Lo que el gobierno destina a la Universidad

RECUENTOS DE MIGAJAS

En este nuevo proyecto de ley de presupuesto, de los 8.572 millones de pesos que solicitó la UdelaR, el Ejecutivo propone asignarle 933 millones, apenas algo más del 10%. El Parlamento no puede aumentar las partidas asignadas en el mensaje, y si bien puede redistribuir losdineros, en lo que respecta a la universidad la diferencia entre ambos montos parece insalvable.

En 2005, con la llegada de la coalición de izquierda al gobierno, los recursos públicos destinados a la educación representaban el 3,2 del Producto Bruto Interno. Tras 10 años de gobierno del Frente Amplio éstos ascienden al 4,5%.

En el primer gobierno de Tabaré Vázquez, de los incrementos presupuestales para el quinquenio 2005-2009 la educación representó el 42%. De 2010 a 2015, ya en el gobierno de José Mujica, la educación representó el 37% de los incrementos del período. En un nuevo proyecto de ley presupuestal, con la novedad de un presupuesto elaborado para dos años, los incrementos que el Ejecutivo pretende asignar para 2016-2017 llevarían la inversión pública en educación al 4,7% del PIB. Los sindicatos de la educación y gremios estudiantiles, por su parte, reclaman un 6% del PIB para ANEP-UdelaR, que representan el 83,3 % de la inversión educativa a 2015. Para estas instituciones los incrementos globales en educación le significaron pasar de obtener un 2,9% a un 3,8% del PIB en los diez años de gobierno frenteamplista. La Universidad de la República en particular, ha tenido en estos diez años un incremento del 117% de sus recursos.

El pedido de la UdelaR

Son seis los programas transversales para los cuales la universidad pide asignar aumentos en este período, y son sólo dos los contemplados en el proyecto que ahora está a estudio del Parlamento, con cifras muy inferiores a las solicitadas. Por un lado, se le asignarán a la institución 663 de los 3.521 millones de pesos solicitados para “Adecuación salarial”. Con este 18,8% de lo solicitado la Universidad tendrá dificultades para retener al personal calificado en la institución y para actualizar los salarios de acuerdo a la inflación. Por otro lado, se asigna un 26,5% de lo solicitado por la institución para “Investigación y fortalecimiento de posgrados”, es decir, 270 de los 1.020 millones de pesos que se pedían para este programa.

Los restantes cuatro programas recibirían 0 % de aumento, nada. En el proyecto del gobierno no se contempla la ampliación de la política de becas estudiantiles ni la creación de nuevos turnos, que permitan cursar a los estudiantes que trabajan. Tampoco está contemplado el mejoramiento de la relación docente-estudiantes para atacar la masividad, ni el levantamiento de los cupos al ingreso a distintas carreras, que dejarían así a 18.000 estudiantes fuera de la Universidad en el próximo quinquenio.

Me derrumbo

La creación del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), que agrupa a todas las instituciones sanitarias publicas y mutualistas, en 2007 dejó por fuera al Hospital de Clínicas (HC). Esto implica que recibe la mayor parte de sus recursos a través de la Universidad de la República y que ASSE no le destina recursos por la atención de pacientes, como al resto de los hospitales. En su lugar, por presupuesto de salud se le destina un monto para insumos, que aumentará en 2016 en 55 millones de pesos, cifra insuficiente si se considera que la postergada inserción del hospital universitario al SNIS, implicaría una transferencia de uno 100 millones de dólares anuales, teniendo en cuenta su población de referencia.

Para el bienio 2016-2017, el HC solicitó, por presupuesto educativo, 479 millones de pesos en gastos e inversiones ,de los cuales en el proyecto de ley del Poder Ejecutivo se asignan 55 millones en 2016, llegándose a 110 millones en 2017. Para la primera etapa de la reforma edilicia que el hospital necesita, se solicitaron 308 millones de pesos, que el gobierno no asignará. El Consejo de la Facultad de Medicina manifestó, en resolución del pasado 9 de setiembre, que la docencia y asistencia desarrolladas en el hospital “se vuelven insostenibles” y que “en las sucesivas leyes de presupuesto se le ha otorgado al Hospital de Clínicas montos muy inferiores a los solicitados y necesarios para su funcionamiento”. Sostiene además que de lo solicitado por la UDELAR para el Clínicas en 2016, recibirán sólo el 13% “peligrando la continuidad de la institución”.

Leonardo Herrera