“El ecosistema y la economía digital en América Latina” de Raúl Katz

MUNDO FACE

Raúl Katz. Foto: mintic.gov.co

América Latina está cerrando el ciclo de los comodities (materias primas o bienes primarios) y el futuro económico de la región depende de cómo articular una visión de desarrollo con una política social alrededor del sector digital”, es una de las premisas de la más reciente investigación del argentino Raúl Katz, profesor adjunto en la División de Economía y Finanzas de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia.

El estudio surgió a partir del reconocimiento de la falta de una aproximación política y genérica sobre la economía digital, y fue patrocinado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), el Centro de Estudios de Telecomunicaciones de América Latina (Cet.la) y la Fundación Telefónica.

La presentación del libro que recoge esa investigación, “El ecosistema y la economía digital en América Latina”, se realizó ante el público uruguayo el día 29 de octubre en el Salón de Actos de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República.

Lo importante del trabajo, para el profesor, fue que si bien comenzó con una postura cuantitativa del ecosistema digital de América Latina, también permite conocer el contexto socioeconómico. Katz explica, por ejemplo, que el crecimiento económico de las principales economías de la región entre 1995 y 2012 se debe en un 0,5% al capital de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC). Un 4,3% de las contribuciones al PIB latinoamericano surge de la digitalización.

Juan Jung, director de Políticas Públicas de Asiet, expresó en la presentación que “la economía digital ya es muy relevante en América Latina, genera más de 900 mil empleos anuales”, y agregó: “Todos los actores sociales deben plantearse el desafío de conectar a la sociedad, de implementar soluciones tecnológicas como forma de mejorar la calidad de vida de la gente”.

El problema está, según Raúl Katz, en que la producción de contenidos latinoamericana está atrasada en comparación con otras regiones: de los 100 sitios más populares, solo 26 son de contenido local. “Facebook es el punto de acceso a Internet. América Latina es el caso más alto a nivel mundial (de uso de la red social). Esto nos demuestra la globalización del consumo. Globalizamos el consumo, pero consumimos cosas de afuera porque tenemos un déficit en la producción regional”.

Más allá del atraso, Katz también contó que en 2013, cinco países de América Latina tenían un índice de digitalización similar al de los países desarrollados. Estos eran Argentina, Chile, Costa Rica, Paraguay y Uruguay. Si bien aún no se conoce la cifra de 2014, se sabe que otros se sumaron al grupo de los más digitalizados. “Uno de los parámetros comunes, y muy importante, tiene que ver con el sector de las políticas institucionales. Cuando hacemos un cambio en las políticas públicas, se tiene un impacto inmediato en el vector de desarrollo de la digitalización”.

Un Estado con rol de agente promotor, un entorno seguro para la inversión, la identificación de áreas de desarrollo y servicios locales que complementen lo global, son algunos de los principales retos que, según el estudio, debe plantearse América Latina para fomentar su ecosistema digital. “El problema de América Latina es la falta de capital para el desarrollo, por ejemplo, de aplicaciones. Tenemos mucha creatividad, pero lo que también existe es un falla de coordinación: falta acceso a capital económico y humano para crear nuevas plataformas”. A esto, Katz agregó que su hipótesis “no es que no estemos invirtiendo suficiente (se invierten 20 mil millones de dólares al año en economía digital), sino que no lo estamos invirtiendo bien. No hay eficiencia en el uso de esos recursos”.

Rosalía Souza