Colegas opinan sobre los criterios de El Observador

OBSERVANDO DESDE AFUERA

Distintos periodistas del medio cuestionaron el criterio del diario El Observador por no publicar la lista de nombres involucrados en los “Panamá Papers”. El director de ese diario, Ricardo Peirano, fundamentó en una carta abierta la decisión en razones de libertad y responsabilidad periodística. En la misma carta, Peirano admitió la tenencia de tres sociedades offshore en Panamá y sostuvo que sus editores desconocían este hecho al momento de sugerir la no publicación de la lista del semanario Búsqueda.

Daniel Figares, conductor del programa Rompkbzas en radio El Espectador, dialogó con SdR y opinó que “cuando hablé de este tema yo hice esta misma referencia. Yo tengo un sub-lema en el programa que es: “Hablamos de lo que habla la gente” generamos puntos ascendentes a la conversación, es un tema que habla la gente. Además de que hay un consorcio de periodistas y muchos medios mundiales detrás de esta información, por lo tanto, para mí es una información más de la que tengo que dar, como todas las que doy”.

Consultado sobre la carta que publicó el director del periódico dijo “no la leí a pie juntillas, pero la leí. Lo que me quedó es lo que le quedó a todo el mundo, que él (Ricardo Peirano) tiene cuentas offshore y aparentemente el resto de los empleados no sabían cuando decidieron hacer lo que hicieron. Pero, como te digo, es todo de manera parcial, porque otros como (Edgardo) Novick también estaban en la información. Que yo recuerde, por ejemplo, en la misma edición de El Observador, una de las cosas que me llamó la atención, es que dos páginas más adelante salió eso de Novick con respecto a las offshore, por lo tanto, no entendí, no me quedó claro, no publicaron los nombres de los uruguayos, algunos sí, otros no. La verdad no me quedó claro” y agregó “en sí de lo que escribió Peirano, básicamente lo que entendí, es que no influyó en nada en la decisión que se había tomado”.

Figares entiende que “si fue una decisión tomada en conjunto (editores y periodistas) es una acción en conjunto, que yo incluso entiendo errónea, pero bueno, todos erramos y tenemos derecho a errar también”

Daniel Lema, presidente de APU (Asociación de la Prensa Uruguaya) y periodista del semanario Búsqueda, fue consultado por SdR sobre el tema. Antes de brindar declaraciones, manifestó que la investigación de Búsqueda había sido realizada por otros compañeros y de la cual él no fue parte de ese trabajo. En cuanto a la no publicación de la lista por parte de El Observador dijo: “Entiendo las argumentaciones que dieron los colegas de El Observador, no me convence el argumento que dieron, yo creo que hay que dar la noticia, con la aclaración de cómo lo manejamos nosotros (Búsqueda), que aparecer no significa que cometiste un delito”. Sobre la nota realizada por Ricardo Peirano expresó “Aclara un poco su situación, yo me enteré después que su nombre figuraría. No ata una cosa con la otra, yo no pienso que el diario resolvió no dar los nombres porque estaba él, no creo que hubo transgresión, aunque algunos piensen que sea algo obvio. Yo creo que los colegas de El Observador cuando dijeron eso, hicieron una discusión periodística. Cómo plantearon la discusión, me parece válida, más allá que no la comparta”.

Ana María Mizrahi, periodista en Lared21 y presentadora del programa de televisión InfoTNU, opinó que el diario El Observador tiene todo el derecho a no publicar la lista de personas que aparecen en los papeles de Panamá, pero que a su vez, está profundamente equivocado en no hacerlo y cometen una omisión grave. “La información y los nombres son de interés general por tanto tienen un alto valor periodístico. Para preservar su credibilidad El Observador debió no solo publicar los nombres y las correspondientes explicaciones de dichas personas sino que además debió advertir a sus lectores que su director, Ricardo Peirano, tiene tres sociedades offshore. Por aquello de que no alcanza con ser, también hay que parecer”, agregó la periodista.

Para finalizar dijo que tener una sociedad en el extranjero no es una actividad ilegal, pero no hay que ser ingenuos y olvidarse de que este instrumento lo utiliza gente que busca ocultar, no pagar impuestos y lavar dinero

Rosario Touriño, editora de la sección política del semanario Brecha, dijo que no piensa en la misma línea que la editorial de El Observador y que, a su entender, la información del caso “Panamá Papers” es de interés público ya que no es necesario que exista una actividad ilícita para ser publicado; y recuerda además que, para medios establecidos internacionalmente como The New York times, “quienes instalan sociedades offshore algún tipo de evasión están haciendo”. Touriño recalca que si bien las sociedades offshore no tienen nada de ilegal en sí mismas, es relevante que “figuras que representan el establishment uruguayo” decidan no volcar sus ahorros en el fisco uruguayo donde aportarían, por ejemplo, a fondos para la financiación de políticas públicas del Estado, más allá de la posibilidad de quienes usan esas empresas puedan pasar “fondos ilícitos”. “En función de todo esto a mi me parece que uno puede informar que todas estas personas son titulares de offshore y simplemente informar eso” afirmó Touriño, para luego sentenciar: “ Me parece relevante saber por qué hay gente que decide tener sus fondos fuera del país, en paraísos fiscales, y otros que deciden tenerlos en el Banco República, algo que dice cosas de determinado tipo de empresarios”.

Touriño marcó la diferencia de postura entre dos medios “liberales”, que “uno podría pensar que tienen una misma línea editorial” como El Observador y Búsqueda, señalando que “uno lo consideró de interés público, que fue Búsqueda, que además tenía el acuerdo con el consorcio de periodistas de investigación (ICIJ por sus siglas en Inglés) y a pesar de que sus dueños figuraban allí, los publicó”, haciendo referencia a los cuatro integrantes del Grupo Cardozo (propietario del mencionado medio) que fueron difundidos por el propio semanario bajo el criterio de que se trataba de una información de “interés público”, mostrando  “la voluntad de hasta dónde querés informar”; y por otro lado El Observador que optó por no dar difusión a la lista, siendo que su propietario (Ricardo Peirano) tenía participación en empresas offshore..

El ex director de La diaria, Marcelo Pereira, dijo no haber leído la carta de Peirano pero si el editorial que publicó Gustavo Ferreira el día anterior. Para Pereira, la explicación que dio El Observador en el editorial de Ferreira “no cerraba mucho”. Hizo alusión a la publicación de involucrados de otros países, concretamente el caso de Mauricio Macri que, según la nota mencionada, tenía justificación porque había en curso una investigación judicial; según él “ese es uno de los motivos, el otro motivo clarísimo es que es el presidente de Argentina. Es una figura pública que lo que hace o deja de hacer no es un problema de su vida privada por defecto”. En el caso uruguayo, para el consultado los involucrados son “figuras que tienen una actitud pública destacada a nivel político, empresarial o periodístico”. Para el ex director de La diaria detrás de esto se esconde el paradigma de que “lo que hace la gente con su plata por definición es parte de su vida privada salvo que se demuestre un delito”, lo cual para el entrevistado es una definición “un poco gruesa”.

Otro punto tocado por Pereira fue que, si bien se trata de un proceso de filtración y las offshore son figuras legales, “en gran cantidad de casos se pueden usar para cometer delitos, en este caso fiscales” y no configura un problema de vida privada ya que no se “habla de la orientación sexual de una persona, cosa que no afecta a nadie”. Consultado sobre la posibilidad de que exista una razón para la omisión de información basada en la constitución de los medios actuales, que forman parte de grupos económicos que trascienden el mercado de los medios de comunicación, Pereira sostuvo: “No me gustaría tirar hipótesis sobre eso pero hay muchas posibilidades teóricas de por qué un medio no quiere publicar eso. Puede pasar quepersonas que tienen responsabilidades en el medio, o que tienen inversiones en el medio o son clientes del medio, se vean involucrados. Una de las primeras cosas que uno, enfocando periodísticamente la situación se pregunta, es si se puede dar alguno de estos casos o varios de ellos”.

SdR intentó comunicarse con Gabriel Pereyra, ex editor de El Observador y conductor del programa En la mira de la señal de cable VTV, para recoger su evaluación sobre el tratamiento de la información que hizo el diario del que él es parte; sin embargo esa comunicación no se logró establecer. El mencionado periodista hizo descargos vía Twitter sobre la discusión mediática a raíz de los editoriales. Luego de publicada la nota de Ferreira, Pereyra escribió: “Divino debate periodístico se armó con esto de Panamá. Un periodista se define tanto por lo que publica como por lo que no”. Dos días más tarde, coincidiendo con la mañana siguiente a la publicación de la editorial de Peirano, dijo: “Búsqueda logró buena primicia, hay investigaciones, un escándalo mundial y parece que el protagonista es El Observador. El diario agradecido”.

Además de estos comentarios, el 12 de abril Pereyra publicó un editorial en El Observador donde expresa que “Los Panamá Papers también inciden en algo que hace tiempo fue un derecho: la intimidad”. En la misma editorial citó a Ramón Fonseca Mora, uno de los titulares del bufete Mossack y Fonseca, quien habría afirmado que “nadie habla del hackeo (que sufrió su firma). No entendemos. El mundo acepta ya que la privacidad no es un derecho humano”. La editorial, que va en la misma línea, gira en torno a la privacidad de la información, utilizando citas y referencias de abogados. También hace referencia a políticas que intenta tomar el gobierno de Estados Unidos (sobre Apple y Facebook) respecto a la información que se entiende como “privada”. La nota culmina afirmando que “de la mano de la revolución tecnológica, un derecho humano fundamental se está desvaneciendo, cayendo como un velo que nos expone, seamos reyes o anónimos”.

Andrés Ciancio Bruni / Iván Fernández / Soledad Pontet