Proyecto Orientando Orientales

BUSCANDO LA VOCACIÓN

Clausura de Orientando Orientales 2015 en el Parque Rodó. Foto: SdR

Se realizó en el anfiteatro del Rincón Infantil del Parque Batlle el cierre del proyecto Orientando Orientales, un programa de responsabilidad social empresarial que realiza la clínica Di Mauro–Davrieux desde hace cinco años. El mismo es auspiciado por distintas empresas que se encargan de llevar orientación vocacional gratuita al interior. Consultado acerca del abanico que cubre el proyecto, el psicólogo Daniel Davrieux Destacó que “por el momento el proyecto llega a doce departamentos; a futuro esperamos llegar a los 18 departamentos del interior”.
El equipo está integrado por diez psicólogos que viajan al interior para realizar los talleres . Un número de 1.100 adolescentes son los beneficiados por las empresas, las cuales deciden a qué liceo y a qué ciudad apoyar. Los talleres consisten en dinámicas que ayudan a orientar la parte vocacional del alumno, “evocado a las reflexiones personales y los intereses de cada uno individualmente”, mencionó Josefina Yanuzzi, una de las psicólogas.
El programa está abocado a los grupos de tercero a sexto. En tercero, el enfoque es mayormente dedicado a la motivación a continuar con el estudio para que no se abandone luego del ciclo básico. Con los alumnos de cuarto se enfoca la orientación a elegir dentro del bachillerato. Y con los alumnos de quinto y sexto se trabaja sobre la carrera a elegir, el acompañamiento de las becas y como conseguirlas, dado que muchos no conocen Montevideo.
El objetivo principal del proyecto es que los adolescentes no dejen  de estudiar, motivarlos a seguir una carrera, un oficio o una vocación. Josefina también comentó que hay “casos difíciles” donde tal vez la ayuda comienza por algo más personal, no tanto como orientador, sino más como psicólogo, para llegar a obtener buenos resultados.
El cierre del proyecto contó con la presencia de unos 80 alumnos de liceos de las ciudades de Ombúes de Lavalle, Young, Guichón y Rodríguez. Esto demuestra las dificultades que tiene la gente que vive en el interior del país: de los 1.100 alumnos a los que atiende el proyecto, apenas un 7% pudo llegar a Montevideo.
Consultados los alumnos de cuarto de Villa Rodríguez, departamento de San José, contaron que se les realizaron preguntas donde “indirectamente te están consultando qué querés ser y no elegir una orientación por descarte”. También los alumnos de cuarto año del liceo de Ombúes de Lavalle contaron que en el primer taller realizaron juegos para conocerse. La atención del grupo de psicólogos que los orientó fue vista de manera muy positiva por parte de los alumnos; una de ellas contó que “estaba en duda si hacer biológico o científico y me ayudaron a hacer biológico para luego hacer medicina”.
Roberto Wilson, integrante de la empresa Cargill, que apoya al liceo de Guichón, declaró estar al tanto del proyecto y en seguimiento del trabajo de los alumnos, “Cada vez que se hacen talleres, vamos a participar y contar alguna experiencia de nuestra vida laboral”. La empresa se ve muy conforme con el proyecto:“Vemos que genera cultura y la empresa los apoya en un momento de la vida con mucha incertidumbre y los números de la cantidad de chicos que siguen estudiando son muy buenos año a año”, concluyó.
Al cierre del evento los directores del mismo dieron un panorama general de los resultados: al comienzo, el 46% de los 1.100 estudiantes no tenían decidido qué orientación seguir. y al cierre se llegó a un 91% de estudiantes que habían tomado su decisión, que carrera u oficio realizar, lo cual demuestra el acierto y la eficacia de este proyecto. También se les enseñaron a los chiquilines las materias de cada orientación de bachillerato. Antes de los talleres, solo un 39% conocía qué materias tenia cada orientación; al final del año,un 97% afirmó conocerlas. Y un 74% concluyó tener clara cuál es su vocación; antes de Orientando Orientales solo un 45% lo tenía decidido.
Para el año próximo se mantendrán las empresas que participaron este año y se buscará conseguir la participación de un número aún mayor; se está en diálogo con diferentes directores que buscan un proyecto de responsabilidad social para su empresa. Cuanto mayor sea el número de empresas, mayor será el abanico de alumnos que se pueda beneficiar de Orientando Orientales.

Santiago Benítez/Valentina Noboa