Novick liderò la Concertaciòn

EL ABANDERADO DEL CAMBIO

Feriante, popular, hasta de otro palo. La nueva unión de los partidos tradicionales presentó a Edgardo Novick, un candidato a la Intendencia de Montevideo de un perfil distinto a los que nos suele mostrar. Y arrasó. Dejó mínimo a Ricardo Rachetti y doblegó a Álvaro Garcé. Incluso fue más allá y superó a Lucía Topolansky, su gran rival en la lucha mediática previa.

Con votos observados que aún no se saben, es probable que Novick supere los 200.000 votos. Más del 20% de la población capitalina se inclinó por esta propuesta. Apostando a un Cambio de Frente y con una campaña con tintes humorísticos, fue quién con más dureza criticó a la máxima fuerza política del país.

Fue el gran ganador dentro de la Concertaciòn. En el momento de asumir la victoria de Daniel Martínez, la nueva figura de la política uruguaya aseguró que “la Concertación llegó para quedarse” rompiendo con la teoría de que era un sistema para esta única elección y haciendo temblar los cimientos de un Partido Colorado que, en su expresión original, se encuentra en caída libre y con futuro incierto.

Con una verborragia distinta y un lenguaje más parecido a rivales que a propios, este empresario que apareció de abajo, sorprendió. En el futuro buscará seguir haciéndolo, probablemente con metas más posibles y en canchas más grandes que una intendencia municipal.

Luca Pratto