Segunda edición de la Maratón Montevideo

LA CARRERA DEL AÑO

 

Maratón de Montevideo. Foto: cortesía de la Confederación Atlética del Uruguay / Marcelo Szwarcfiter.

Así la definieron varios de los protagonistas en diálogo con Sala de Redacción (SdR). Es que este año la carrera creció considerablemente con respecto a la de la primera edición. Esta vez, no solo se contaba con el apoyo de la Intendencia de Montevideo (IM), sino también de una marca como Adidas y el certificado internacional de la IAAF/AIMS (Asociación Internacional de Federaciones Atléticas/Asociación Internacional de Maratones y Carreras de distancia) lo que significa que además de ingresar a los calendarios internacionales, clasifica para los Juegos Panamericanos y Juegos Olímpicos de Río 2016. Conjuntamente en la distancia de 21k se corría el sudamericano de media maratón.

María Laura Bazallo y Aguelmis Rojas, eran los favoritos en sus categorías y además buscaban su marca clasificatoria. Ambos tuvieron la gentileza de hablar con SdR un día antes y destacaron la importancia de tener una carrera certificada en nuestro país. “Es sin dudas algo muy bueno,  ahorra mucho a la Confederación y a nosotros también porque te da la tranquilidad de hacer una marca acá”, respondió el nacido en La Habana, Cuba mientras que Bazallo sostuvo: “Es importante poder tener una maratón certificada en tu país. Eso te permite descansar mejor y continuar con tu rutina diaria”.

El presidente de la Confederación Atlética del Uruguay (CAU), Pablo Sanmartino expresó a SdR que “Uruguay necesitaba una maratón de este nivel” y además “le damos la oportunidad a los uruguayos, en este caso Laura Bazallo y Aguelmis Rojas, de poder realizar la marca para los juegos en su país y eso es muy importante porque a veces la gente no tiene idea de que cuando un atleta va a competir a otro país depende de aviones, esperas en los aeropuertos y esto ocasiona todo un trastorno físico que te resta posibilidades”. El presidente, que también corrió, adelantaba en la previa: “veníamos hace tiempo tratando de organizar una y por suerte la IM nos ayudó a partir del año pasado. Este año, a partir del apoyo de Adidas, la carrera creció y el día de ayer ya logramos realizar el récord en las dos disciplinas en cuanto a participación. La organización de la carrera va a ser de primer nivel”.

Al que madruga…

Para algunos la carrera empezó entradas las primeras horas del domingo. Las empresas contratadas para el armado de la infraestructura comenzaron a trabajar en todo el recorrido y el staff de voluntarios tenía cita a las 4.30 en una de las tribunas del Estadio Centenario. La largada estaba estipulada para la hora 7, pero una hora antes ya iban arribando los corredores a la explanada del Palacio Legislativo, donde los esperaba la animación de Gonzalo Cammarota y los profes para la entrada en calor, todo ambientado por la música que iba “pinchando” el negro Alejandro Dangiolillo en su cabina.

A medida que iba terminando la entrada en calor, las interminables filas para los baños se iban extinguiendo y cuando aún no había señales del sol, los atletas formaban en la línea de largada detrás de una fila de voluntarios para largar a las 7 en punto. Era una oportunidad única para correr por lugares que jamás iban a estar así de desiertos otra vez. La maratón arrancó dando la vuelta al palacio y agarró Río Negro para llegar a una 18 de Julio despoblada donde los corredores se cruzaban con la antítesis de ver a aquellos que lejos de madrugar, venían saliendo de algunos boliches aledaños. La ruta seguiría bordeando la Plaza Independencia para luego descubrir el Teatro Solís y desembocar en la rambla donde los esperaría la salida del sol.

Ahora realmente empezaba la carrera que todos habían estado esperando por mucho tiempo. A aquellos que corrían 21 kilómetros les esperaba un trayecto entero en la rambla casi hasta el Club Banco República, mientras que los que corrían la maratón entera enfrentarían además las subidas más demandantes del recorrido para pegar la vuelta recién antes de llegar al Casino Carrasco. En ese momento el cansancio entraba a pesar un poco más -ambas categorías ya había hecho la mitad del recorrido- y por si fuera poco el dios Eolo se empezaba a hacer sentir cerca del mar.

Consultada antes de la carrera sobre si el factor del viento podía ser lo más difícil, Bazallo respondió: “Es un circuito difícil porque en la rambla es impredecible el viento el cual suele ser un factor de riesgo importante”.  Aguelmis Rojas concordaba. “El año pasado que corrí también, no hizo mucho viento pero en la rambla siempre se siente y la mayor parte de la carrera es en la rambla y eso es lo que más te puede perjudicar a la hora de buscar un tiempo, tenes que saber aprovecharlo bien”, señalaba con su acento cubano uno de los mejores atletas del país y ganador de la primera edición de la maratón con un tiempo de 2h19m.

El último esfuerzo llegaría luego de culminar la vuelta en la rambla, donde algunas personas ya se acercaban a ver y los más de 150 voluntarios no paraban de alentar en cada esquina. Los competidores se aprestaban al último desafío que implicaba la subida de la calle Ciudadela que los llevaría nuevamente a la Avenida 18 de julio, pero esta vez en dirección a la Intendencia capitalina donde los esperaba la meta y un montón de gente sobre las vallas ansiosos por verlos llegar.

Resultados

La segunda edición de la maratón fue para Aguelmis Rojas con un tiempo de 2h20m con el cual logró la clasificación a los Juegos Panamericanos. En segundo lugar llegó Darío Ríos de Argentina y Diego Rodríguez de Uruguay. En mujeres ganó la también favorita, y récord nacional en 21k y 42k, Laura Bazallo con un tiempo de 2h58m, pero no logró la clasificación a los juegos. Fue escoltada en segundo lugar por Soledad Morlio de Argentina y tercera salió Claudia Robles de Uruguay. En silla de ruedas con un tiempo de 2h37m salió victorioso Eduardo Dutra, seguido por Oscar González.

En el sudamericano de media maratón el brasileño Gilmar Silvestre Lopes ganó con 1h05m y fue seguido por el peruano Miguel Mallma y el argentino David Rodríguez. En mujeres la ganadora fue la peruana Rocío Marisol Cántara con un tiempo de 1h16m seguida por la brasileña Adriana Aparecida da Silva y la peruana Nicolasa Condori.

Soy Celeste

Aguelmis Rojas De Armas nació en la Habana, Cuba y llegó a Uruguay en 2009 donde buscó su nacionalización en 2011 pero no la obtuvo hasta fines del año pasado. En la maratón obtuvo su marca para los juegos panamericanos en Toronto, marca que ya había obtenido en la maratón del año pasado, pero que ahora pudo revalidar como ciudadano uruguayo.

En el diálogo con SdR contó sus sensaciones sobre la carrera: “Para mí es una carrera que abarca muchísimas emociones, muchas satisfacciones y me pone a la vez contento y un poco tenso porque no sabes lo que va a pasar hasta pasar la meta”. Consultado sobre el apoyo de la gente y la posibilidad de representar a Uruguay en la élite mundial, respondió que “el apoyo se ha sentido muchísimo, me han dado mucho ánimo. Yo me siento muy contento y agradecido de poder lograr la marca y representar a Uruguay. Es como devolverle un favor a Uruguay. A mi me han abierto las puertas como país y me están dando otra oportunidad como atleta de poder estar en la élite internacional”.

Maratón de Montevideo. Foto: cortesía de la Confederación Atlética del Uruguay / Marcelo Szwarcfiter.

 

Sin escalas

Eduardo Dutra, es el mejor atleta paralímpico uruguayo, y fue el ganador de la maratón en su categoría, pero esto ya no sorprende. Lo que sí sorprende es que los días previos a la carrera estuvo compitiendo en el Open de San Pablo, Brasil de donde se trajo dos bronces y estuvo muy cerca de la marca para clasificar a los Juegos Parapanamericanos de Toronto. Tras finalizar la maratón declaró a SdR: “Me baje del avión hace unas horas, estaba en San Pablo buscando la marca para Toronto y no se me dio, pero tengo un par de chances más y voy a aprovechar esas oportunidades. Estoy seguro que voy a lograr conseguir esa marca (…) Es la primera vez que compito en una maratón. Es una carrera dura. La verdad es que yo no entrene para esto, pero estoy muy contento, muy emocionado. Me quedo un resto en el repecho pero bueno. Ahora a seguir trabajando para conseguir la marca para Toronto”.

En el mejor momento

La Confederación Atlética del Uruguay goza sin dudas de su mejor momento y así lo reflejan los resultados deportivos. A los desempeños de Rojas, Bazallo y Dutra se le suman Deborah Rodríguez y Andrés Silva que no paran de ganar y como si esto fuera poco se están viendo atletas jóvenes muy buenos en la pista.

Sanmartino no ocultó su satisfacción: “No solamente en lo deportivo los resultados nos avalan. El año pasado Deborah terminó siendo elegida como la mejor deportista del Uruguay en todas las disciplinas, el profe Andrés Barrios como el mejor entrenador y la confederación recibió un premio como la de mejores logros y desarrollo deportivo”. Además señaló que “estamos presentes en los 19 departamentos con escuelas de atletismo y con la posibilidad de tener tres atletas en los Juegos Olímpicos que es nuestra meta y ya clasificados 11 atletas al Panamericano”.

Protagonista de este buen momento, Aguelmis Rojas se mostró agradecido del momento de la CAU y con sus autoridades: “La Confederación Atlética del Uruguay está pasando por el mejor momento, por lo menos desde que yo estoy acá -2009- nunca en la vida la había visto de esta manera y hay que darle las gracias a Sanmartino, a Marcelo -Szwarcfiter-, a todo el equipo de trabajo que tienen porque la verdad es un magnífico equipo. Todo lo han hecho prácticamente con el apoyo que les ha dado el Comité Olímpico y han hecho hasta lo imposible. Esta visto en los resultados”.

Recuerdos que no voy a olvidar

En cada carrera y más aún en una maratón, sobresalen muchas historias que merecen la pena ser contadas. Algunas son más pintorescas y otras son lecciones de vida. Muchos van a recordar al apodado “Gauchito Legendario” que ya tiene varias carreras en su haber como siempre vestido de gaucho y de alpargatas -que esta vez se tuvo que sacar faltando 15 km producto de una molestia-. Pero también hay historias quedan y marcan. A medida que vas corriendo te vas cruzando con personas que podes ver en sus camisetas o conoces sus historias y sabes que están corriendo por alguien que ya no está o por un amigo o familiar que está pasando un mal momento. En el caso de Sofía y Flavia pudieron burlarse de la esclerosis múltiple y correr 42 y 21 kilómetros respectivamente, haciendo de la maratón una historia de superación como seguro hubo muchas más en cada una de las  personas que corrieron el domingo 26 de abril.

En esta ocasión fueron casi 3000 los inscriptos de 25 países y en el sudamericano de media maratón corrierion un total de 22 atletas, representando a 6 países. La carrera tuvo un gran marco de público y competidores, un recorrido excelente y una gran organización. Se perfila a volverse un clásico y una fecha obligada en la agenda atlética de nuestro país y por qué no, de muchos más.

Irene Nuñez / Matías Pérez Aragone