Emma Watson acompañó a grupos de mujeres en pedido de extensión de ley de cuotas

LISTAS PARA LAS LISTAS

Emma Watson junto a Danilo Astori y la directora de ONU Mujeres, Gulden Turkoz-Cosslett, el 17 de setiembre de 2014 en el Palacio Legislativo. AFP PHOTO/ Miguel ROJO

Jane Austen en su obra póstuma Persuasión (1818), decía: “Odio oírte hablar así como un fino caballero, como si todas las mujeres fueran finas señoritas en lugar de criaturas racionales. Ninguna de nosotras espera estar en aguas tranquilas todos los días”. Luego de casi 200 años parece que aún es necesario recalcar que las estructuras de poder deben albergar a las mujeres pero no como un favor que se les hace sino como un derecho que poseen.
Guiadas por promover la aplicación del derecho a la igualdad de género, los colectivos Cotidiano Mujer, Ciudadanas en Red y CNS Mujeres presentaron el 17 de setiembre alrededor de 5 mil firmas en la antesala de la Cámara de Senadores, solicitando la extensión de la ley de cuotas, cuya aplicación está prevista para las elecciones nacionales y departamentales. La iniciativa fue apoyada por el programa ONU Mujeres que se hizo presente a través de Gülden Türköz-Cosslett, directora del organismo, y por su Embajadora de la Buena Voluntad, la actriz británica Emma Watson, conocida por interpretar el personaje de Hermione Granger en la saga de Harry Potter.

La previa. Sala de Redacción estuvo presente en el Palacio Legislativo desde las siete de la mañana, cuando alrededor de cincuenta personas ya esperaban para entrar al acto pactado para las 9:30. El grupo de muchachos que encabezaba la fila rondaba los diecisiete años y habían venido desde Pando. Desde las cinco de la mañana esperaban eufóricos la llegada de la actriz, con la esperanza de presenciar la entrega de firmas.
Hacia las nueve de la mañana, alrededor de mil personas esperaban en la puerta que da a General Flores, casi todos congregados con libros de Harry Potter en sus manos. Una alta proporción declararon conocer y apoyar la causa.
La entrada a la antesala de la prensa y las militantes de las agrupaciones fue caótica, y tuvo el condimento de los gritos que todos intercambiaban con los guardias. Cotidiano Mujer había creado días antes un evento en la red social Facebook invitando a apoyar la causa mediante la presencia de todos los que desearan acercarse. La propuesta fue mal entendida por los concurrentes que se sorprendieron al encontrarse con una lista detallada de quiénes entrarían al recinto.
La preciosa pero pequeña habitación que minutos después albergaría al presidente de la República en ejercicio, Danilo Astori, a las coordinadoras de los colectivos y las representantes de ONU, estaba plagada de gente y el calor era sofocante. Una buena cantidad de niños ocupaba la sala sentados cerca de legisladores y funcionarios del Palacio que, ni cortos ni perezosos, le cumplían el sueño a los jóvenes de su familia. Era también el día en que los funcionarios llevan a sus hijos al trabajo.

Alohomora. Es el hechizo que abre puertas cerradas, mismo propósito que tenía la entrega de firmas en favor de la extensión de la Ley de Cuotas. ¿Pero por qué es importante la continuación de esta ley? Hay dos posturas predominantes acerca de este tema. La posición de los que argumentan en contra de su prolongación plantea que con los méritos propios es suficiente para que las mujeres lleguen a puestos de poder. Sin embargo, quienes defienden la ley señalan que, debido a las tradicionales estructuras de poder de base patriarcal, por no decir machistas, las mujeres tienen grandes dificultades para acceder a cargos altos en los más variados ámbitos. Tradiciones aún muy impuestas que responsabilizan a la mujer de la familia y el hogar, conviven con carreras políticas que se ven afectadas por trabas que evitan el acceso de ellas a altos cargos sindicales, ejecutivos y legislativos, entre otros.
A propósito de esto, Astori, como primer orador, expuso que “Uruguay es el país con menos ministras en toda Latinoamérica, es un país donde apenas el 13 por ciento de las mujeres ocupan escaños parlamentarios, porcentaje que está por debajo aún, y lo digo con el mayor de los respetos, del que está vigente en los países árabes”. Si miramos estos números desde la primera perspectiva, parecería que hay muy pocas mujeres con las capacidades para ocupar cargos, pero si los miramos desde la otra vereda, los números demuestran que hay muy pocos lugares ocupables para las mujeres, que se ven disminuidas por obstáculos que se asocian más a lo cultural que a lo político. Estas ideas se vieron repetidas en todas las oradoras que compartieron la mesa: Margarita Percovich de Ciudadanas en Red, Laura dos Santos de CNS Mujeres y Lilián Celiberti de Cotidiano Mujer, quien además destacó la importancia de los fondos de ONU Mujeres en la campaña de recolección de firmas y en la financiación de asambleas en todas las capitales departamentales.
Gülden Türköz-Cosslett, directora de ONU Mujeres, agregó que “esto puede llevar a una contribución significativa para el mantenimiento de la paz y la seguridad así como el desarrollo sostenible, y el crecimiento económico”. Además explicó que en todo el mundo las actitudes discriminatorias y factores como la violencia, la pobreza y la falta de acceso a la educación son puntos que mantienen a las mujeres en una posición de retroceso en cuestión de derechos. “Hay solamente nueve jefas de Estado y solo 15 jefas de gobierno, de los 193 Estados miembros de la ONU”, concluyó.

Voluntades. Emma Watson se llevó todos los aplausos con su conciso discurso, en el que explicó que se sentía honrada y humilde frente a la respuesta de tantos jóvenes en la sala y fuera del edificio. “Estoy aquí en un día en el que los derechos de la mujer son una prioridad, y se establecen como tales, porque sin ellos las mujeres cada vez serán más susceptibles ante la injusticia”, expuso.
La entrega de firmas a los líderes de los cuatro partidos con representación parlamentaria se hizo de mano de Laura Dos Santos, que comenzó por la entrega a Mónica Xavier, única líder mujer que representó al Frente Amplio y que como todos dio un escueto discurso en el que se comprometió a trabajar por la equidad. Luis Alberto Heber, presidente del Directorio del Partido Nacional, fue el siguiente y -en un acto que causó incluso algún abucheo- mencionó que había visto con sus hijas todas las películas de Watson. Lo siguió Max Sapolinski del Partido Colorado, que expresó que el país tiene una deuda con su historia, ya que fue pionero en derechos de las mujeres que han quedado estancados. Por último, Iván Posadas del Partido Independiente se llevó las risas cuando saludó a la actriz “Emma Waston”.
La Embajadora de la Buena Voluntad que provocó que una ola de jóvenes se acercara al Palacio con flores y carteles los dejó con las ganas ya que entró y salió sin dejarse ver y tampoco lo hizo en el hotel en el que se encontraba. En un acto que algunos llamaron “poca voluntad”, Emma Watson estuvo cuidada herméticamente y solo algunas personas que lograron entrar al edificio anexo lograron verla, ya que allí se reunió con jóvenes activistas de colectivos uruguayos. Asimismo, sus declaraciones fueron escuetas y en exclusividad para el canal estatal y una agencia de noticias estadounidense.
La semilla se ha plantado, las voluntades legislativas tienen en sus manos fomentar la inclusión o no hacerlo, y cosechar o no igualdad de derechos.

María Florencia Cremonese