El Partido Colorado cerró su gira "19 capitales"

LA CARRERA POR EL PODER

El último esfuerzo colorado. Foto: vamosuruguay.com.uy

En el corto trecho que resta para la elección de un nuevo presidente, cada candidato realiza su último esfuerzo para llegar primero a la meta. Según informó Eduardo Botinelli, director de la encuestadora Factum, el Frente Amplio [FA] debe revertir“las desilusiones y enojos” contra la actual administración, mientras que el Partido Nacional [PN] deberá “cazar” a los indecisos y dudosos de otros partidos, como lo son los del Partido Colorado [PC].

De todas maneras, el PC no se rinde y pese a que su intención de voto se ha mantenido en un 15%, la carrera por el poder continúa. Así lo reflejaron el candidato presidencial Pedro Bordaberry y el senador José Amorín Batlle, en el acto de cierre de la gira “19 capitales” que se realizó en la sede de Vamos Uruguay el viernes 26 de setiembre.

Amorin Batlle afirmó que “ya se sabe que el presidente se elige en noviembre, hasta lo afirman ‘nuestros amigos’ los encuestadores, a los que normalmente les ganamos”, ironizó. Sostuvo que este 26 de octubre es “la elección más importante de los últimos diez años porque no habrá mayoría parlamentaria”. Explicó que con el Frente Amplio teniendo esa mayoría “las cosas no se deciden discutiendo entre todos, se deciden sólo dentro del Frente Amplio, nosotros miramos, proponemos pero no tenemos ninguna suerte”. Hizo énfasis en que hay que trabajar duro para que las personas voten parlamentarios colorados de la lista que gusten, aunque “ya saben cuál quiero yo”, bromeó el senador que integra la lista 15 del sector
Propuesta Batllista.

Respecto a las declaraciones de Tabaré Vázquez, quien anunció que en caso de ganar convocará a gobernar en conjunto con batllistas y wilsonistas, Amorín respondió que no le preocupa “porque Vázquez no ganará las elecciones”. Por su parte Bordaberry expresó que el candidato del FA “está demostrando que sabe que no habrá mayoría parlamentaria y que no entiende cómo funciona el sistema parlamentario y cómo hay que articularlo”. Para el candidato colorado el Frente divide, mientras que el PC llamará a todos los uruguayos de todos los partidos: “A usted ,Vázquez. lo vamos a convocar, porque todos tienen mucho que aportar”. Explicó que es lógico que Vázquez no lo entienda porque cuando él gobernó lo hizo para el 50% que lo había votado y, según Bordaberry, varios de los que lo votaron fueron defraudados“porque creyeron en él y en Astori, y le metieron el IRPF; porque nos dejó esta inseguridad tremenda. Creyeron en que la educación iba a mejorar y está cada vez peor; ahora la inflación los come, la delincuencia los persigue y el IRPF los castiga”, manifestó.

Amorín Batlle señaló que en los próximos 30 días deben “pegar fuerte” y comunicar que son el partido más grande de toda la historia. “Batlle y Ordoñez construyó el país más equitativo e integrado, que tenía la mejor educación, el país de las mejores cosas, y ese país fue construido por los colorados”, reafirmó. El senador también se refirió a algunos cuestionamientos internos que piden mayor “fuerza” en las críticas hacia el partido oficialista, y respondió que no lo hacen porque son“distintos, y piensan en construir y no en destruir. Nosotros tenemos genética de gobierno y ellos [el FA] nacieron para hacer oposición”, indicó, y aseguró que el próximo 26 de octubre “vamos a colocar a cada uno en el lugar mejor que saben hacer las cosas”.

Al finalizar, Amorín manifestó que cree que van a festejar el 27 de octubre y que después tendrán que “trabajar intensamente para que Pedro sea presidente”, y el público se unió y cantó “se siente, se siente, Pedro presidente” y se abrazó con el candidato.

La presentación de los dirigentes colorados se realizó cual presentación de un contendiente en una pelea de boxeo. La más destacada -claramente- fue la de Bordaberry, adornada de emoción y adrenalina, que el público aclamaba y quiere ver “pelear”: “Arriba esas banderas, arriba el Partido Colorado, todos juntos, para volver a vivir en paz, las palabras del próximo presidente de los uruguayos, el doctor… Peeeedrrrooo Borrrrrdaaaaberryyyy”.

Bordaberry contó que el voto colorado “es distinto al resto”. “El del Partido Nacional es más pasional que el nuestro; el del Frente es más organizado”, mientras que el suyo “es el partido de la razón”, concluyó. “Es la mayoría silenciosa” y “por eso es difícil de medir”, dijo en relación a los números que le dan las encuestas.

Jingle bells. Bordaberry comunicó que ahora prevalece la “época del jingle”, que se trata de ganar por repetición y no por razón, y por eso hay que saber diferenciar la propuesta del slogan. Según informó, trabajaron todo un año para dar un programa de gobierno, “criticado como uno de los más serios, donde plasmaron retomar el proceso penal, cambiar la minoría de delincuentes, y que ellos [el FA] responden con cosas superficiales”. “’Vamos bien, Uruguay no se detiene’”, mencionó en tono de burla, y continuó: “Retratan pajaritos por el no a la baja… ¿no ves que hay un problema? está bien que no estés de acuerdo con mi solución pero al menos decime cuál es la tuya”, cuestionó.

Consultado sobre su opinión respecto a los colorados que están en contra de la baja de imputabilidad penal -siendo su partido el propulsor de ésta reforma constitucional- Bordaberry dijo a SdR que acepta la posición “porque [el PC] es un partido de hombres libres“. Afirmó que su partido aplica el concepto de democracia liberal y que “a veces la mentalidad del Frente Amplio y la de algunos intelectuales universitarios no entiende eso, porque tienen el concepto de partido único, que ha fracasado en el mundo entero y por suerte ya se terminó”. “Nuestro partido es difícil de entender para los frenteamplistas porque es el partido de la libertad”, sentenció.

Según informó Bottinelli, el PC está sufriendo un “balotaje anticipado” porque sus votantes se están yendo a otros partidos; se visualiza la competencia entre dos candidatos y no la parlamentaria. Destacó que la intención de voto se mantiene, aunque no será sencillo mantenerla si las elecciones continúan polarizadas.

Alejandra Garmendia