“Pide, viaja y paga mediante tu dispositivo móvil” es el lema con el que Uber se instala en el país

TAXISTAS EN JAQUE

 

AFP PHOTO/PANTA ASTIAZARAN

Esta tarde empieza a funcionar la aplicación Uber, y la empresa ya aportó la tarifa y un estimado de lo que costarán algunos trayectos concretos. La base será de 30 pesos y cada “ficha” caerá en función de dos variables, una de tiempo (3,5 pesos por minuto) y otra de distancia (10 pesos por quilómetro). Además, el viaje costará como mínimo 50 pesos, lo mismo que se retendrá de la tarjeta de crédito internacional en caso de cancelar el pedido de un coche. Según la empresa, un viaje del Palacio Salvo a la terminal de Tres Cruces costará entre 100 y 125 pesos, de Montevideo Shopping a Punta Carretas Shopping entre 90 y 110 y del Parqué Rodó al shopping de Portones entre 185 y 235.

El servicio comienza a brindarse sin que haya una regulación que lo ampare, y en medio de una fuerte oposición de la patronal y el sindicato del taxi. La semana pasada la Patronal de Taxis irrumpió en la capacitación de futuros choferes de Uber. Óscar Dourado llegó al hotel Holiday Inn con integrantes de la Patronal e ingresó sin impedimento. Dourado logró reunirse con el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, quien le prometió que la próxima semana Uber sería el tema principal en el Consejo de Ministros.

No solo sucedió la irrupción, si no que la Patronal dejó a Uber sin marca, ya que se dio a conocer que la Patronal patentó la marca en Uruguay y la firma internacional no podrá hacer uso de ella por diez años. Representantes de Uber en Uruguay alertaron que iniciarán acciones legales en base a la ley de marcas y expresaron que lo realizado por la patronal fue de mala fe.

Uber es una empresa internacional que mediante un software utilizado en dispositivos móviles, brinda a personas que serán sus clientes una red de transporte. Es decir, esta red cumple la función de conectar a los pasajeros con los conductores de los vehículos que se encuentren registrados en el servicio de transporte que brinda la empresa. La sede de la compañía se encuentra en San Francisco, California, pero ha llegado a todo el mundo. Hoy quiere plantarse en Uruguay, pero los charrúas del taxi le hacen frente.

Viaja con un toque”, “Recogidas confiables”, “Tarifas claras” o “Sin efectivo y conveniente” son las promesas de Uber a los pasajeros que elijan el servicio. Para tener acceso a esta aplicación, el usuario debe descargarla y luego registrarse; a su vez  debe permitir la búsqueda de su ubicación mediante GPS. No sólo brinda el servicio de transporte común, sino que el usuario es capaz de elegir diferentes modelos de autos en los cuales desea viajar.

Cualquier conductor con cualquier auto, previamente seleccionado y aprobado siguiendo requisitos implícitos de la empresa, exámenes y distintas formalidades, puede ejercer el trabajo de chofer. Los modelos a elección van desde el “Uberx” -que sería el más económico para el pasajero-, hasta una camioneta deportiva para seis personas y un auto de lujo que asciende a la tarifa máxima.

Luego de la elección del coche que pasará a buscarlo, el usuario presionará el botón que activa el pedido y la aplicación encontrará al chofer más cercano a su ubicación y podrá seguir el recorrido que está haciendo el auto pedido. La forma de pago es únicamente a través de tarjeta de crédito, ya que el usuario deberá ingresar los datos de su tarjeta cuando se registra. Pero el usuario no sólo abonará el costo de su traslado, sino que incluirá un porcentaje de propina que ya viene incluida en el pago.

Pero no todo es tan sencillo; la iniciativa de instalarse en diferentes ciudades del mundo ha causado muchos problemas arriesgando a frenar su posicionamiento. Desde sus orígenes la plataforma ha recibido una pelea continua por parte de los taxistas de todo el mundo que han intentado boicotearla. En el caso de México, los gremios y asociaciones del taxi realizaron un debate público sobre el servicio que brinda Uber, y como consecuencia se obliga a la empresa a pagar un impuesto a la Secretaria de Movilidad del Distrito Federal. En Brasil, los taxistas la consideran una competencia desleal y como protesta pararon sus vehículos en julio cortando las avenidas más importantes de Río de Janeiro. En España, donde se originó el conflicto más fuerte luego del inicio del servicio en Madrid, se conocieron amenazas de violencia física de los taxistas contra los conductores y pasajeros de Uber, que se ha convertido en la alternativa predilecta de los usuarios. Finalmente el 31 de diciembre del pasado año, por los conflictos irreconciliables entre Uber y los taxistas, la aplicación cerró su servicio en España por orden judicial, pero durante el año 2015 la empresa ha pretendido obtener permisos en el rubro turismo para captar choferes y reanudar su actividad. Como estrategia, el presidente ejecutivo de Uber, Travis Kalanick, quien se definió como “Destructor de monopolios”, prometió miles de empleos y  aseguró que la proliferación del servicio reducirá atascos en las grandes ciudades.

En Uruguay, el miércoles 11 se desarrolló una asamblea de las gremiales vinculadas al transporte. Quien lideró la asamblea como moderador fue Óscar Dourado, presidente de la Gremial Única de Taxi, quien dijo que creen estar dando una pelea digna pero con un escarbadientes. En la asamblea se trataron distintos temas, como las tarifas, y la competencia ilegal que puede generar Uber. También se habló de que la instalación de la empresa dejará más en evidencia la baja calidad del servicio del taxi que hay en Uruguay.

Sobre el desequilibrio que puede causar a los taxistas el uso de la aplicación, el dirigente del Sindicato Único de Automóviles con Taxímetro y Telefonistas (SUATT), Carlos Silva, aseguró a SdR que la instalación de esta aplicación, como otras que se han instalado en el último año sin un marco de regulación adecuado (Voy en Taxi, Easy Taxi, Tú Taxi), es totalmente responsabilidad de la Intendencia y de la Patronal, que no han querido avanzar en regulación durante estos últimos diez años. Expresó que los trabajadores del taxi han querido impulsarlo y se les ha quitado un ámbito que habían conquistado hace seis años, que fue el de la tripartita en la Intendencia de Montevideo, donde participaban la Patronal, la Intendencia y el Sindicato y desde donde se desprendían medidas para regular el sector. “Este ámbito no fue convocado nunca más y para avanzar en regulación no se ha convocado a ningún otro, no se ha regulado el sector”, explicó.

Nosotros vamos a defender nuestra actividad”, remarcó al comentar que quizás sea atractivo para algunos choferes trabajar con Uber y dejar el taxímetro, y explicó que defenderán su salario y las condiciones de trabajo conquistadas en los últimos años, además de plantear la existencia de más regulación para brindar un mejor servicio. “Estamos convencidos de que si hay un buen salario y si hay buenas condiciones de trabajo, la calidad del servicio a la población -que también lo reclama- va a mejorar sustancialmente”, aseguró. “La intendencia no nos ha llamado para ninguna instancia, hace dos semanas solicitamos una reunión con el director de transporte y no se nos ha dado, porque no ha habido voluntad de la Intendencia en regulación”, concluyó.

Por su parte, la directora de Movilidad de la Intendencia de Montevideo, Beatriz Tabacco, no quiso opinar sobre el asunto “porque no”.

Verónica Madera