El meteorólogo Gabriel Labrador previó el tornado con cuatro horas de anticipación

“LA FORMACIÓN DE UN TORNADO ERA EVIDENTE”

Captura de video

El ex director de Meteorología Aeronáutica, Gabriel Labrador, anunció que era probable que ocurriera un tornado en nuestro territorio. Lo hizo cuatro horas antes de que arrasara con la ciudad de Dolores: difundió su pronóstico en su cuenta de Facebook “Tiempo y Clima” a las 12:09 del 15 de abril (véase captura de la publicación en Facebook). Explicó a SdR que “lo que no se puede pronosticar es exactamente dónde se va a formar el tornado pero hacía semanas que se sabía que se venía esto. Actualmente hay un grado de avance que permite hacer cartas pronosticadas, sin lujo de detalles pero con aproximadamente tres meses de anticipación”.

El Instituto Uruguayo de Meteorología (INUMET) sin embargo expresó en un comunicado publicado el viernes 15 que “respecto de los tornados no es posible predecir su ocurrencia, sin perjuicio de identificar las condiciones necesarias para su desarrollo”.

El Sistema Nacional de Emergencia (SINAE) avaló el argumento de INUMET, puesto que en un comunicado referido a este tema, difundido también el pasado viernes, sostuvo que INUMET confirmó que trató de un tornado, evento que es muy difícil de pronosticar. La situación se venía monitoreando y en el marco de un escenario de tormentas fuertes, existe la probabilidad de ocurrencia de este tipo de fenómenos”.

Acontecimientos meteorológicos extremos como el tornado sucedido en Dolores son difíciles de pronosticar, según expresaron los expertos en diferentes medios de comunicación. Muchos de ellos argumentaron falta de tecnología, otros explicaron que se trata de un evento que se genera de forma repentina.

Él lo pronosticó

Gabriel Labrador, actualmente docente del Instituto de Adiestramiento Aeronáutico, explicó que lo primero para pronosticar diversos fenómenos es mirar modelos meteorológicos a diario, para lo que se puede utilizar software libre. “Para mí fue clave una imagen satelital, una imagen de escala sinóptica y de muy baja resolución que muestra la configuración de los sistemas de presión y de las líneas de aire, donde se veía un importante aporte de calor y humedad, más una gran inestabilidad. La advección, que es el transporte horizontal de una propiedad de calor, es algo normal, pero en este caso debido al fenómeno de El Niño se vio intensificada, entonces se dieron todas las condiciones para que se produjera esta situación. No es por el cambio climático, es por el fenómeno de El Niño, que varía cada año, no se da dos veces igual”.

 

Captura de publicación en Facebook. Link a la publicación original: https://www.facebook.com/TiempoYClima/photos/a.430118523749637.1073741830.428948390533317/1031838743577609/?type=3&theater

El experto también comentó que cuando se dedicaba formalmente a la meteorología no había internet, todos los análisis se hacían a mano y la información llegaba por fax en clave numérica. Por eso, “había que decodificarla, analizar diferentes niveles de la atmósfera, transcribir un mapa a mano, a lápiz, a pulmón, todo esto es lo que te lleva a ser un profundo analista de la información”. También afirmó que pudo llegar a esta conclusión gracias a la experiencia y el conocimiento que obtuvo en esa época, a su actualización continua y al contacto que mantiene con grupos de investigación científica vinculados a la meteorología. A diferencia de otros especialistas, consideró que el problema no radica en la falta de recursos económicos o tecnológicos, ya que él como retirado no cuenta con esas facilidades y de todas formas pudo prever el evento.

El suroeste de Uruguay tenía una clarísima probabilidad de tornado que se mostraba por el análisis de parámetros meteorológicos”, afirmó el especialista. Aunque Labrador tiene su página web desde hace tres años, período en el que varias veces detectó probabilidad de un tornado, nunca antes había publicado tal información. Otras veces no tenía certeza, pero esta vez no lo dudó: “la formación de un tornado era evidente”.

Mikaela Israel