Grecia definirá en referéndum si acepta las medidas de recorte propuestas por organismos europeos

RESCATATE

Manifestantes izquierdistas griegos queman una bandera de la Unión Europea,, en Atenas, a pocos días del referéndum sobre políticas de austeridad. Foto: Louisa Gouliamaki / AFP

Alex Tsipras, primer ministro griego, convocó para el domingo 5 de julio a un referéndum para decidir sobre las propuestas que realizaron los acreedores de la deuda de Grecia. Lo hizo mediante un mensaje televisivo tras una reunión urgente del Consejo de Ministros. Además, para evitar corridas bancarias ,el gobierno decretó el cierre de bancos hasta el día siguiente al referéndum y estableció que se podrán retirar hasta 60 euros diarios en los cajeros.  La oposición griega sostiene que la consulta popular aisla a Grecia del resto de Europa, asumiendo que los ciudadanos votarán mayoritariamente por NO y rechazarán los términos de la llamada “troika” que pretende mayores ajustes para que Grecia le pague al FMI. El líder del ascendiente Podemos español calificó esa pretensiones de la Unión Europea como “terrorismo financiero”.

Tras una semana de discusión, fracasaron las negociaciones en Bruselas entre Grecia y el Eurogrupo, compuesto por los ministros de economía de la zona, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), y el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios. En esa instancia no lograron acercar sus posturas para que el país helénico consiga el rescate que permita pagarle a sus acreedores, evitar un posible default y la salida de la Eurozona.

El gobierno de Alexis Tsipras necesitaba llegar a un acuerdo con sus acreedores para poder obtener una partida de 7.200 millones de euros que le permita abonar al Fondo Monetario Internacional (FMI) 1.500 millones antes del 30 de junio, día del vencimiento del plazo. Los principales diferendos, entre Grecia y el Eurogrupo, radicaron en la reforma de pensiones, los impuestos, legislación laboral, los salarios del sector público, y la apertura de profesiones cerradas e inversiones.

Según el periódico La Jornada de México, Grecia rechazó dos peticiones realizadas por los organismos europeos, que consistían en el aumento de la tributación de las pensiones y la asistencia sanitaria para los jubilados, medidas que serían impopulares para la sociedad griega luego de seis años de crisis. Las propuestas realizadas por el gobierno prevén un esfuerzo fiscal de 8.000 millones de euros para este año y el próximo. El 93% provendría de alzas de impuestos y de cotizaciones sociales, y el resto de una reducción de gastos.

Al no haber podido sellar el acuerdo, el mandatario anunció en su mensaje dirigido a la población, que pedirá una prórroga de la fecha de vencimiento para poder hacer frente a la deuda tras el referéndum. Agregó además que respetará la voluntad de su pueblo en la consulta popular. Tsipras dijo también que espera que su país brinde un mensaje de democracia para todo el continente, y a la vez calificó de “ultimátum” al comportamiento de la troika, compuesta por el FMI, la Comisión Europea y el BCE.

Los principales reclamos de los acreedores consistían en detener las subidas de impuestos a las empresas, aumentar los recortes en defensa, un ligero aumento del IVA y sobre todo una reforma de las pensiones. Para los socios griegos, el país helénico posee 2.600.000 de pensionistas con una población de 11.000.000 de personas, lo que lo convierte en uno de los sistemas de pensiones más caros de Europa.

“Estas propuestas ,que violan claramente las reglas europeas básicas y los derechos fundamentales de trabajo, igualdad y dignidad ,muestran que el propósito de algunos socios no es un acuerdo viable para todas las partes sino ,posiblemente, la humillación de todo un pueblo”, dijo el gobernante en su mensaje a la población.

Imágenes recordadas en el Río de la Plata se reproducen en Grecia ante el "corralito"bancarios: jubilados hacen cola a las puertas de un banco para retirar sus pensiones. Foto: Aris Messinis / AFP

El gobierno de Tsipras aseguró que ya se han reducido 40% las jubilaciones, y que más recortes podrían ser destructivos para muchas familias empobrecidas del país, debido a que el desempleo las hizo dependientes de los ingresos de los jubilados.

La Coalición de la Izquierda Radical (Syriza) llegó al poder tras las Elecciones Parlamentarias de 2015. La facción más izquierdista del partido, conocida como la Plataforma de Izquierdas, no aceptará las propuestas realizadas por la troika, y por lo tanto llamará a votar por el “no” en el referéndum de los próximos días.

El vicepresidente del Parlamento e integrante de Syriza, Alexis Mitrópulos, aseguró que no aprobará las medidas propuestas por los organismos europeos por considerarlas “extremas y antisociales”. Partidarios del gobierno ven en estas concesiones de Tsipras una traición al programa político y los ciudadanos, a los que se les prometió poner fin a la austeridad. “Son medidas criminales. Nadie las va a aprobar”, dijo el también oficialista, Yanis Michelogiannakis.

La oposición también reaccionó ante la convocatoria realizada por el mandatario. El ex primer ministro, Andonis Samarás, cuestionó la decisión de Tsipras ya que consideró que aísla a la nación de la Unión Europea y que la lleva a un “callejón sin salida”. “Tsipras está llevando hoy al pueblo griego hacia un referéndum con la pregunta final de decir sí o no a estar dentro de Europa, y propone la ruptura con todos nuestros socios y la salida del euro”, agregó. Más duro fue el partido socialdemócrata Pasok, debido a que exigió la dimisión del primer ministro y pidió unas elecciones anticipadas para resolver el diferendo con los acreedores y organismos europeos que no le permite al país acceder al rescate para pagar el total de su deuda.

Varios medios de España, entre ellos El País y el Mundo, relacionan a Syriza con el emergente partido Podemos, que ya consiguió la gobernación de Barcelona en las últimas Elecciones Autonómicas. El líder de la formación de izquierda española, Pablo Iglesias, acusó a la troika de cometer “una operación mafiosa de terrorismo financiero” contra Grecia, que “ha manifestado y ha demostrado toda la predisposición para el diálogo y para llegar a un acuerdo”. “Esto supone no solamente un ataque a la soberanía griega, sino una operación mafiosa de terrorismo financiero frente un Gobierno elegido democráticamente, que ha manifestado y ha demostrado toda la predisposición para el diálogo y para llegar a un acuerdo”, agregó el líder de Podemos según la agencia EP.

En un comunicado firmado por 18 de los 19 ministros de Economía de la Unión Europea, el Eurogrupo dio por terminadas las negociaciones con Grecia y endilgó toda la responsabilidad al gobierno de Alexis Tsipras por rechazar la última propuesta de la troika. Se manifestaron también en contra de la consulta popular convocada por el primer ministro por ser posterior al 30 de junio cuando vence el plazo para abonarle al FMI.

Ignacio Arturaola