Primer ballotage en la historia de Argentina

SEGUNDO ROUND

Cara a cara en la segunda vuelta. Foto: PHOTO DESK / AFP

Tras unas ajustadas e inesperadas votaciones en Argentina, los dos candidatos más votado se enfrentarán, por primera vez, en una segunda vuelta. El gobernador de provincia, Daniel Scioli, y el jefe de gobierno de la capital, Mauricio Macri, se encontrarán nuevamente el 22 de noviembre para concretar el ballotage y definir quién será el presidente que asuma el 10 de diciembre.

La segunda vuelta o ballotage, se habilitó en 1994, con la reforma de la Constitución Nacional. La del 2015 será la primera vez que se concrete este suceso, ya que en el pasado  hubo dos posibilidades de segunda vuelta, pero finalmente ninguna se realizó. En 2003, Néstor Kirchner y Carlos Menem deberían haber sido la dupla a competir, pero el riojano ex presidente renunció. El otro ballotage sin éxito fue  en 1973, cuando Ricardo Balbín se bajó de la carrera frente a Héctor Cámpora.

Aproximadamente 30 millones de argentinos estaban habilitados para votar en las elecciones y  elegir al gobernante que los presidirá desde diciembre de 2015 hasta 2019. El sufragio es obligatorio para quienes tienen de 18 a 69 años y optativo para aquellos de 16 y 17 y también para los mayores de 70; entre ellos votaron el 79%.

En el último domingo de octubre, los argentinos también debían elegir quienes renovarían el senado nacional en ocho provincias, y gobernadores, alcaldes y legisladores de once provincias.

La campaña por el sillón presidencial puede ser una de las más largas que se recuerden desde que el kirchnerismo gobierna el país, y promete ser una de las más disputadas. Los resultados anticipan un cabeza a cabeza entre la coalición opositora Cambiemos, liderada por  Macri, y el Frente para la Victoria (FpV) por Scioli. A pesar de lo que manejaban varias encuestadoras, el FpV no alcanzó la mayoría de votos para ganar en primera vuelta. Así, el bloque opositor, propinó un batacazo para medios y encuestadoras, que prácticamente no daban posibilidades de tan estrecha diferencia.

Los datos oficiales marcaron una mínima ventaja de Scioli frente a Macri. El candidato de FpV obtuvo 36,9% de los votos y el de Cambiemos 34,3%, una ventaja menor (2,6%) de la que se preveía. Sergio Massa, candidato de Unidos por una Nueva Alternativa (UNA) recibió el 21,23% de los votos, sufragios que podrían definir el resultado de la segunda vuelta. A pesar de que el FpV fue el partido más votado, se lo puede considerar como una gran derrota ya que perdió gobiernos provinciales y la mayoría absoluta en la Cámara de diputados, sin embargo pudo mantener la supremacía en Senadores.

Una de las provincias en la que no contará más con la dirección del FpV, que significó el trago más amargo de la noche, fue la de Buenos Aires. Después de 20 años al mando por parte del partido oficialista, María Eugenia Vidal de Cambiemos, se alzó con la victoria ante el actual jefe de gabinete kirchnerista, Aníbal Fernández. Vidal obtuvo el 39,49% frente al 35,18% de Fernández.

Para seguir agregándole más condimentos a la contienda presidencial que se aproxima, Scioli, en conferencia de prensa, consultado por un posible debate, expresó que “ya le había dicho (en referencia Macri) que si había balotaje era importante dar un debate”, sin embargo la silla del candidato de la FpV estuvo vacía en el debate al que acudieron todos los candidatos a la presidencia. Macri aceptó la propuesta, declarando en conferencia de prensa que “ya hemos contestado que sí al tema del debate, así que el tema no se discute“.

Diego Coumas