Madres y Familiares de Desaparecidos comentan el robo del Giaf y piden más intervención el gobierno

SIN SERVICIO

Oscar Urtasun, vocero de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, dio cuenta del robo de los Archivos en el laboratorio Grupo de Investigación Arqueológica Forense del Uruguay (Giaf) el lunes. Dijo no ver cerraduras forzadas y que el detalle de la alarma desactivada le sorprendió. A su vez, declaró su plena confianza en el labor de los investigadores de la Facultad de Humanidades, entre los que mencionó a Alicia Luziardo.

Por su parte, otro integrante de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Nilo Patiño, calificó el robo del disco duro y la amenaza a los investigadores como un “operativo”, e indicó que el hecho “tiene olor a los procedimientos que se hacían en la dictadura”.

Respecto a la seguridad en el laboratorio del GIAF, Urtasun opinó que “la seguridad siempre es relativa” y que allí “nunca había pasado nada.” Por su parte, Patiño enfatizó en que hay que “tomar más recaudos” para garantizar que no suceda lo mismo y “tener cuidado” debido a que gran parte de la información sobre los restos de desaparecidos fueron aportados por personas que solicitaron extrema confidencialidad.

La amenaza hacia los investigadores, según Urtasun, es para “generar miedo”, principalmente a los que podrían ofrecer su testimonio. Patiño coincidió con Urtasun al señalar que la mayor gravedad del robo es la “búsqueda de intimidación” sobre todo el mapa que poseía indicaciones de los domicilios del equipo forense. “Dejan señales para decir ‘estuvimos acá’”, añadió.

El vocero, aseguró que la fecha del robo no está estimada, y que las indagaciones deberían ir detrás de los “autores intelectuales” y no detrás de “su mano de obra”. Manifestó su disconformidad frente a la poca disposición del gobierno para dar con quien efectuó el robo. En especial al no ofrecer sus servicios de inteligencia, tanto del Ministerio de Defensa como del Ministerio del Interior. Aseveró que Familiares llamó a Huidobro y a Bonomi “pero no nos han respondido”. Afirmó su descontento al añadir que los derechos humanos “no están en la primera hoja de los intereses gubernamentales”
A su vez, Patiño pidió la reacción del gobierno ya que definió lo sucedido como “un bofetazo a la democracia”.

Valeria Alonso/Nadia Amesti