Intentan derogar el artículo 425 de la Ley de Presupuesto, que permite apelar a la Justicia por medicamentos de alto costo

OJO CON LA LETRA CHICA

El asistente académico del Decano, y Profesor de Forense III y Litigio Estratégico de la Facultad de Derecho, Juan Ceretta.“Comparto con alegría que me llamó el Sr Presidente de la República (Tabaré Vázquez) para informarme que Agustín Cal tendrá el medicamento que necesita. Gracias!”, escribió en su cuenta de Twitter el Presidente de la Fundación Pérez Scremini, Ney Castillo, para introducir un giro de 180 grados en la vida de este niño de 11 años, que padece cáncer cerebral desde 2012 y a quien el Fondo Nacional de Recursos (FNR) le negó el acceso a la medicación para continuar con su tratamiento (véase nota Una de cal y una de arena).

La noticia brindó “tranquilidad” y “felicidad” a la familia Cal y a quienes les demostraron su apoyo. Pero no pasaron más de 24 horas para descubrir que si se aprueba el artículo 425 de la Ley de Presupuesto ya no será posible apelar a la Justicia por medicamentos de alto costo.

Según indicó a SdR el asistente académico del decano, y profesor de Forense III y Litigio Estratégico de la Facultad de Derecho, Juan Ceretta, el artículo 425 exonera al Ministerio de Salud Pública de la obligación de brindar medicamentos que no estén incluidos en el Formulario Terapéutico de Medicamentos (FTM) -o que sí lo estén, pero no para esa patología-. Igualmente, Ceretta dijo que “esa norma existe pero es emanada del ministerio: un juez, ante la contradicción entre una norma constitucional y una del ministerio, prioriza la primera”.

“Si esto se aprueba, la exoneración sería mediante vía legal: los jueces podrían desaplicar una ordenanza pero no una ley. Además, habría que declararla inconstitucional antes de realizar el amparo pero esto insume tiempo que los pacientes no tienen”, expresó.

Cortar por lo sano

Ceretta dijo que desde la Facultad de Derecho y específicamente desde la clínica de litigio estratégico, están iniciando una movilización para que “se tome conciencia por parte de los legisladores y los ciudadanos en general de que no se puede aprobar este artículo como está redactado porque significaría no sólo un problema para acceder a los medicamentos sino un grave dilema para acudir a la Justicia”.

“Llama la atención que no se dedique una ley concretamente para esto y que se incluya en una ley tan compleja y minuciosa como la de Presupuesto que abarca varios puntos”, agregó.

En otro orden, Ceretta manifestó que cuando Vázquez llamó a la familia Cal para darle la noticia de que Agustín iba a recibir el medicamento, “el MSP ya sabía que había perdido el juicio en segunda instancia aunque formalmente no estaban notificados de la sentencia”.

El abogado dijo que el gobierno prefirió realizar un “acto de generosidad” porque “de todas formas lo tenían que pagar por la condena del juez”.

La Facultad de Derecho brinda asesoramiento en acciones de amparo en medicamentos desde 2012. Según dijo Ceretta, “hasta el año 2014 llevamos casi 30 juicios en total y este año tenemos 15 más en trámite. Destacamos que el 90% de ellos fueron ganados”.

Con respecto a los casos más frecuentes, sostuvo que son los del Cetuximab, un medicamento indicado para el último estadio de un cáncer de colon con metástasis hepáticas y pulmonares. Esta enfermedad, según el profesional, requiere que el paciente tenga una predisposición genética llamada k-ras la cual “debe ser de tipo salvaje o no mutado para que el medicamento funcione”.

“Desde el año 2012 conocemos una excepción frente al Cetuximab y luego hubo otra en el transcurso del tiempo. Existen recortes de prensa y hemos interrogado en juicio a las autoridades de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) que han hecho desigualdades  y lo han admitido”, dijo.

Los amparos no solamente son para fármacos no incluidos en el FTM sino que hay otros que sí están insertos pero no para la patología que tiene el paciente.

Según explica Ceretta, “la inclusión en el FTM se hace del fármaco y su relación con la patología. Esto quiere decir que si el paciente necesita ese medicamento que está en el formulario pero no tiene la patología para la que fue incluido, el FNR no se lo brinda”.

El abogado criticó al MSP por no saber cuál es el total de personas que necesitan medicamentos oncológicos además de no estar al tanto de “qué pasó con la evolución de los pacientes a quienes el Ministerio le tuvo que pagar el tratamiento por juicio”.

Herceptin, el medicamento que necesita Agustín Cal

Ceretta agregó que en 2014 se gastaron 4 millones de dólares por sentencia en medicamentos oncológicos. Frente a este dato, SdR se contactó con una farmacia de Montevideo para saber cuál es el costo actual del Herceptin –el medicamento que necesita Agustín-. La droga tiene un valor de  $51.948 y contiene 440 mg del ingrediente activo más una vía solvente de 20 ml. Lo llamativo de este precio es que según un registro de la Administración de Aduana del 20 de marzo de este año, se importa a un precio de 710 dólares (aproximadamente $19.500).

Se realiza un análisis de costo efectividad a los medicamentos

Hasta el año 2010 el FNR y la Comisión Técnica asesora del Ministerio de Salud Pública incluía los medicamentos que eran eficaces y seguros, no había análisis de costos. La manera de ingresarlos en esa época, según Ceretta, “era disfrazar la efectividad, o sea que las comisiones técnicas asesoras cuando se daban cuenta de que tenían eficacia no se reunían y tampoco se pronunciaban, por lo que ese medicamento no se incluía”.

“La verdad en ese caso era que no se deseaba realizar el gasto. Pero más acá en el tiempo, no se pudo obviar más, se empezó a manejar el criterio de costo beneficio como medida de evaluación de los fármacos y su impacto en la sustentabilidad económica”, explicó.

Ceretta señaló que “ahí, pasamos a criterios puramente económicos. Estaría bueno saber si la administración pública –que ahora parece ser tan exigente en el control de costo-efectividad e impacto en la sustentabilidad del sistema-  utiliza esos criterios tan estrictos para tomar decisiones en otros gastos del Estado. No conozco otro Ministerio que lo haga o por lo menos (esos criterios) no son públicos”.

El reclamo de la familia Cal

El miércoles 2 de setiembre a primera hora de la tarde, el Tribunal de Apelaciones en lo Civil de 1º turno dictó sentencia definitiva en el caso Agustín Cal. Esta confirmó la condena al MSP a proporcionar el medicamento Trastuzumab (Herceptin).

La sentencia fue notificada ese día a la apoderada y representante legal de la familia, la doctora Mariana Blengio. Ya dictada la misma, el Tribunal de Apelaciones en lo Civil recibió en horas de la tarde el desistimiento del MSP al recurso de apelación.

Frente a esto, el padre de Agustín, Carlos Cal, dejó en claro a SdR que “el Estado desistió de la apelación luego de haberse dictado la sentencia de segunda instancia” y que la jueza y un Tribunal de Apelaciones dictaminaron positivamente a favor de Agustín por “la argumentación y pruebas contundentes”.

El pasado viernes 4 de setiembre, Blengio fue notificada del desistimiento del MSP luego de la sentencia definitiva. El fallo de segunda instancia dictado por los doctores Nilza Salvo, Alicia Castro y Eduardo Vázquez confirma la sentencia de condena al Estado, oportunamente dictada por la jueza de primera instancia de 1º turno Doctora María Isabel Vaccaro -del 14 de agosto-.

Según Cal “el Tribunal de Apelaciones entendió en un fallo extenso y debidamente fundado que la ‘objeción a dar el medicamento alegada por el MSP fue meramente formal’ y que se desvanece de a poco ya que advierte que el medicamento está registrado en nuestro país, que el registro no limita su comercialización a una patología determinada, que es posible su venta bajo receta y que el tratamiento que se está llevando a cabo no sólo no implica riesgo para la salud del menor, sino que lo ayuda a detener el avance del ependimoma anaplástica que padece”.

“La fuerte argumentación jurídica y la extensa y completa prueba aportada por la defensa fue determinante para ganar el juicio al Estado en las dos instancias. El Tribunal destacó que la prueba fue ‘contundente’ al señalar que su pertinencia ‘no fue controvertida por el Ministerio de Salud Pública’”, finalizó.

Marcos Harispe