Informe de la INDDHH sobre el desalojo del CODICEN

CORTOCIRCUITO INSTITUCIONAL

Juan Faroppa y Mirtha Guianze. Foto: inddhh.gub.uy

Un informe oficial de la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH) respaldó el accionar policial en el desalojo del local central del CODICEN ocupado por estudiantes, y atribuyó el origen de la violencia a grupos de personas apostados en el exterior. Sin embargo, el documento no fue consultado ni avalado por la totalidad de los miembros de la dirección de la INDDHH, según pudo saber SdR después de distintas consultas. La redacción del cuestionado informe, publicado en la pagina web del organismo (www.inddhh.gub.uy) es atribuida al presidente de la INDDHH, Juan Faroppa.

En la noche del 22 de setiembre, tras cuatro días de ocupación del Consejo Directivo Central (CODICEN) por parte de gremios estudiantiles, se montó un operativo policial para desalojar el edificio ubicado en Av. Libertador. La policía accedió al lugar y procedió a la desocupación de los estudiantes. La situación se volvió violenta, dejando un saldo de 12 detenidos y varios heridos entre civiles y policías.

La INDDHH publicó en su página oficial el 25 de setiembre un informe sobre los incidentes en el edificio del CODICEN. El día anterior al procedimiento de desalojo, la INDDHH recibió un llamado del abogado del CODICEN, en nombre de su presidente, para invitar a la Institución a participar como “observadora del procedimiento” en el caso de que se produjera la desocupación, según lo expresó el informe. El presidente de la Institución, Juan Alfonso Faroppa, accedió a la propuesta, pero con la condición de participar exclusivamente como observadora, “y nunca mediadora o negociadora”.

Faroppa se hizo presente en el edificio en la noche que la policía procedía a actuar, para observar cómo se desarrollaban las acciones. En base a las observaciones que realizó la INDDHH representada por su presidente, se realizó el informe. (Véase texto completo de la publicación).

En el documento se concluye que “objetivamente no existió, por parte de las fuerzas policiales, un uso sistemático, masivo e intencional de la fuerza abusivo y/o excesivo”. Y agrega que “la respuesta policial, por parte de la Guardia Republicana fue, en general, proporcional al nivel de agresión generado por algunos manifestantes”.

Fuentes allegadas a SdR expresaron que hay molestias dentro de la INDDHH porque la publicación del informe no representa directamente a la misma y no fue producto de un consenso. En comunicación con Mirtha Guianze, directora de la INDDHH, que se encuentra en Brasilia, la ex fiscal penal informó a SdR que, por el momento, no va hacer comentarios sobre el informe, ya que no sabe quién autorizó a publicarlo. Por su parte, Juan Raúl Ferreira, director de la INDDHH, pidió que se le respetara su posición de no dar declaraciones. Juan Faroppa no pudo ser ubicado por SdR para confrontar estas versiones que cuestionan el carácter oficial de la publicación.

En distintos círculos, gremiales, estudiantiles, políticos, causó asombro el tono del informe de la INDDHH, y las conclusiones del observador, cuando otras versiones, con nuevos detalles de los hechos, cuestionaron seriamente la versión policial, que el comunicado hace suyo en algunos aspectos, como el origen de los incidentes, o la ausencia de brutalidad policial en el interior del local al comienzo del desalojo. El abogado que representa a los estudiante, él mismo víctima de agresión policial, afirma que Faroppa no sólo observó sino que también medió y negoció. (Véase Algo más que un observador)

Valentina Caredio /Diego Coumas