Se inicia juicio político contra Dilma

¿TCHAU QUERIDA?

Los pro y los contra de un impeachment expresados a golpes en la Cámara de Diputados de Brasil. Foto: Evaristo Sa / AFP

El Senado brasileño obtuvo carta blanca para iniciar el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, después que la cámara de Diputados aprobó el domingo 17 el impeachment, una figura del derecho anglosajón  quefacilita la destitución de un mandatario. La tumultuosa sesión del domingo en Brasilia finalizó con una votación de 367 votos a favor del impeachment, 137 en contra, 7 abstenciones y 2 diputados ausentes.

Rousseff fue acusada de realizar maniobras fiscales en el cierre de 2014 e inicios del 2015 y abrir créditos sin la aprobación del Congreso. La mandataria niega esas acusaciones, e incrimina al vicepresidente Temer y al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, acusado de corrupción, de montar una conspiración para destituirla.

Se demoró el comienzo de la sesión debido a altercados entre los parlamentarios que llegaron incluso a empujones en medio de consignas cruzadas de “No al golpe” e “Impeachment ya”.

Antes de iniciar la sesión un grupo de diputados que defendía al gobierno comenzó a gritar “¡Democracia! ¡Democracia!” para tratar de tapar la voz de Cunha, que daba una rueda de prensa previa.

El presidente de la cámara abrió la sesión “bajo la protección de Dios y en nombre del pueblo brasileño”

En el transcurso de la sesión cada diputado debía comunicar cuál era su voto y justificarlo en 10 segundos, tiempo que en muchos casos no fue respetado.

Los diputados proimpeachment se identificaban por llevar una cinta de color verde y amarillo, mientras que los defensores del gobierno llevaban algún detalle color rojo; un remedo tercermundista del abroqurelamiento entre jacobinos y girondinos en la Revolución Francesa.

“Los golpistas vencieron aquí en la Cámara”, pero “esta derrota provisoria no significa que terminó la guerra”, dijo José Guimaraes, líder de la bancada oficialista, en el momento que se llevaban 200 votos a favor del impeachment.

Manifestaciones multitudinarias festejaron la aprobación del impeachment. Foto: Andressa Anholete / AFP

En un principio el poder quedará por 180 días a cargo del vicepresidente Michel Temer, y en caso de que lo senadores declarasen finalmente culpable a Rousseff, completaría el mandato hasta el 2018.

La sesión finalizó con el festejo de los proimpeachment cantando el himno nacional de Brasil. En varias ciudades multitudes festejaron la votación; hubo fuegos artificiales.

Por su parte Dilma, mantuvo su rutina y aseguró que de sobrevivir al impeachment propondrá un pacto a todas las fuerzas políticas para que “el país pueda salir del pozo en que se encuentra”.

Andrea Fernández