Las aspiraciones de la Udelar sobre el presupuesto quinquenal

A REPARTIR LA TORTA

 

Reunión del Consejo Directivo Central de la Udelar / Foto: SdR/ Ana Cabrera

En el marco de la elaboración de la próxima ley de presupuesto, la Universidad de la República (UdelaR) busca un plan estratégico para alcanzar en 2019 una inversión pública en educación de un mínimo de 6% y lograr un 1% destinado a investigación y desarrollo (I+D). La aspiración es aumentar en 80 por ciento el presupuesto vigente. Udelar solicitará al Parlamento unos 8.500 millones de pesos, según indicó a SdR Marcelo Cerminara, integrante del CDC.

El pedido presupuestal pasado (2010 – 2015) contaba con seis programas estratégicos de los cuales el parlamento, en vez de financiar un poco de cada programa ,financió solo dos programas: plan de obras a mediano y largo plazo y el desarrollo de la Universidad en el interior del país. El monto para cada uno de ellos establecía distintos énfasis: programa académico (947 millones de pesos), desarrollo institucional (1.600 millones de pesos), bienestar y vida universitaria (80 millones de pesos), atención a la salud en el Hospital de Clínicas (422 millones de pesos), desarrollo de la Universidad en el interior del país (364 millones de pesos), y plan de obras a mediano y largo plazo (412 millones de pesos).

Aunque el desarrollo del interior fue una prioridad para el gobierno anterior, el desequilibrio presupuestal de los diferentes programas creó una situación incómoda para la UdelaR. Por este motivo, el sábado 6 de junio el Consejo Directivo Central (CDC) votó un documento que desarrolla las líneas estratégicas a transitar. El CDC plantea establecer los 6 programas pero creando especificidades que antes no se incluyeron en cada uno, de forma que no se pueda elegir solo uno.

Marcelo Cerminara, profesor de la Facultad de Ingeniería e integrante del CDC, explicó a SdR cómo están pensados estos nuevos programas: “Lo que vamos a hacer este año se llama ‘programas transversales’. Por ejemplo, uno se va a llamar ‘Mejoramiento de la calidad académica y de condiciones laborales de los docentes’ que va a tener distintos tipos de ‘actividades’”. Pero aclaró que para realizar este programa “se necesita poner un poco de dinero en servicios, otro poco en obras, otro poco en el interior. Eligiendo este programa, como es transversal, no se va a poder decir ‘yo no pongo para obras’, por ejemplo”. Y afirma que “para evitar lo que sucedió en el  pasado en vez de pedir directamente ‘para el interior’ o ‘para obras’ vamos a hacerlo en unos ‘pedidos transversales’ en donde hay un poquito del interior, un poquito del Hospital de Clínicas, un poquito de acá, un poquito de allá”, explicó.

Ceminara también dijo que, basado en una serie de cálculos que se hicieron para proyectar el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) y para presumir que se le entrega 6% a la educación y un 1% a la investigación como ha dicho el gobierno, se aprobó un monto total  próximo a los 8.500 millones pesos que es lo que necesitaría la UdelaR al 2019. Esto significa un incremento del 80% del presupuesto actual. Aclaró que “esta cifra aún no está aprobada por el CDC” pero “seguramente será aprobada”. “Hay es una serie de cosas que se firmaron con los funcionarios no docentes, el reparto más fino está en proceso de definición, no está completamente elaborado”, explicó.

La UdelaR tiene hasta fin de julio para presentar el presupuesto final ante el Parlamento. El mecanismo a realizarse es el siguiente: el Poder Ejecutivo debe enviar su mensaje presupuestal al Parlamento y la UdelaR como ente autónomo envía el suyo y es el Parlamento el que decide por cuánto va a firmar. Puede asignar lo propuesto por la UdelaR o por el Poder Ejecutivo, o establecer un monto que equidistante.

En el caso de que las propuestas del Poder Ejecutivo coincida con el de la UdelaR el trámite se acortaría y se podría terminar alrededor de octubre. De lo contrario, el plazo se extiende hasta casi fines de diciembre.

Marcela Acosta