Los trabajadores rurales celebraron su día

NO ES UN DÍA MÁS

Foto: guía 50.

El Estatuto del Trabajador Rural, define como trabajador rural a “toda persona física que bajo la dirección de otra persona, ejecuta habitualmente trabajos rurales fuera de zonas urbanas, percibiendo como contraprestación una remuneración económica”. Desde el 21 de noviembre de 2012, cuando se publicó en el diario oficial la ley N° 19.000, quedó declarado el 30 de abril como el Día del Trabajador Rural, estableciendo que es un feriado no laborable pago para aquellos trabajadores. Adicionalmente la ley determinó que durante dicho día el Poder Ejecutivo deberá organizar y promover actividades destinadas a difundir la importancia de su labor en nuestro país.

Tener un día es histórico”, expresó la presidenta del Sindicato Único de Trabajadores de Tambo y Afines  e integrante de la Unión Nacional de Asalariados, Trabajadores Rurales y Afines, María Flores, en setiembre de ese año. La dirigente dijo en el programa De Diez a Doce de Radio Uruguay, que el trabajador rural se merecía el logro de una jornada en su honor. Además del descanso, sirve de jornada para recordar a la gente que “viene de atrás, que peleó por este y otros logros”. Y señaló que la falta de información que en algunos sectores de trabajadores rurales es aún un obstáculo a superar.

Días previos a que se celebrara el  primer día del trabajador rural en 2013, el director nacional de Empleo, del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Eduardo Pereyra. expresó que esta conmemoración tiene como objetivo “reivindicar el rol del trabajador rural en el desarrollo productivo y en la historia del país”. El portal de noticias LaRed21 detalló que según Pereyra, la finalidad es la promoción de leyes fundamentales vinculadas a los derechos de los trabajadores rurales. Recordó que “la ley de ocho horas, que para el conjunto de los trabajadores uruguayos data de 1915, para los asalariados rurales se originó recién en el año 2008, hecho que considera significativo”. Y en ese marco se  impulsó a la sindicación y se lanzó un manual de derechos de trabajadores rurales para su difusión entre éstos y sus patrones.

Actualmente, María Flores dijo al programa Informe nacional de Radio Uruguay que la situación del sector es compleja y señaló que “los trabajadores reciben un ficto por alimentación y vivienda equivalente a 70 pesos por día”. “El sector es todavía poco visible”, afirmó Flores, y subrayó que en el interior “funciona una cultura de miedo”. Solo 3.000 trabajadores rurales, de casi 100.000 que hay en todo el país están agremiados.

Y como presidenta del Sindicato de Mujeres Rurales , la dirigente explicó que la situación de estas es más delicada porque “no se respeta la ley de ocho horas y además las mujeres deben hacerse cargo de las tareas del hogar”. “Hay que apoderarse de esos derechos, tenerlos en un papel no basta”, concluyó Flores.

En cuanto a la situación agropecuaria actual, el Secretario General de la Unión de Trabajadores Rurales y Afines del Sur del País, Germán González, en conferencia de prensa hizo referencia a la coyuntura que vive el sector como consecuencia de los desastres climáticos que han impactado desfavorablemente sobre todo en lo que tiene que ver a perdida de cultivos cítricos. “Esto va a significar una pérdida de una cantidad de puestos de trabajo, tenemos que ir buscando soluciones para esas personas, estamos trabajando en el Consejo de Salarios”, señaló el gremialista. Por otra parte, el Ministro Interino de Ganadería Agricultura y Pesca, Ing. Agr. Enzo Benech en conferencia de prensa enfatizó que “estamos en un momento de dificultades en todo el país y hay que abordar los problemas poniendo foco en las prioridades”, justificando la reciente declaración de emergencia para el sector ganadero de zonas de Rocha y Treinta y Tres.

Juan Manuel Bauzá