Tryolabs, una empresa que utiliza inteligencia artificial hecha por uruguayos

CASI HUMANOS

Equipo de tryo-labs. Foto: gentileza tryo-labs

A muchos, al hablar sobre inteligencia artificial, les viene a la mente películas de ciencia ficción, cuestiones irrealizables y robots con capacidades humanas. Sin embargo, la inteligencia artificial no solo está en las películas. La empresa uruguaya tryo-labs abre camino para que Uruguay sea un país emprendedor en la creación de software que utiliza inteligencia artificial.

Tryo-labs es una empresa de jóvenes emprendedores uruguayos, creada por el ingeniero en telecomunicaciones, Martín Alcalá Rubí y los ingenieros en informática, Ernesto Rodríguez y Raúl Garreta. Nació como un sueño, según él. “Nosotros queríamos hacer como una especie de Google en Uruguay, suena medio loco pero fue lo primero que nos movió”.

Como explica Garreta, la inteligencia artificial “es un área dentro de la ciencia de la computación que trata de desarrollar algoritmos, básicamente programas de computadora que pueden resolver problemas de una forma bastante inteligente. Hay veces que te parece que fuera inteligente al nivel de una persona”. Su empresa se especializa en una de las sub-ramas de la inteligencia artificial, crean sistemas expertos.

Su actividad comenzó en 2010, y en 2013 empezaron a idear un producto que no fuera hecho a la medida de una empresa, sino para un uso genérico, que lo pudiese utilizar cualquiera sin tener que pagar una consultoría especifica. Así surgió Monkeylearn. Tanto éxito tuvo entre las empresas que utilizan este tipo de softwars, que pasó de ser un producto de la empresa tryo-labs a desempeñarse como una empresa por sí misma.

“Imaginate que querés hacer un sitio o una aplicación web para monitorear todo el tiempo lo que se escribe en las redes sociales, Facebook, Twitter, y específicamente conocer y ver qué habla la gente sobre, por ejemplo ,Coca-Cola o Tabaré Vázquez. Entonces vos podés usar Monkeylearn para ver y analizar cada comentario que hacen las personas y mostrar los comentarios negativos o positivos. Por ejemplo, de Coca-Cola pueden decir que el servicio es malo, que la publicidad está interesante. Lo bueno es que cualquier empresa de software o compañía de Internet que quiera agregar ese tipo de inteligencia pueda tener fácil acceso y tener un equipo especializado. Básicamente Monkeylearn es inteligencia artificial aplicada a analizar textos en cualquier idioma”, detalla Garreta.

Las empresas pueden acceder a Monkeylearn si pagan una suscripción mensual, la que permite al usuario usar su motor de inteligencia artificial. Se le da información a Monkeylearn, el cual la analiza y manda nueva información que la persona puede utilizar para el fin que crea conveniente. Esta herramienta usa un concepto que se llama aprendizaje automático. Garreta aclara: “Es como si hicieras un programa de computadoras que aprende a hacer cosas solo, vos le tirás datos, y aprende. Actualmente está muy de moda todo lo que sea aprendizaje automático”.

Monkeylearn cuenta con 4.800 usuarios registrados a nivel mundial, de los cuales alrededor de un 10% son usuarios activos, que lo usan regularmente. Tiene como socio fundador e inversor al director de nuevas tecnologías de Microsoft en Latinoamérica:,Eduardo Mangarelli.

Actitud y capital

La realidad para las personas y empresas emprendedoras en este tipo de proyectos atípicos para Uruguay es difícil, pero las que existen en el país suelen encontrar apoyo para poder hacer sus sueños realidad. Tryo-labs contó con el apoyo, en sus primeros pasos, de la Fundación Julio Ricaldoni, programa para emprendedores de la Universidad de la República, Facultad de Ingeniería. Luego entraron a una “incubadora de empresas” llamada Ingenio, ubicada en las instalaciones del LATU y contaron con aporte de capital de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación. Actualmente Tryo-labs es una empresa de servicios que tiene 22 personas que trabajan en sus proyectos.

Capacitarse y estar informado sobre los avances en el mundo, es importante para esta temática. La formación universitaria sobre inteligencia artificial en Uruguay es buena, y la posibilidad de hacer cursos online en diferentes universidades del mundo, sin necesidad de viajar a otros países, es una ventaja que dan las redes sociales.

Los usuarios y clientes son en su mayoría del exterior, Estados Unidos y países de Europa, principalmente. Tryo-labs también tiene clientes de Israel. Uruguay todavía no es un mercado habituado a la inteligencia artificial pero de a poco surgen nuevas empresas que la utilizan para desarrollar diferentes emprendimientos, y empresas que la toman en cuenta para su funcionamiento habitual.

Estar en contacto con el exterior es imprescindible: Tryo-labs viajó a Silicon Valley, Estados Unidos, donde están las corporaciones más importantes del mundo en cuanto a tecnologías. El recibimiento para ellos fue muy bueno y aunque las personas allí tienen un alto nivel -han creado Facebook, Twitter y Google- ayudan mucho, son amigables y “dan para adelante”.

El concepto de inteligencia artificial tiene varias décadas, pero el desconocimiento general se da porque “recién ahora se está empezando a usar regularmente en la industria, en empresas. Recién ahora están empezando a surgir herramientas que cualquiera pueda usar para armar sus propios productos o servicios. Está súper de moda ahora, es de lo que más se habla en tecnología”.

Camila Rodríguez