Donald Trump, el candidato más popular Y más cuestionado del sector republicano

YANKEES, UNA SOCIEDAD INCOMPRENSIBLE

 

Trump expulsa al periodista mexicano en la conferencia de prensa en Iowa. Foto: SCOTT OLSON / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP

Donald Trump: racista, xenófobo, discriminador, excéntrico. Estos son algunos de los adjetivos que los medios utilizan para referirse al magnate y favorito candidato a la presidencia por el partido Republicano, que cuenta con el 17% de aprobación en Estados Unidos y que promete expulsar a 11 millones de inmigrantes si accede a la Casa Blanca.

Con claras intenciones de conquistar los votos de los nacidos en ese país, califica de “criminales y lanza drogas” a gran parte de los inmigrantes mexicanos y discrimina con sus dichos a la comunidad hispana.

Su propuesta fundamental es la reforma migratoria. Proyecta construir un muro que marque la frontera entre México y Estados Unidos, argumentando que “una nación sin fronteras no es una nación”. Con respecto a este punto, considera que México también debe aportar dinero en la construcción del muro por los gastos que le han ocasionado a Estadios Unidos los “inmigrantes ilegales” durante todos estos años en que, según Trump, el gobierno ha importado inmigrantes ilegales y enfermedades mortales, ya que sus líderes son unos ineptos.

La página web www.donaldjtrump.com, supuestamente ofrece información oficial sobre el candidato y su propuesta, pero la única información casi detallada que el lector puede encontrar allí es su propuesta sobre la reforma migratoria que según un titular, hará a Estados Unidos un gran país otra vez (“Inmigration reform that will make America great again”).

Otros aspectos que se destacan en ésta propuesta migratoria son: reforzar las leyes constitucionales que tratan éste tema , y que las propuestas migratorias deben procurar el bienestar y mejorar las opciones laborales de los oriundos de Norteamérica.

Efectos de la propuesta

Famosos de Hollywood han expresado enérgicamrente su rechazo a las ideas planteadas por el candidato, así como periodistas e integrantes anónimos de la población en general. Pero el hecho que sobresalió en los últimos días ocurrió durante la rueda de prensa que Trump convocó en Iowa el pasado veinticinco de agosto. Iowa es un estado del medio oeste cuya población en en un 92 por ciento blanca, y de ellos una gran mayoría descendientes de alemanes.

Luego de que el periodista mexicano Jorge Ramos, representante de la cadena Univisión, realizara algunas preguntas incisivas acerca de la propuesta migratoria, el candidato republicano intentó primero evadir las preguntas, respondiéndole en tono poco amigable que él no tenía la palabra. Frente a la insistencia del periodista, el candidato solicitó al personal de seguridad que lo retirasen de la sala. Luego de ser expulsado  por la fuerzas, Ramos ingresó nuevamente y con una actitud insistente consiguió que Trump, quien había recobrado la calma, respondiera a sus preguntas.

Antes de los incidentes. Foto: SCOTT OLSON / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP

La situación de tensión vivida esa jornada tuvo repercusiones a nivel mundial, considerándose un claro ejemplo de la actitud xenófoba del candidato, quien no pudo ocultar su agresividad  y soberbia con el periodista mexicano.

La drástica propuesta del candidato puede considerarse peligrosa en una sociedad tan dividida, cosmopolita y con actos de agresividad tan frecuentes, según opinan los comentaristas políticos. Promover ideas en contra de grupos sociales podría llevar a la población a situaciones de violencia engendrados por el odio, que luego se transmite de generación en generación, produciendo daños cada vez más difíciles de revertir. Los reiterados casos de represión policial contra minorías negras, que  han  desatado protestas en Madison, en Ferguson y ahora en una pequeña localidad de Texas, son prueba de esa  escalada de odio. Los hispanoparlantes también son víctimas frecuentes, como lo testimonia el asesinato, en febrero pasado, en la comunidad de Pasco, estado de Washington, de un jornalero rural mexicano, abatido a tiros por un  policía.

El candidato

La asunción de un candidato negro a la presidencia de Estados Unidos hizo pensar en una suerte de reflujo del racismo. Pero ahora surge Donald John Trump. Nacido en Nueva York, descendiente de alemanes y con problemas de conducta en su adolescencia, es un personaje famoso por conducir un reality show de la cadena estadounidense NBC; por ser experto en el mundo de los negocios inmobiliarios, y en este momento sorprende por su aparición en la política.

De todas maneras están más que demostradas sus habilidades para alcanzar el éxito, y en la rueda de prensa en Iowa afirmó que sabe elegir a las personas correctas para trabajar con él. Su destreza para los negocios también se nota a primera vista, a juzgar por los edificios y hoteles “Trump” constrfuidos en prácticamente todo Estados Unidos, pero también a nivel internacional, inclusive en Punta del Este.

Donald Trump seguramente cuenta con muchas cualidades para ser presidente de Estados Unidos; en su página oficial se muestra a sí mismo como “la definición misma de la historia de éxito estadounidense”. Exhibiéndose como un gran empresario, conductor de televisión, escritor de best sellers y cumpliendo con el claro estereotipo de familia norteamericana, sería el candidato ideal para los yankees. Pero como nadie es perfecto, sus agresiones, y su propuesta migratoria muestran la cara dura del candidato, que hoy divide a una potencia.

Mikaela Israel