Clubes europeos gastaron más de 3.000 millones de euros en transferencias de futbolistas

NEGOCIOS DE VERANO

 

Presentación de Arda Turan en Barcelona. AFP PHOTO / LLUIS GENE

El mercado de transferencias es, junto a la venta de derechos televisivos, el negocio que más dinero maneja el mundo del fútbol y en Europa genera gran expectativa por los millones de euros que vienen y van, más allá de las restricciones impuestas por la FIFA. Solamente en la Premier League británica, las transferencias del verano europeo generaron inversiones equivalentes a 1.170 millones de euros, lo que supone un récord a nivel mundial.

Entre las cinco principales ligas de Europa (Inglaterra, España, Italia, Alemania y Francia), se invirtieron aproximadamente 3.036 millones de euros entre el 1 de julio y el 31 de agosto de este año.

A la delantera

Luego de firmar un nuevo y jugoso contrato de derechos televisivos para las próximas tres temporadas, la Premier League inglesa se dio el lujo de volver a batir su propio récord en fichajes, para el cual todos los clubes aportaron su cuota, incluyendo los recién ascendidos.

Los grandes animadores del mercado inglés este año fueron los equipos de Manchester. El City invirtió 209 millones de euros para incorporar a siete jugadores, entre ellos el belga Kevin De Bruyne (74) y la joven promesa del Liverpool Raheem Sterling (66,5). El United de Louis Van Gaal por su parte, gastó 178 millones de euros, para hacerse con los servicios de Antony Martial (80) y Memphis Depay (38), entre otros.

A pesar de ser la liga que mayor atracción genera y la que más dinero invierte, la Premier League aún tiene en el debe regresar a sus equipos a lo más alto del fútbol del viejo continente, donde actualmente se codean Barcelona, Real Madrid y Bayern Munich, en un nivel por encima de los demás.

Más que en 2007

En España, el mercado de verano del 2015 también supuso un nuevo récord para la liga local, con una inversión total de 571 millones de euros. Sorprendentemente, el equipo que más invirtió en este período de pases fue el Valencia, que desembolsó 142 millones, completando el podio de los grandes inversores del mercado europeo, sólo por debajo de los equipos de la ciudad de Manchester.

En el otro extremo, el Barcelona, que había sido de los que más gastó en la pasada temporada, incorporando entre otros,a Luis Suárez por 81 millones, esta vez se limitó a fichar a Arda Turan (41) y Aleix Vidal (17), ya que una sanción impuesta por la FIFA impide a los catalanes comprar jugadores hasta enero de 2016. Por esta razón, tanto Turan como Vidal quedarán al margen de todas las competiciones hasta el inicio del año próximo.

Antes de este nuevo registro histórico, el récord de inversiones en el fútbol español se había dado previo al inicio de la temporada 2007/2008, cuando llegaron jugadores de la talla de Thierry Henry, Arjen Robben y Diego Forlán, y se había alcanzado la suma de 547 millones de euros.

El resto de los grandes inversores europeos se reparten entre las ligas de Alemania, Francia e Italia. Particularmente en esta última, el gasto del recientemente finalizado período de pases se cerró en 576 millones de euros, superando incluso a la Liga BBVA española.

El top 10

Como no podía ser de otra manera, la lista de los diez fichajes más costosos del último mercado es protagonizada por los clubes ingleses.

El joven delantero francés Antony Martial fue el más valioso, ya que el Manchester United pagó 80 millones de euros, según la prensa inglesa, mientras que lo siguen Kevin De Bruyne (74) y Raheem Sterling (66,5), ambos incorporados por su rival de ciudad, el Manchester City.

El top 10 lo completan Ángel Di María (60), Nicolás Otamendi (45), Cristian Benteke (44), Arda Turan (41), Roberto Firmino (40), Paulo Dybala (40) y Julian Draxler (40).

Compatriotas de exportación

Los jugadores uruguayos también fueron protagonistas en el mercado europeo, aunque no de la misma forma en que lo fueron en años anteriores, como ocurrió en 2014 cuando el traspaso de Luis Suárez de Liverpool a Barcelona fue el más costoso del mercado (81).

Algunos compatriotas se mudaron de club permaneciendo en el fútbol del viejo continente, como es el caso de Christian Stuani, Maximiliano Pereira, Jonathan Rodríguez, Damián Suárez, Miguel Britos y el “Diente” López, mientras que otros, como Gastón Pereiro y Carlos De Pena, comenzaron su primera experiencia europea.

A su vez, se da el caso de Sebastián Coates, quien jugó la pasada temporada a préstamo en el Sunderland, y su ficha fue comprada definitivamente por el conjunto inglés hace algunas semanas.

Por otra parte, existieron especulaciones hasta el último día sobre un posible traspaso de Edinson Cavani al Arsenal, pero el goleador finalmente se quedará en el París Saint Germain para la temporada recientemente comenzada.

El “Caso De Gea”

Un hecho puntual y que quedará grabado como un registro de lo que no debe hacerse en una negociación, fue lo ocurrido entre Real Madrid y Manchester United. Los “merengues” pretendían hacerse con los servicios del arquero español David De Gea, mientras que, a cambio, los “diablos rojos” habían accedido a quedarse con Keylor Navas, el portero costarricense del conjunto blanco.

Sin embargo, ciertas modificaciones de último momento en el contrato que firmarían ambos clubes para intercambiar a sus guardametas, llevaron a que la documentación no fuera presentada a tiempo en el registro electrónico de la FIFA, e insólitamente, por sólo unos minutos de atraso, ambos jugadores se verán obligados a permanecer en sus clubes, a pesar de que ya tenían armadas las valijas para emigrar.

El Fair Play “suavizado”

En el año 2011, la UEFA puso en marcha las reglas del denominado “juego limpio financiero”, que obliga a los clubes clasificados para las competiciones europeas a demostrar que no tienen deudas pendientes con otros clubes, con sus jugadores o con las autoridades tributarias, antes del inicio de cada temporada.

Cuando se puso en marcha esta medida, la UEFA requería a los clubes mantener el “punto de equilibrio”, lo que implicaba que en cada mercado de transferencias debían igualar sus gastos con sus ingresos.

Pero esta norma fue tomada como una ofensa por los clubes más poderosos a nivel económico, sobre todo en los casos de aquellos que aumentaron notoriamente su capital en los últimos tiempos debido a la injerencia de los jeques árabes en el fútbol europeo.

Manchester City y París Saint Germain fueron los primeros grandes perjudicados, ya que ambos se encontraban en vísperas de dar el salto a lo más alto de Europa, pero las restricciones del juego limpio financiero les impedían seguir comprando sin vender a cambio.

Ante esta situación, varias agrupaciones de aficionados de ambos clubes iniciaron procesos judiciales contra la UEFA, alegando que la norma atenta contra los derechos de libre circulación de trabajadores, servicios y capitales y el derecho de competencia protegido por la Unión Europea.

En este marco, la UEFA resolvió en junio de este año “suavizar” las restricciones impuestas en 2011, según palabras de su presidente, Michel Platini, para “aumentar la competitividad” en las grandes ligas del viejo continente, razón por la cual los clubes pudieron volver a invertir en grandes cantidades este verano sin necesidad de desprenderse de sus principales figuras.

Ignacio Pittamiglio