidades en todo los países de América Latina”, reflexionan. Con la misma plataforma, La Voz FM y con 16 años de funcionamiento, otorga “voz a quienes no la tienen”.

Reflexiones. “Estamos en el horno. Estamos desconectados y somos muy pocos”, dijo la periodista Eliana Gilet para instalar la discusión. “Estamos en pañales como movimiento social”, agregó, y en la sala hubo un leve asentimiento.

Le tocó a Raúl Zibechi, también periodista, y el mensaje fue aún más contundente. “Los sujetos están aplastados por el sistema (…) Estamos en el peor período de la historia del Uruguay desde el punto de vista de la rebeldía que está castrada y estéril (…) Ni la dictadura esterilizó la rebeldía como el progresismo”.

Zibechi entiende que estamos en un sistema donde la información confunde por su abundancia y hace énfasis en la comunicación, “aquello que nos permite vibrar con otros en sintonía”. “Bancotráfico, eso es comunicación -continuó-, falta dar un golpe a la realidad, no tenemos que dejar que sea fofa, necesitamos algo potente”, en alusión al título de una Brecha de los noventa.

Muchos entendieron, otros compartieron a medias, pero la sensación fue la misma: hay que hacer algo, aún no se sabe bien cómo y hacia dónde, pero algo.

Edward Braida