Programas Educativos Especiales - Aulas Comunitarias

UNA EXPERIENCIA EDUCATIVA DESDE DELTA EL TIGRE

Actividad recreativa en Delta del Tigre. Foto

El viernes 26 de junio, el Aula Comunitaria N°9 de Delta el Tigre  – del departamento de San José – realizó su cierre de semestre con una serie de actividades educativas y recreativas. Sala de Redacción tuvo la oportunidad de participar de todas las actividades previstas para el fin de semestre y a su vez conocer con mas profundidad acerca de la propuesta educativa.

El Programa Aulas Comunitarias es un modelo de intervención educativa, cuyo objetivo central es que los adolescentes puedan retomar o iniciar los estudios secundarios. Desde el año 2006 se comenzó a implementar el proyecto con un total de doce aulas en todo el país, en los departamentos de Canelones, Montevideo, Maldonado, Paysandú y Rocha. Las Aulas son gestionadas por Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), dedicadas al trabajo con adolescentes, seleccionadas a partir de concurso público, que trabajan conjuntamente con docentes de secundaria de las diferentes asignaturas de ciclo básico.

El arranque

Desde las 8:30 de la mañana, la mayoría de los estudiantes esperaban cerca de la puerta de la casa que ofrece de institución educativa (“El Aula”). Otros, reunidos en pequeñas rondas de cuatro a cinco, charlaban y mostraban sus trabajos a presentar en la actividad. Al ruido de una moto que se dirigía hacia el lugar, varios giraron sus cabezas y comenzaron a juntar sus mochilas. Al saludo de buen día, bajaba de su moto el coordinador del Aula y rápidamente comenzaron a escucharse frases tales como: “Diego, traje todo; Solo me falta una imagen de Egipto; Necesito cinta adhesiva para pegar las últimas láminas”, entre varias.

Es que, los días previos a la jornada, el grupo socioeducativo del Aula perteneciente a la OSC Instituto del Hombre, integrado por un coordinador, dos educadores sociales y una trabajadora social, acompañados por un profesor referente (PR) designado por el Consejo de Educación Secundaria, ayudaban en la preparación de las presentaciones de uno de los grupos acerca del Antiguo Egipto.

Semestralidad de las materias

Una de las diferencias que presenta el Aula respecto a un liceo convencional, es que tiene semestralizada la aprobación de la mayoría de las materias. Historia, geografía, informática, expresión visual y plástica (EVP), educación musical y sonora (EMS), biología y ciencias físicas son las materias que se aprueban de forma semestral. Todas se dividen en dos grupos, cuya mitad se aprueban en la primera parte del año y las restantes en el segundo semestre. Por otra parte, matemática, idioma español, inglés y educación física se dictan durante todo el año para los dos grupos que cursan primer año de ciclo básico. Como proceso final de evaluación, al igual que el año anterior, se recorre por la experiencia de la entrega de un producto final. En el caso de uno de los grupos, el producto final de varias materias semestralizadas es a partir de un trabajo que tiene como centro la vida del Antiguo Egipto.

Los estudiantes de una de las clases de primer año se preparaban para instalar los diferentes “stands” donde se mostraría parte de la vida del Antiguo Egipto, desde sus vestimentas, ritos después de la muerte y formas de expresión artística. En el jardín del fondo de la casa, se encontraba un galpón acondicionado como taller de plástica. Desde ahí, los estudiantes llevaban hacia el “living” de la casa los materiales preparados para la presentación. Algunos traían tumbas hechas de cartón, otros cargaban un maniquí vestido con telas alegóricas a la época, mientras otros se probaban las vestimentas que ellos mismos habían diseñado con tela “tnt”. De a poco, se armaron los diferentes “stands”, al llegar la media mañana, estaban todos listos para que la profesora de EVP y el profesor de historia les realizaran preguntas acerca de las distintas temáticas tratadas. Por su parte, el otro grupo que estudia en el Aula – primero dos -, tenía que presentar un paisaje sonoro para EMS. A medida que los grupos presentaban los paisajes sonoros, los estudiantes que quedaban libres, comenzaban a ayudar en la preparación de la actividad recreativa.

El Aula se viste de fiesta

Desde una maderera de Paso de la Arena, llegaba un flete que traía una placa de compensado de madera, la que se convertiría en la nueva mesa de ping pong. A la hora de los recreos, los jóvenes se apuran para sacar turno frente a la pequeña mesa de juego. A partir de la fiesta de cierre de semestre, la vieja tabla de madera de apenas un metro de largo y medio de ancho pasará a ocupar otro espacio del Aula. En menos de cinco minutos, la nueva tabla de medidas casi profesionales ya estaba colocada sobre unos caballetes viejos pero resistentes. Al mismo tiempo, llegaban dos potentes parlantes para amplificar la transmisión en vivo de la fiesta.

Otra diferencia en la propuesta educativa del Aula, es la participación de talleres temáticos que se integran a la grilla horaria junto a las demás asignaturas curriculares. Este año, los talleres que se dictan son de radio, plástica, percusión y juego. Para la actividad de cierre de semestre, el tallerista de radio propuso armar una especie de radio improvisada para transmitir y animar los diferentes momentos de la fiesta. Desde el sector de la cocina de la casa, con un par de mesas de soporte para apoyar la consola, un proyector y dos ceibalitas, quedaba armada y pronta para transmitir la radio del Aula.

La hora de la diversión

Luego de finalizada la presentación de los productos finales de ambos grupos, se dio comienzo a la actividad recreativa. En el frente de la casa se había colocado la flamante mesa de ping pong, en el sector de la cocina se transmitía y a su vez se realizaban concursos de música. En el sector del fondo, estaba armada una cancha de fútbol tenis y también se lanzaban tiros hacia el aro de basquetbol que se encuentra sujetado con alambres a un gran árbol.

Llegado el mediodía, el PR del Aula, ayudado por algunos estudiantes que traían palos secos, se disponía a prender el fuego para cocinar alrededor de cien hamburguesas. El PR es el encargado de hacer el seguimiento de todos los estudiantes que egresan cada año del Aula. La mayoría optan por seguir en la Formación Básica Profesional de UTU, otros en ciclo básico de secundaria y UTU. Los estudiantes que aprueban el primer año del Aula, acreditan el primer año de ciclo básico, mientras que los que no lo logran, también son inscriptos en otras instituciones para dar continuidad a la inserción educativa.

Música, canto, juegos y una ansiosa tanda de hamburguesas coronaron el cierre de semestre en el Aula de Delta el Tigre. La mayoría de los participantes, llegada la hora de finalización de la actividad colaboraban en la limpieza de la casa. Rápidamente, entre todos, se desarmó la mesa de ping pong, se arreglaron los cuartos que ofician de salones, se guardaron todas las pelotas y se apagó el fuego de las hamburguesas. Cada estudiante se despedía con un beso a todos los adultos, y también con alguno de sus compañeros. Los adultos todavía no terminaban el día, más tarde, en la casa de uno de los educadores tendrían la evaluación de todo lo trabajado en el semestre.

Federico Bica