Los Traidores regresaron con tres conciertos inéditos en Bluzz Live

LO ESPECIAL DEL REENCUENTRO

Foto difusión

Abril marcó el regreso a los escenarios de la emblemática banda uruguaya, con tres de sus miembros originales tocando juntos después de muchos años. El show “2016-1987” tuvo lugar en Bluzz Live, y constó de tres fechas con entradas completamente agotadas. Pasadas las 22 horas del miércoles 20 de abril -primera de las tres fechas marcadas- Juan Casanova, Víctor Nattero, Marcelo “Mono” Olivera y Pablo “Pato” Dana irrumpieron en el escenario con el clásico tema que da nombre a uno de los discos fundamentales del rock uruguayo, “Montevideo Agoniza”, haciendo vibrar de arranque al ansioso público que desde las 21 colmaba el lugar.  Con la misma energía que los caracterizó durante sus inicios, la banda hizo delirar a la variada masa humana. Y es que las tres generaciones de “la barra traidora” corearon, agitaron y bailaron al ritmo de las canciones que sonaban con vivida crudeza, para mostrar al grupo una vez más, que acompaña cada regreso con la mismas ganas de siempre. En marco de este reencuentro, SdR conversó con Víctor Nattero, guitarrista, compositor y fundador de Traidores.

-El pasado jueves 28 fue la última fecha que dieron en marco del show “2016-1987 “.  ¿Qué sensaciones te dejaron a vos y al grupo en general?

-¿Sensaciones? Las mejores. Creo que esto es una muestra de que las canciones -o bandas- cuando pasan a ser de la gente, toman esa dimensión que uno ya no quiere ni puede controlar. Se vivió un clima de respuesta con la gente espectacular, como si nunca nos hubiéramos ido.

-Por lo menos reunieron a tres generaciones. ¿Cómo fue volver a tocar con esa formación después de tanto tiempo, y ante un público tan variado?

-Fue una verdadera alegría, realmente nos divertimos muchísimo y creo que se notó. Aunque el primer show fue el más difícil, lo pasamos muy bien. Digamos que solamente teníamos ganas de juntarnos a tocar con la formación del ’87 y hacer lo que más nos gusta. Si bien se cumplen 30 años de la banda, no lo usamos como excusa, de hecho no hicimos -pudiendo hacerlo- un Teatro de Verano o algo grande. Solo nos pusimos en la cabeza celebrar con el público esa comunión única que tiene Traidores con su gente, como era antes: público y banda como uno solo. Vi gente joven -y no tanto- agitando en las diferentes fechas, y fue tremendo. Por otro lado, creo que la generación más joven necesita saber o vivir esa experiencia directamente, cómo se construyó algo de la nada, no porque seamos de otro mundo, solo para saber de dónde viene lo que hoy suena y por qué existe.

-Las canciones son fundamentales para que esa comunión banda-público sea posible. ¿Le encontrás explicación a que sigan igual de vigentes y vivas que cuando salieron por primera vez?

-Las canciones que escribimos con Juan (Casanova) en aquel momento -y más precisamente las del “Montevideo Agoniza”- son realmente increíbles. Hablaban de lo que se vivía en los 80, la chatura de un Montevideo oscuro y aplastado. Son canciones atemporales, parece que la lluvia sigue y va a seguir cayendo. Parece que hoy las cosas no son tan distintas, creo que no hemos hecho nada como país para que las mismas dejen de tener valor.

-En ese aspecto, ¿cómo ves la música rock de la actualidad? ¿La industria, las nuevas plataformas de streaming, comercialización y venta le hacen bien a las bandas?

-No soy quién para juzgar a nadie. Hay cosas muy acertadas y otras que no tanto. No me molesta el pop, ni las etiquetas en sí. No me detengo en eso, es decir, prefiero y quiero creer que un artista no se sienta a componer en su casa pensando: “bueno, voy a hacer esto más pop así la pego”. A lo mejor peco de ingenuo, pero quiero creer que lo que componen es real más allá de etiquetas y si ese resultado es pop, punk, reggae -o lo que sea- mientras sea honesto, es válido. No creo en los grandes o súper músicos si estos no aplican todo lo que saben en composiciones geniales. Es lo que he notado, muchos tocan muy bien pero buenas composiciones… faltan. No se puede hablar de una industria. No podés hacer historia con nada y menos con improvisaciones en todos los sectores. No existe, no existió y no va a existir una industria porque no es redituable. ¿Y por qué no es redituable? Porque no existe. Pasamos en la radio lo que da oyentes, editamos lo que vende y promovemos lo que a nuestro entender es negocio. Creo que es mundial pero, hablando de este rincón, dudo que haya un cambio en esa operativa. Y por último, no, no le hace nada bien a las bandas. Me encantaría que todos pudiéramos tener nuestro lugar, me cae mal cuando veo los lugares vacíos y las bandas dando todo de sí sin apoyo ninguno, es jodido eso.

 

-Montevideo agoniza es considerado uno de los discos fundamentales del rock uruguayo. Hoy escasean discos  así: fundamentales, contundentes, con una crudeza fresca que les permite perdurar. ¿El hit y la preocupación de crearlos, influye en eso?

-Sí. Tenemos la fortuna de tener un disco que va a quedar en la historia del rock uruguayo para siempre, no es poco. Estoy súper orgulloso de haber escrito y creado esas maravillosas canciones. Con respecto a la preocupación de crear algo exitoso, soy un creador y un compositor nato. Mi mente siempre estuvo y está llena de letras, músicas riffs, solos, estribillos, y todo eso. Pero no pienso nunca en términos de componer hits. Me doy cuenta cuando algo es realmente bueno, me suenan las alarmas internas y digo: “¡uh, esto es genial!”.  Pero lo más importante es cuando veo la reacción de la gente respecto a mis canciones. Insisto, me cuesta creer que alguien se ponga a componer pensando en hacer un hit, es la traba más grande que puedas tener. Si bien existe el ejercicio de crear -y conocer algunas cosas de cómo lograr algo bueno-, un hit sale o no. Forzarte solo pone obstáculos y probablemente no logres nada haciéndolo. Componer es prueba y error, búsqueda y más búsqueda, superarte a vos mismo. Además, ¿qué o quién determina que algo sea un éxito? No nos olvidemos de que el “gran público” muchas veces consume lo que les dan los medios y si eso es síntoma de hit, estamos equivocados y muy perdidos. No todo lo popular es necesariamente bueno.

 

-Sobre el futuro de la banda: ¿Qué esperás vos y qué pueden esperar los fanáticos de Traidores?

-El futuro de la banda es incierto, depende de muchos factores, pero principalmente de nosotros. Mientras nos sintamos cómodos tocando y estando juntos y haya conexión con la gente, vamos a estar. Proyectos hay muchos -y buenos-, pero el mercado uruguayo es muy chico. Es decir, hay que mirar afuera para mover una banda como Traidores. Disco nuevo -y todo lo demás-  están dentro de los proyectos que tenemos como grupo.

 

- ¿Que significa Traidores para vos?

-Traidores es mi vida. Si bien le doy el mismo valor a todo lo que hago, Traidores es la banda de mi vida. Es el barrio donde crecí, el país que vi caer, el tango, el amor, el odio. Es la juventud y la eternidad.

César Duarte