Actores políticos e imparcialidad: los grandes ausentes del desalojo del CODICEN

ALGO MÁS QUE UN OBSERVADOR

 

Durante el desalojo en el CODICEN. Foto: Cobertura colaborativa de RebelArte y Manifiesto

Los incidentes generados durante el desalojo del edificio del Consejo Directivo Central (CODICEN), llevado a cabo el martes 22 de setiembre, produjeron discrepancias entre las partes involucradas. La función de observadora por parte del Instituto Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (INDDHH), fue cuestionada por parte de Pablo Ghirardo, abogado de los estudiantes, quien también objetó la ausencia del cuerpo político durante el operativo policial.

El desinforme publicado

El INDDHH publicó el 25 de setiembre un informe, en calidad de observadora, sobre los incidentes ocurridos en las oficinas del CODICEN y sus alrededores. La Administración Nacional de la Educación Pública (ANEP) y el Ministerio del Interior le propusieron días antes participar como observadora en el caso que se concretara el desalojo. La INDDHH aceptó la propuesta con la condición de no ser mediadora ni negociadora. Juan Faroppa, presidente de la Institución, fue quien concurrió al lugar para ejercer la función propuesta. Consultado el abogado de los estudiantes, Pablo Ghirardo, sobre la presencia de Faroppa como observador, expresó que no solo desarrolló esa función sino que también actuó como mediador. “No es muy de observador imparcial una persona que es pedida justamente por una de las partes”, sostuvo el abogado, y agregó que el presidente de la INDDHH traspasó las funciones de mero observador ya que en las horas previas al desalojo, fue quien llevó a cabo las negociaciones.

El inspector Perdomo, el inspector Ferreira, el comisario Acosta y Juan Faroppa llegaron al edificio del CODICEN a las 19.30 hs. del martes 22 con la orden de desalojo firmada por el Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, en la que el Ministerio del Interior solicitaba el procedimiento. Ghirardo recibió el documento y la propuesta por parte del presidente de la INDDHH de mediar una mesa de negociación para desocupar las oficinas que no fueran del CODICEN, a cambio de una instancia de negociación en el Ministerio de Trabajo (MTSS) con la presencia del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). El abogado se dirigió hacia los estudiantes y por amplia mayoría decidieron en Asamblea aceptar la negociación, confirmó Ghirardo. El abogado le transmitió la decisión a los inspectores y al observador, y se abrió un impasse de 40 minutos. Fue Faroppa quien se dirigió al Ghirardo para comunicarle que no se llegó a la negociación y minutos después se procedió a la intervención policial.

Desatados los incidentes en el exterior, Faroppa y Ghirardo se dispusieron a salir del edificio. Ya en la calle, el abogado de los estudiantes fue agredido por la Guardia Republicana frente al presidente de la INDDHH. En el informe publicado por la Institución se manifestó que “la respuesta policial, por parte de la Guardia Republicana fue, en general, proporcional al nivel de agresión generado por algunos manifestantes”. Sin embargo Ghirardo no agredió a la policía, sino que estaba “tratando de calmar los ánimos”, y expresó que “cuando es agredido hasta el abogado, la gente piensa `acá está todo jugado´”.

Falta de claridad política

El sábado 19 de setiembre, cuando se procedió a sitiar el edificio por parte de la policía, y en la noche del martes 22 del mismo mes, durante el desalojo, no se presentaron en el lugar ni el secretariado del PIT-CNT ni algún integrante del cuerpo político, afirmó Ghirardo. Y añadió que “es inédito que los desalojos se den sin presencia política. La policía nacional no está preparada para negociar en un conflicto social, no es su función. Quienes tienen esa función son las autoridades del Poder Ejecutivo, las autoridades del Poder Legislativo, que no lo hicieron”.

El día anterior al desalojo se hicieron presentes en el edificio cuatro parlamentarios oficialistas, Ivonne Passada, Constanza Moreira, Gonzalo Civila y Sebastián Sabini, comprometiéndose con los estudiantes que “en caso de un desalojo, ellos iban a estar allí”. Sin embargo al momento del operativo policial no se hicieron presentes. La senadora Ivonne Passada se comunicó repetidas veces con Ghirardo durante los cinco días de ocupación. “Casualmente ella me llamaba cuarenta minutos antes de que apareciera la policía en el CODICEN, lo hizo el sábado y lo volvió a hacer el martes, lo cual me preocupa más. Una vez puede ser casualidad, ya dos veces no puede ser”, manifestó el abogado. Y expresó su preocupación por la ausencia del poder político, ya que fue quien resolvió el procedimiento y no se hizo presente. ”En ningún momento fueron claros, el único que fue claro fue Juan Faroppa que dijo `no se llegó a la negociación´”, agregó.

Valentina Caredio / Diego Coumas