Periodistas de América Latina opinaron sobre las redes sociales y el periodismo

INMERSOS EN LAS REDES

Oscar Cáceres, Fabricio Acosta y Napoleón Ardaya fueron los expositores. El seminario contó con la presencia del presidente de la Cámara de Representantes, Gerardo Amarilla. Foto: SdR / Federico Anfitti


“Periodismo Político en tiempos de redes sociales” fue el título del seminario internacional que se realizó sobre la importancia del periodismo para la sociedad y las formas de utilizar las redes sociales como insumo. La actividad se desarrolló en la antesala de la Cámara de Representantes, el 21 de abril y contó con exposiciones de periodistas extranjeros e intervenciones de periodistas uruguayos.

Entre todas las instituciones democráticas, el periodismo a través de los medios es el que tiene mayor credibilidad con respecto al resto”; así comenzó su exposición Napoleón Ardaya, periodista y ex diputado en el Congreso de Bolivia. Explicó la situación que vive su país a nivel del periodismo y acusó a su gobierno de llevar un control hegemónico sobre los medios de comunicación que genera autocensura de los periodistas. Ardaya planteó que el periodismo es el primer contrapoder del Estado y tiene que encargarse de “evitar la hegemonía del Estado y los excesos que el poder normalmente ejerce”.

Por otra parte, Oscar Cáceres González, periodista y presidente de la Prensa Acreditada en el Congreso Nacional de Chile, criticó -al igual que Ardaya- al gobierno de su país y lo acusó de cometer “errores comunicacionales” al crear leyes para intentar contrarrestar la influencia de las redes sociales en Chile.

El principal énfasis de Cáceres estuvo en la denominada Ley Mordaza, que el parlamento chileno creó con la finalidad inicial de ser una ley contra la delincuencia. En este marco la ley planteó castigar con pena de cárcel a “todo aquel que difunda información relacionada con investigaciones de carácter reservado”. El periodista se mostró preocupado por acciones de esta índole ya que entre otras cosas es una manera de delimitar la libertad de expresión.

Los expositores coincidieron en la influencia que tiene el periodismo en la opinión pública y la posibilidad que genera contar hoy con mecanismos de difusión masiva e instantánea que en cierta manera ayudan pero también pueden afectar la labor periodística. “Tenemos que utilizar la herramienta de la difusión que nos da las redes sociales, pero no debemos olvidarnos del trabajo periodístico”, enfatizó Fabricio Acosta, periodista de Radio Centenario. Consideró que lo importante no es tanto la inmediatez, sino a partir de ello “poder contar una historia, porque el periodista lo que tiene que hacer es un relato”.

Las redes sociales muestran una cantidad innumerable de información (noticias, hechos, fotos, entre otros) y en muchas ocasiones es falsa. Sobre esto los tres periodistas coincidieron en la importancia de la fuente y el desafío que la instantaneidad trae consigo. “Se busca la inmediatez de la difusión de la información y no se verifica absolutamente nada, esto nos tiene que hacer recapacitar sobre el concepto de ética que es el único que permitirá al periodismo permanecer en el tiempo”, afirmó Ardaya.

A diferencia de los anteriores, Julián Gallo, comunicador argentino y Director de Estrategia y Contenido en redes sociales del Presidente Mauricio Macri, considera que el problema no reside tanto en las redes sociales, sino en el mal manejo que hay al momento de aprovecharlas. “Los medios están en un serio problema, algo nuevo para lo que no estaban preparados; repentinamente perdieron algo que tuvieron siempre, el monopolio de distribución del contenido y de las audiencias”, subrayó Gallo. Consideró que el problema consiste en que los medios no logran llamar la atención del usuario que visita el medio a través de su celular. “La abundancia de información crea pobreza de atención”, afirmó.

Gallo planteó que la solución a este problema está en darle emoción a lo que se informa, ya que no alcanza con que algo sea importante, sino que tiene que ser interesante. Se debe por lo tanto, llamar la atención por medio de herramientas novedosas, ya que “es muy difícil que el contenido llegue a la audiencia sin algún concepto de espectáculo dentro de su desarrollo”.

Más allá de ciertos matices y caminos diferentes a la hora de exponer sus puntos de vista, todos coincidieron en que las redes sociales llegaron para quedarse. Con el correr del tiempo van a aparecer diferentes herramientas de difusión masiva y el periodista tiene que adaptarse para seguir vigente, sobrevivir al cambio para informar a la sociedad.

Federico Anfitti