Salto da pasos en proyectos de urbanización

OBRA EN CONSTRUCCIÓN

Ciudad de Salto/Foto: gentileza intendencia de Salto.

La ciudad de Salto posee un nivel paisajístico y arquitectónico muy valioso, que se ha ido cuidando al paso del tiempo. Pero esto no impide que la ciudad siga creciendo, lo hace de manera moderada. Con las nuevas tendencias de construcción existen procesos y temas urbanísticos delicados, como son los “cambios de escala” de los emprendimientos, sean edificios en altura, conjuntos de vivienda de interés social, iniciativas infraestructurales, emprendimientos logísticos y de servicios, o desarrollos turísticos. Para preservar esto, se requiere de  una serie de condiciones que toda persona que quiera construir debe acatar. Para que se cumpla con las determinadas condiciones, el gobierno departamental y el gobierno nacional presentaron en  2012, una propuesta de ordenamiento territorial del plan local de ordenamiento territorial y desarrollo sostenible de la ciudad de Salto y de su microrregión.  Este fue un convenio entre el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) y la Intendencia Departamental de Salto.

La intendencia, mediante una asamblea, resolvió revisar el plan, porque el existente no resguarda la edificación en la ciudad. Tampoco es proactivo, en el sentido de generar oportunidades para que el desarrollo urbano continúe. Entre los objetivos de esta nueva propuesta, está regular aspectos urbanos específicos de competencia del gobierno departamental de Salto, para que exista un mejor desarrollo local, zonal y micro regional, orientar y ordenar los procesos territoriales, facilitar la acción de la sociedad civil y de los operadores privados y públicos en su manejo del territorio, promover un sector logístico dentro de la ciudad, el impulso del distrito académico, que comprende la zona de la Universidad de la República, el Liceo Nº 1 IPOLL, la biblioteca departamental, la Universidad Católica y transformar el edificio de Agencia Central en un centro cultural. Asimismo, impulsar en la zona este de la ciudad, desarrollo y edificación de altura, generando oportunidades para hacer algunos desarrollos inmobiliarios importantes, que den vida a la zona.

Rogelio Texeira, arquitecto y uno de los directivos de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), cuenta que en la zona del monumento a García Lorca, en Costanera Sur, se prevén importantes cambios; pero que “el plan nuevo no se mete con las zonas inundables, y aquí hay algunas zonas inundables que deberían ser estudiadas”, como también los propios cursos de agua que se encuentran dentro de la ciudad. Además, el plan propone tener en cuenta el paisaje con la identificación de unidades y micro paisajes  existentes ,que sean de una importante significación cultural y natural; esto también dará pie a posibles estudios paisajísticos en caso de nuevos emprendimientos en ámbitos urbanos, rurales productivos o naturales de valor para la ciudad y la población.

Con relación al medio ambiente, se quiere comenzar a mejorar el manejo de locaciones y medio ambiente del territorio, en la promoción de tecnologías constructivas, de acondicionamientos naturales, de energías descentralizadas, para que Salto sea una ciudad más ecológica.

También se viene trabajando en algunas cosas que “me parece que son cabales para Salto como es el Programa de Actuación Integrada (PAI) ´Cuatro Bocas´,;es una herramienta que tiene la Ley de ordenamiento territorial. Con la aplicación que había tradicionalmente de la ley de centros poblados, se estaba buscando una solución a los problemas que se generaban con la urbanización. Comprendía el fraccionamiento, se colocaba la infraestructura de la luz, el agua, las calles, el saneamiento y luego los servicios sociales como las escuelas y policlínicas. Ahora la ley obliga a generar una infraestructura que contempla agua potable, saneamiento, energía eléctrica, las calles, entre otras cosas”, relató Texeira, al tiempo que agregó que PAI lo que intenta, mediante la concentración pública y privada, es que en un polígono definido que comprende el arroyo Ceibal, Av. Carlos Reyles, Av. Gobernador de Viana y Ruta 3, con una superficie de 90 hectáreas, se desarrolle una urbanización que permita la expansión de la ciudad, que ya tenga los problemas de urbanización solucionados, como los son saneamiento, agua potable, desagües pluviales. Se espera que esto sea rentable tanto para los privados como para el Estado.

Todo el que no cumpla con lo que se propone el plan una vez aprobado, tendrá una serie de sanciones, asi como aquellas obras irregulares que se realicen sin permisos de construcción. Habrá inspecciones periódicas para cumplir con lo propuesto: se instruirá a las oficinas y servicios competentes, se aplicarán los correspondientes controles administrativos y funcionales, las afectaciones en las diversas áreas declaradas Paisaje Protegido, las afectaciones al patrimonio arquitectónico, la instalación o desarrollo no autorizado de usos potencialmente molestos y/o de impacto ambiental, entre otras faltas que puidieran violar este plan.

Texeira cree “que el plan va a depender de que la intendencia lo siga impulsando. El plan ordena muchas cosas, hay cosas para ajustar y otras para discutir, hay que tener mucha voluntad política para eso y mucho respaldo político. Me parece buena cosa que la planificación se haga, pero sobre todo que se gestione el cumplimiento de la misma”.

Mientras, los que discrepan, como la bancada del Partido Colorado  en la Junta Departamental, dicen que “el Frente Amplio pone trabas,a una construcción que generará mano de obra y avance a la ciudad”, refiriéndose a la situación del edificio ubicado en calle Artigas y 18 de Julio, en la que integrantes del Partido Colorado expresan “que la construcción es necesaria, por la mano de obra que genera y porque hace años que no se construye nada importante en Salto; el último proyecto que se iba a generar se frustró en la pasada administración del Frente Amplio”.

Valentina Noboa