Docentes comentan su posible candidatura a decano y la situación actual de la Fic.

SIN PRECIPITARSE

Primeras elecciones obligatorias en la FIC. Foto; SdR / Nadia Amesti

La Facultad de Información y Comunicación se prepara para elegir, por primera vez, a su decano. Sala de Redacción contactó a los docentes grado 5 con posibilidad de acceder al cargo. Manifestaron que aún no hubo decisiones colectivas sobre los candidatos y prefieren no comentar sus preferencias para evitar conflictos. Los profesores que cuentan con la posibilidad de acceder al decanato son Nicolás Giugou, Fernando Andacht, Virginia Bertolotti y Gabriel Kaplún por el Instituto de Comunicación; Mario Barité, Martha Sabelli, María Gladys Ceretta por el Instituto de Información y la actual decana María Urquhart.

Gabriel Kaplún, ex director del Instituto de Comunicación y actual responsable del Departamento de Especializaciones Profesionales, expuso que no tiene interés en volver a un cargo directivo y agregó que pretende “seguir disfrutando de la docencia”.

Fernando Andacht, recientemente incorporado al plantel docente de la FIC, sostuvo que “no sería serio y responsable acceder a este cargo”. Justificó su postura al explicar  que, luego de diez años en el exterior,  se encuentra en un proceso de transición e integración en el ámbito universitario.

Virginia Bertolotti aseguró no sentirse capacitada aún para “tamaño compromiso”, pero no descartó la posibilidad a futuro.

Gladys Ceretta no confirmó su candidatura y justificó su postura al afirmar que “todavía no hay una instancia institucional como para contestar esas preguntas”.

Martha Sabelli dijo “no tener claro el panorama de las candidaturas por el momento” y no negó su posible postulación, pero aclaró que no se pueden obtener respuestas firmes hasta que ”no haya un intercambio en el orden docente”.

Mario Barité consideró que no “ve movimientos claros” en la postulación de posibles candidatos para el cargo. Al preguntarle sobre la posibilidad real de que fuera candidato, dijo que la única eventualidad que él ve es la formal y que los postulantes “tienen que salir de discusiones colectivas, de acuerdos, es algo que hay que ir construyendo”; agregó que tiene su candidato, el cual mantendrá en reserva por el momento.

Nicolás Guigou no manifestó su interés en el cargo pero contó qué es lo que espera del futuro decano. Desde su óptica, el futuro de la institución depende mucho de quien sea electo y dijo ver la posibilidad de que haya más de un candidato.
“Yo apuesto a que las cosas francamente van a mejorar y que van bien, no van mal”, pero considera necesario acelerar determinados procesos que ubiquen a la facultad en el nivel de Argentina y Brasil, “donde los gestores son gente joven, tienen ideas y las llevan adelante”.

Remarcó que el candidato ideal “tiene que pertenecer a la FIC” y  agregó que de esta  forma puede existir “una relación real con la comunicación, podrá entender lo que es la televisión, la radio, la prensa escrita, sabrá lo que es una performance”. Sus experiencias en el exterior le llevan a creer que la política institucional debe cambiar: “una carrera de comunicación que no tenga relación con el arte es muy raro. Tenemos que estar más cerca de la gente que produce imagen, sonido, otras maneras de estudiar la comunicación”. A su vez,  aclaró que el nuevo decano o decana debe fomentar “lazos con otras facultades y con otros actores que no tienen que ser exclusivamente universitarios”.

Describió al futuro candidato como una persona “que no piense solo en su ombligo, en su proyecto personal”. Asimismo manifestó la necesidad de una mayor exigencia académica en la Facultad: “yo espero que el próximo decano o decana sea doctor, yo ya dije que no votaba a nadie para el Instituto nuestro si no es doctor”.
Reafirmó las cualidades esperadas por su parte del candidato: “decente, que maneje las cosas de manera ecuánime y que tenga un equilibrio en el trato de las personas”. Sostuvo que la Universidad se encuentra en un proceso de judicialización y las relaciones interpersonales pasan a ser fundamentales.

Sobre la fusión de los institutos de Información y Comunicación, dijo que la relación se desarrolla de forma positiva.  Por su parte consideró que los compañeros de Información “tienen una historia institucional más asentada, con un nivel de racionalidad importante e indiscutiblemente son profesionales del asunto”.

Asimismo opinó que “faltan estrategias de difusión” y convino en la necesidad de una facultad con mayor presencia en los medios. “Tendríamos que tener un canal propio, una radio con más alcance, Sala de Redacción tendría que ser conocida por todo el mundo, se necesita gente que tenga fluidez con los medios de comunicación, que no es ir a dar una entrevista a la radio cada diez mil años”, aseveró

Por otra parte, el antropólogo y artista plástico remarcó la importancia de integrar al orden docente a más profesionales con posgrados y maestrías, lo que señaló como una falla en la actualidad institucional que “le retacea a la institución la posibilidad de contar con investigadores que hicieron posgrados en lugares de excelencia, culpa de la mesocracia uruguaya que trasciende a la FIC”.

Luego de ocupar por dos años el cargo de decana interina, María Urquhart, habló sobre el crecimiento de la Facultad de Información y Comunicación. Urquhart aseguró que desde sus inicios la FIC tuvo que sobrepasar muchos obstáculos. El camino transitado por la institución fue un camino de  “sobrevivencia”; fue  testigo de grandes dificultades y lo que llamó  “muchas ganas de existir”.
Por otra parte, indicó que la Institución necesita un mayor desarrollo. Aclaró que la función de la comunicación y de la información dentro de la sociedad no era de su “especialidad teórica”, pero que no por ello ignoraba lo que ambas ciencias significaban para la sociedad. “Son algo muy importante”, sentenció

La decana sostuvo que la estructura de una Facultad le da “un marco institucional diferente” a los institutos.  Indicó que tanto Comunicación como Información tienen una capacidad de desarrollo superior gracias a la  “menor dependencia de gestión” de cara al Rectorado y a oficinas centrales, “al menos en la utilización de los recursos”, puntualizó. A su vez, opinó que esta independencia de índole “burocrática” le asegurará a todas las carreras una  mayor “visualización” tanto de futuros estudiantes como futuros docentes.

Con respecto de la estructura académica de la Facultad, aseveró que la nueva institución necesita “una buena base” para generar “conocimiento nuevo”. Opinó que a pesar de los pocos años que tiene la licenciatura en comunicación dentro de la UdelaR, existe un departamento como el del Área Social y humanística, que cuenta con “una gran trayectoria”, lo que definió como una garantía de crecimiento. A su vez, manifestó que una de las tareas primordiales para la institución es “el fortalecimiento de la investigación” y que para ello se “debería seguir incursionando en la alta dedicación de los docentes”. Admitió que “no todos pueden ser docentes de dedicación total” pero que se está promoviendo un crecimiento en “la plantilla docentes con un promedio de 30 horas”.

Sobre la integración de los dos Institutos, Información y Comunicación,  comentó que “la distancia geográfica no ayuda mucho”. Dijo que el PRODIC (Programa de Desarrollo Académico de la Información y Comunicación) es un ejemplo donde los profesionales de ambas ciencias “realizan proyectos  juntos”.  Por otra parte, determinó que en la docencia la integración ofrece “mayores dificultades”. Dijo confiar en que la situación cambie cuando ambos servicios se encuentren en el nuevo edificio.
Ante la posibilidad de ser posible candidata contestó que “no sabe, no contesta”.

Nadia Amesti / Gerardo Barbieri