Por primera vez en la historia las mujeres saudíes participan en elecciones.

AYUNO DE DERECHOS

Foto: AFP / FAYEZ NURELDINE

“El derecho de voto es un derecho que nada ni nadie puede quitar a los ciudadano”.

Jean-Jacques Rousseau

Las mujeres de Arabia Saudí, por primera vez podrán ejercer su derecho a votar y ser electas en las elecciones de consejos municipales. Es la tercera vez que se realizan estas elecciones en el Reino y se llevan a cabo en el mes islámico dhul qada que va desde el 16 de agosto al 16 de setiembre, después del Ramadán,  período en que los musulmanes practican el ayuno diario y ejercen ciertas prácticas tales como la generosidad y la oración. Este año, viene con más generosidad que nunca. Y es que las mujeres hasta ahora no habían tenido la oportunidad de participar en el ámbito político, ni votando, ni siendo candidatas.

Arabia Saudí es un país con monarquía absoluta basada en la Ley Básica adoptada en 1992 y en el Corán que funciona a modo de Constitución. No existen partidos políticos y las únicas elecciones que se realizan son las municipales, desde el 2005. En 2011, el Rey Abdalá, muerto en enero de este año, decretó el derecho de las saudíes durante la inauguración del Consejo Consultivo (Shura- electo por el Rey). “Porque nos negamos a marginar a las mujeres en la sociedad en todos los roles que cumplen con la Sharia (ley islámica), hemos decidido, después de deliberar con nuestros clérigos y otros…  involucrar a las mujeres en el Consejo de la Shura como miembros, a partir del próximo período“, dijo.

De acuerdo a Arab News, el presidente de la Comisión Electoral, Abdulrahman Al-Dahmash, dijo que se iban a tomar las medidas necesarias para que las “mujeres participen en concordancia con la Ley Islámica”. Además aseguró que los comités locales que se han establecido en todas las regiones para organizar las elecciones, están conformados por un 20% de mujeres. Al-Dahmash habló de algunos cambios como reducir de 21 a 18 la edad para votar y que las votaciones significarían dos tercios de los miembros de los concejales, a diferencia de la mitad de los años anteriores. Además los concejos tendrían más poder en ciertas cuestiones como proyectos de inversión y en materia operativa, entre otros. En un seminario sobre los consejos, organizado por el Instituto de Administración Pública en Riyadh, el mandatario afirmó que se espera que estas elecciones provoquen una nueva fase en el desarrollo de los municipios en el futuro, y eso estaría en línea con una “creciente cultura” de votación en la sociedad saudí.

Desde otra óptica

En Uruguay, desde el 1900, se han ido incorporando avances en materia de derechos de la mujer. Fue el primero en Latinoamérica en hacer historia en referencia al sufragio femenino. La Constitución de 1918 otorgó a las mujeres la totalidad de los derechos civiles y el poder de voto, y en 1932 esto se reglamentó en la ley 8.927. La primera vez que las mujeres uruguayas comparecieron a las urnas de las elecciones nacionales fue en marzo de 1938.

Actualmente en la mayoría de los países en el mundo, las mujeres pueden participar de la vida política. Son pocas las excepciones. Además este derecho está reconocido por distintos organismos internacionales y aún por las Naciones Unidas (ONU). En 1948 la ONU aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos donde ratifica el derecho a votar y a ser electo. El artículo 21 de la misma declara que “toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos”.

En este marco, el avance de Arabia Saudí podría considerarse insignificante. Sin embargo es un gran progreso para un país donde las mujeres no pueden conducir un auto, salir de la casa sin compañía masculina y donde solo un 15% de ellas trabaja. Según el Informe sobre la brecha de género mundial 2012 del World Economic Forum, que posiciona a los países de acuerdo al acceso a atención médica,  a la educación, participación política e igualdad económica; Arabia Saudí se encuentra en la posición 131 de 135 países analizados.

Yobanna Costa­