Udelar debate cómo planificar su desarrollo mientras diseña su presupuesto

ORDEN Y PROGRESO

 

Apertura de las jornadas. Foto: UCUR/Richard Paiva

Va a haber dificultades (presupuestales) para los primeros años pero la meta existe y se va a llegar. Todo hace pensar que es crucial que así sea, todos los planes que hoy se están hablando aquí, serán imposibles de realizar si no se llega a la meta”, dijo a  SdR el rector de la Universidad, Roberto Markarian. Lo hizo en el marco de las Jornadas sobre Planeamiento Estratégico, Información y Evaluación en la Universidad, iniciadas el pasado lunes 20 de abril en el Paraninfo de la Universidad de la República (Udelar).

Markarian también manifestó que “la Udelar está muy interesada en cambiar la situación de sus salarios sumergidos”, y aseguró que en la confección del presupuesto “se va a notar”: “No son números locos. Los salarios universitarios están hundidos, tanto sea el salario de rector como el salario del personal de ingreso no docente”.

Los estudiantes no fueron relegados del discurso de la máxima autoridad universitaria: “Si Uruguay quiere avanzar en políticas de inclusión social, dar ingreso a nivel terciario a estudiantes con menor fondo familiar, tiene que tener una política agresiva en el tema becas y estas políticas no son muy agresivas. Duplicar los siete mil becarios no es tan poderoso, y creo que otra vez es una meta realizable”, dijo, y se refirió también a los programas de comedores. El rector enfatizó que se esta en una etapa de discusión para ampliar un lugar que fue creado en una universidad centralizada y pequeña, pero que “ahora la Udelar está desparramada por todo el país y en Montevideo mismo se encuentra bastante desarrollada por la ciudad, por lo que tenemos que brindar comida en muchos lados distintos”.

Tanto en la capital como en el Interior, la Udelar está posicionada y con vistas a crecer; quizás encontrar el equilibrio entre “ciudad y campo” sea uno de los pasos a dar. Así lo hizo saber Markarian a SdR al citar el ejemplo de los docentes con dedicación total: “En Montevideo hay lista de espera de más de 30 docentes, con la dedicación total concedida, pero no pueden asumir porque no tenemos plata; en el Interior está todo financiado, pedis un full time y si sos bueno lo tenés”.

PLANES. Markarian ya se hallaba sentado en una de las butacas negras para la hora de arranque del primer orador. El doctor Adolfo Stubrin, secretario de Planeamiento en la Universidad Nacional del Litoral de la República Argentina, expresó estar muy honrado de abrir las jornadas. Abordó algunas propiedades de la universidad pública en latinoamérica, enfocando en las del Cono Sur. Se basó tanto en posturas clásicas como contemporáneas para construir una argumentación que deviniera en una recomendación para la Udelar sobre posibles caminos de la planificación estratégica: “El devenir de los tiempos, léase presiones de la globalización contemporánea, llevan a la universidad pública ha metabolizar aquellos nuevos términos, estilos, conceptos o demandas”. También destacó que más allá de su “gobernabilidad anárquica”,  la universidad se puede gobernar y al dirigirse al cuerpo universitario todo, lo exhortó a que no acceda a tomar opciones, modelos o soluciones que sean exógenas.

El módulo iniciado por el argentino Stubrin continuó con la exposición de la portuguesa Margarida Mano, doctora en Gestión de la Universidad de Southampton (Inglaterra). Frente a los micrófonos y con un Paraninfo bastante concurrido, Mano se refirió a la “política institucional” como una función central del planeamiento estratégico y agregó que no es posible lo anterior si no se planea en un ambiente de organización entre las distintas metodologías y entre las diversas regiones que conforman la Universidad.

Las jornadas finalizaron el miércoles con la presencia de la ministra de Educación y Cultura María Julia Muñoz, el subsecretario de la misma cartera Fernando Filgueiras y el rector.

Sebastian Penni