Urug uayos en los "Panamá Papers"

EL PEZ POR LA BOCA MUERE

Damiani se defiende. Foto: campeondelsiglo.com

Aunque la lista de uruguayos mencionados en los “Panamá Papers” es bastante amplia, dos se reiteraron en las primeras repercusiones: el presiente de Peñarol, Juan Pedro Damiani y el ex senador nacionalista Sergio Abreu.

En el caso del presidente de Peñarol, su firma, JP Damiani & Asociados, es acusada de trabajar para siete sociedades offshore vinculadas a Eugenio Figueredo, ex vicepresidente de la FIFA, acusado de fraude y blanqueo de dinero por el FBI, y procesado en Uruguay, donde la justicia analiza concretar una negociación de reducción de la pena, en la medida en que colabore detallando la participación de sus cómplices y asociados.

Damiani negó que su firma haya mantenido relaciones comerciales con Figueredo; sin embargo un portavoz del Comité de Ética de la FIFA comunicó a la BBC que se había abierto un proceso interno de investigación del caso. El pasado miércoles 6 de abril, tres días después de la divulgación de los “Panamá Papers”, Damiani renuncia a su cargo como integrante de éste.

Un portavoz de Damiani dijo al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación que él ha sido uno de los primeros en denunciar las prácticas de corrupción en la FIFA a las autoridades en Uruguay y al Comité de Ética del organismo.

Damiani aseguró a los medios: “En diciembre de 2013, como presidente de Peñarol denuncié junto con siete clubes ante el Crimen Organizado de la Justicia uruguaya los ilícitos que se habían cometido en la Conmebol. Después, en enero de 2014, otra vez yo junto a Peñarol enviamos una carta al entonces secretario de FIFA, Jerome Valcke, por supuestas irregularidades en Conmebol y que había que estudiarlas, por lo que deberían pasarse al Comité de Ética de la FIFA”. Además expresó: “Parece poco razonable ser denunciante, haber sido testigo para ratificar la denuncia realizada ante la Justicia, y poder siquiera tener alguna vinculación con los hechos denunciados” y agregó “es bastante grave que se ensucie a la gente así, con una liviandad bárbara”.

Según el semanario Búsqueda, “Investigadores del caso consideran que el dirigente deberá explicar en la Justicia uruguaya por qué, si tenía conocimiento de presuntos hechos de corrupción en la Conmebol —de la que Figueredo fue presidente—, como lo denunció en 2013, siguió trabajando para el ex vicepresidente de la FIFA hasta entrado el 2015”.

El involucrado continuó su defensa manifestando: “Quizá sea precisamente por eso, por haber tenido el coraje de denunciar, que existan personas interesadas en dañar mi reputación y buen nombre con acusaciones tan falsas como injustas. En todo caso, quienes lo hagan deberán responder a su tiempo ante los tribunales competentes por sus calumnias”.

A su vez, se acusa al dirigente de hacer de intermediario de una empresa ubicada en Estados Unidos, que está vinculada a Hugo y Mariano Jinkis, padre e hijo, acusados de pagar millones de dólares en sobornos para adjudicarse derechos de televisión de eventos de la Conmebol. Además, varios medios argentinos ya lo habían vinculado con las sociedades anónimas Helvetic Service Group, Aldyne Limitada y Eyden Group LLC, utilizadas por Lázaro Báez para lavar dinero de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Simultáneamente, el diario español El Confidencial denunciaba que el estudio Abreu, Abreu & Ferres está implicado en los trámites para la compra que realizó el jugador Lionel Messi de la sociedad panameña Mega Star Enterprises Inc, el 13 de junio de 2013, con el objetivo de seguir facturando sus derechos de imagen sin pagar los impuestos a la Impositiva española.

Abreu señaló a El Observador que “la sociedad esa funciona en Panamá, en un estudio panameño, donde seguramente le llevan la contabilidad y todo lo demás. ¿Nosotros qué tenemos que ver con eso?”.

También declaró a Telenoche que “lo que hagan los Messi no es un problema (de su estudio)”, y agregó: “Es como que vos vendés un cuchillo y no sabés si el comprador va a matar a la madre, el padre y al hijo o va a cortar un churrasco”. Sin embargo, los documentos en poder de Búsqueda revelaron que la participación del ex senador y de su hijo en el ocultamiento del origen del dinero de Messi fue bastante más que un simple “contacto”. Cuando hizo esas declaraciones, Abreu desconocía la documentación que manejaba Búsqueda.

Aiara Camacho