Falleció Pablo Carlevaro: una pérdida inconmensurable

ADIÓS CON HONORES

Pablo Carlevaro en el Paraninfo, mientras recibía el título de Doctor Honoris Causa. Foto: Portal de la Universidad

El profesor y doctor Pablo Carlevaro, ex decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República (Udelar), Doctor Honoris Causa y fundador del Proyecto Apex-Cerro, falleció, a sus 87 años, el sábado 31 de octubre. Sus restos fueron velados el mismo día en la empresa Abbate y en la mañana del domingo la facultad que dirigió durante doce años le dio su adiós.

Su extensa trayectoria científica y docente se remonta al año 1947, cuando ingresa a la Facultad de Medicina. Desde el primer momento, estuvo muy presente en ciertos períodos críticos de la vida universitaria y tuvo una intensa actuación gremial en la Asociación de Estudiantes de Medicina (AEM), de la que fue secretario general de 1950 a 1951. Antes de titularse como médico, fue profesor de Biofísica, primero como colaborador honorario, a partir del año 1949, y en 1962 obtuvo por concurso el cargo de profesor titular.

En 1969 fue electo decano de la Facultad, cargo que ocupó hasta 1973. En este período, su mayor aporte en el plano pedagógico fue la elaboración del Plan de Estudios de 1968, vanguardia en América Latina. Con este Plan se introdujeron materias como Biología, Matemáticas, Psicología y Sociología. Además, ya en el primer año el estudiante conocía la realidad social y tenía experiencias de campo.

Cuando se instauró la dictadura militar se encontraba en Argentina por asuntos familiares y fue alertado de no volver al país; allí estuvo detenido unos días. Luego se exilió en Cuba, donde vivió cinco años, y posteriormente en México. En 1985, junto con la democracia, volvió a Uruguay y fue nuevamente electo decano, hasta 1992, cuando cumplió 65 años y debió jubilarse de acuerdo a los reglamentos de la Facultad.

En esa oportunidad como decano promovió la enseñanza activa con foco en la comunidad para desarrollar las tres funciones universitarias (enseñanza, investigación y extensión). Con esto, los ámbitos de enseñanza de la Facultad de Medicina se extendieron a las policlínicas barriales. “La bata te da poder. Cuando los estudiantes van a la comunidad son visitantes y no andan vestidos de bata”, dijo en una entrevista con el Portal de la Udelar.

En 1993 creó el Programa Aprendizaje y Extensión (Apex) en el Cerro de Montevideo. Surgió por un llamado de la Fundación Kellogg a instituciones educacionales del área de la salud de América Latina para financiar proyectos de carácter multiprofesional y docente asistencial. El programa conjugaba las tres funciones de la Universidad, a las distintas instituciones universitarias dedicadas a la medicina y a las intendencias y ministerios relacionados.

El 13 de junio de 2014, ante un Paraninfo repleto, recibió el título de Doctor Honoris Causa que la Udelar le concedió por iniciativa del Instituto Escuela Nacional de Bellas Artes, la Facultad de Medicina y la AEM. En el homenaje, el actual decano, Fernando Tomasina, destacó que en todos los ámbitos del pensamiento, Carlevaro fue “colectivo, crítico y a la vez extremadamente respetuoso de la diversidad y de la participación de cada uno”.

En su discurso, el galardonado expresó que “lo esencial del quehacer enseñante se da en la intimidad educativa” y, entre sus diversas modalidades, destacó la importancia de la enseñanza activa. También se refirió a otro de sus pilares del aprendizaje universitario: la actividad en la comunidad. “Allí se aprende lo que no se puede apuntar en una libreta; lo aprendido se incorpora al alma y para siempre”. Y agregó que “la relación con la gente, humaniza”.

Pablo Carlevaro fue un referente histórico de la medicina uruguaya, un símbolo del militante universitario y un comprometido por la enseñanza del país. No solo se formó como notable científico estudiando entre los libros y en las aulas, sino también entre la gente y en las grandes huelgas.

Noelia Martínez