La respuesta popular al robo del GIAF

CONTRA LOS RETARDATARIOS

Repudio bajo la lluvia. Foto: SdR / Eric Núñez

No tenemos miedo estamos presente”. La consigna, que expresa la actitud de los militantes de derechos humanos y de los universitarios ante el allanamiento del laboratorio del Grupo de Investigación Arqueológica Forense (GIAF), y el robo de información sobre búsqueda de restos de desaparecidos, fue coreada la tarde del viernes 1 cuando miles de personas recharon por el centro de Montevideo, en medio de la incesante lluvia. SdR pudo confirmar que mucho de los manifestantes coincidían con las sospechas de Mario Cayota, integrante del Grupo de Trabajo Verdad y Justicia, Mario Cayota, quien afirmó que el robo fue perpetrado por grupos “retardatarios”. En declaraciones para SdR, Cayota alentó a que más testigos aporten nuevos datos.

La marcha fue convocada por Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos, Pit-Cnt, FEUU, Asamblea de Estudiantes de Antropología, Serpaj, Fundación Mario Benedetti, Fundación Zelmar Michelini, Crysol, Amnistía Internacional, Jóvenes Armenios del Uruguay, Amigas y Amigos del Museo de la Memoria, Memorias de la Costa, Observatorio Luz Ibarburu, Mesa Permanente contra la Impunidad, Ielsur y Ovejas Negras.

Al grito de “no tenemos miedo, estamos presentes” los manifestantes partieron desde la sede del GIAF, ubicada dentro del edificio de Facultad de Humanidades, en las calles Paysandú y Magallanes, y continuaron bajo lluvia por la avenida 18 de Julio hasta la Plaza Libertad.

Cayota, coordinador alterno del grupo Verdad y Justicia, señaló a Sala de Redacción interpretó el robo como “un acto de enorme torpeza”, ya que “mas que asustar, repercutió en que la gente saliera a la calle y se movilizara”.

Cayota destacó que el robo se da en un momento importante en el que aparecieron nuevos aportes de la Iglesia Católica, con la reciente incorporación de un georradar argentino que servirá para profundizar el trabajo en las excavaciones y en el marco del nuevo plan de trabajo presentado por el grupo Verdad y Justicia. Esto implicó “una serie de hechos significativos para estos grupos retardatarios”.

El historiador señaló que esta “acción fuera de tiempo” realizada por “figuras antidemocráticas” logró impactar al grupo de antropólogos, con quien pudo conversar, pero indicó que igualmente seguirán trabajando unidos y sin miedo. Puntualizó que ante esta amenaza “la reacción del pueblo es reafirmarse, tomar valor y decir datos” y que el grupo Verdad y Justicia “seguirá con sus reuniones semanales y se va a seguir excavando y rescatando testimonios”.

Al llegar a la Plaza Libertad, la actriz uruguaya Gabriela Iribarren, vocera de Madres y Familiares, leyó una proclama en la que se expresó “el más enérgico repudio a este ataque que nos retrotrae a las prácticas ejercidas por el terrorismo de Estado”.
Iribarren relató a Sala de Redacción: “Que haya un robo de esa magnitud con mucha impunidad habla la claras de que el sistema propicia este tipo de situaciones”.

Consultada sobre las amenazas a los investigadores del GIAF, la actriz expresó que “esto habla también de que toda la ciudadanía civil esta en la mira de ese tipo de acciones” y que “es un boicot a que estos caminos se sigan transitando” porque “hubo muchas personas que recientemente han presentados denuncias”.

Eric Nuñez / Franco Sena