Cambadu teme corrimientos de delitos por pagos con débitos

PEQUEÑOS COMERCIOS, GRANDES PREOCUPACIONES

Cambadu "en guerra" con ambos ministros. Foto: mef.gub.uy

“Estamos en una guerra permanente con las autoridades buscando una solución”, resume Luis Inzaurralde, secretario general de Cambadu (Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines) en alusión a las dificultades que preocupan a los pequeños comerciantes, incluido el temor de un posible corrimiento de delitos hacia pequeños comercios. Sostuvo a SdR que el diálogo con el gobierno “siempre es la misma historia”. Inzaurralde contó que “desde CAMBADU hemos estado reunidos prácticamente cada 15 días con el ministro (del Interior, Eduardo) Bonomi, pero siempre recibimos la misma respuesta, no hay una base solida detrás de esto”; y agregó que “cada vez matan mas comerciantes, taxistas, omnibuseros, proveedores en la calle, y siempre es la misma historia”.

El propio secretario fue víctima hace pocos días de un asalto a su comercio en el Cerrito de la Victoria, ubicado en las calles Granaderos y Santiago Sierra. Los delincuentes ingresaron armados y la esposa de Inzaurralde intentó resistirse golpeando con una botella a uno de los delincuentes, lo que generó que el propio delincuente efectuara varios disparos. Una bala rozó el cuello del propietario, que no sufrió mayores daños. Inzaurralde relató a Teledoce que desde que comenzó a trabajar en 1989 ,tiene 74 denuncias oficiales registradas por asaltos.

Desde 1998 Inzaurralde está en contacto con el Ministerio del Interior, en un principio como presidente de una comisión vecinal, pero “a fines del 2014 resolvimos disolver la comisión dado que todo lo que presentábamos lo tiraban para atrás”. Una de las propuestas que sostenía la comisión era sobre los “patrullajes mixtos, sacar todos los vehículos del Ejército y todos los vehículos del ministerio del Interior, pero en cada vehículo del Ejercito un policía, porque él puede seguir adelante con un procedimiento”. La propuesta recibió la negativa por parte del ministerio; “te siguen diciendo que es inconstitucional” y “también ayudan mucho los parlamentarios a decir que no”, afirmó Inzaurralde.

Desde Cambadu los encuentros con el Ministerio han sido incluso más frecuentes pero con la misma respuesta, según el secretario. “Propusimos poner cámaras inteligentes y nosotros nos hacíamos cargo, con los comerciantes, de los costos”. “La idea era que las cámaras tuvieran respuesta en el Ministerio, y nos dijeron que no eran compatibles con el sistema de ellos, y que el monitoreo no era fácil por la gente que se necesita trabajando en eso”. Días atrás, el presidente de Cambadu, Mario Menéndez, expresó a Montevideo Portal: “nosotros estamos bastante cansados de ir a hablar con el señor ministro. Esto debe venir de más arriba”.

NEBULOSA FINANCIERA

Me parece lamentable, no estamos capacitados para tener eso, es un control innecesario”, afirmó una joven abogada al salir del cajero automático ubicado en la zona del ombú de Bulevar España. cuando SdR preguntó si conocía la ley de inclusión financiera y si, a su juicio, se reduciría la inseguridad en las calles.“Tendría que haber otros tipo de controles. En cuanto a la seguridad me parece que justamente están generando todo lo contrario, me parece que es totalmente inseguro”.

La ley de inclusión financiera anhela que todos estemos bancarizados, universalizando el acceso a los servicios financieros. Su aplicación obliga, a partir de mayo de 2017, a que cada empleado cobre su sueldo a través de una cuenta bancaria que podrá abrir gratuitamente en el banco que desee.

Un joven de 20 años entrevistado en las inmediaciones del World Trade Center visualiza un corrimiento de la delincuencia hacia los atracos callejeros. “Va mas o menos. Si bien está bueno porque saca el dinero de la calle, me parece bastante malo porque puede llevar a que los ladrones ataquen más a la gente para robarle otro tipo de pertenencias”.

En la zona de Malvin Alto, Melisa, de 18 años, también cree que “la seguridad no va a mejorar, porque no te van a robar la plata pero te van a quitar el celular o las cosas de valor que tengas encima”.

Los ladrones no van a dejar de salir a robar”, fue el razonamiento más reiterado.  ”Las artimañas de los ladrones son tremendas, además el uruguayo se caracteriza por ser muy creativo en ese sentido” ,fueron las palabras de una ex docente y directora liceal que describen la idea generalizada respecto a la delincuencia.

No veo una inclusión 100%, es muy difícil llegar a eso, sobre todo para los comercios chicos, que no creo puedan adquirir el aparato para pasar la tarjeta ,y los ladrones le van a caer igual”, analizó un hombre de 65 años en la puerta del Montevideo Shopping.

Este temor lo expresó también Walter en Flor de Maroñas, quien no cree que mejore la seguridad y es algo que va a complicar a los pequeños comerciantes. El gobierno tiene que buscar otra solución”. En Villa Española, Juan ,de 60 años, tuvo similar respuesta al decir que “los chorros van a ser siempre chorros, ya van a buscar la manera de robarle la plata a alguien, y en esto los más afectados van a ser los almacenes de barrio”.

En Pocitos un joven estudiante considera la nueva ley  como “una buena medida, más que nada para achicar la evasión” y cree que “la gente, al estar con menos efectivo, va a estar mas tranquila”.

También en Pocitos, Lorena de 30 años declaró conocer la ley: “soy usuaria de las tarjetas de débito y para mi son lo mejor; no andar con plata encima me da mucha tranquilidad. Capaz que no está buena para los pequeños comercios, pero en mi opinión es una buena iniciativa”.

Nuevamente en las inmediaciones del W.T.C. un hombre de 50 años que salía de un reconocido negocio cambiario dijo confiar en “lo que se está haciendo” y que “la política económica que lleva adelante Danilo (Astori) nos va a llevar a buen término”.

Melisa, que no veía una mejora en la seguridad, cree que es “una buena iniciativa y va a ser mucho más cómodo”, pero es precavida y considera que “vamos a tener que aprender a organizarnos con la plata, saber que contamos con cierta cantidad de dinero y no gastar de más, porque a veces con la tarjeta no somos conscientes y gastamos sin medir”.

La consulta recogió comentarios favorables, adversos y respuestas esquivas, así como la sensación general de que la ley se impondrá y gran parte de la población adoptará el funcionamiento sobre la marcha. Quienes se negaron a contestar demostraron un temor genuino por tener que hablar de sus finanzas con un desconocido.

Foto: SdR / Andrea Fernández

¿Pérdida del anonimato?

Uruguay ya esta en la ola mundial de la inclusión financiera y es innegable que en menos de un año gran parte de la población sera “tarjetizada”, pero es interesante ver cómo suceden otras alternativas en países europeos. Raúl Zibechi publicó en La Jornada un artículo titula Inclusión financiera y dominación de espectro completo, donde expone bajo una visión critica, la influencia del Banco Mundial detrás de las políticas neoliberales que impulsan la dependencia bancaria de la población mundial y la eliminación del dinero físico.

Sorprende en dicho artículo que uno de los países que parece ir contracorriente es Alemania, donde el uso del dinero “real” en el pago supera a las transacciones con tarjetas. Se alega por parte de varios grupos políticos que el uso de dinero físico es una libertad de la democracia que permite el anonimato.

Gerardo Barbieri / Andrea Fernández

Corrimiento del delito

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) envió al Parlamento un proyecto de Ley que prohibirá a los comerciantes imponer un gasto mínimo a quienes utilicen como medio de pago la tarjeta de débito. “Hemos planteado que no sirven las tarjetas de débito, porque la mayoría de los comerciantes de CAMBADU no tienen las terminales POS y el delincuente sabe que ahí hay plata”, dijo Inzaurralde a SdR, y agregó que “van a asaltar a esos comerciantes y a los feriantes”. El secretario enfatizó que “las tarjetas de débito deberían tener un mínimo, porque en algunos artículos pagas para vender”.

En tanto, Mario Menéndez explicó a El Observador que al fijar el mínimo “vendés 4 pesos y lo que ganás lo perdés en el arancel”; añadió: “hay ventas en que no ganás casi nada. Y hay comercios que fijan mínimos en pago de débito para poder sacar ganancias”.

Por su parte, Inzaurralde puntualizó a SdR que “en la plataforma política tiran las ideas para ganar votos, pero después desaparecen” y que “CAMBADU en este momento está en una batalla contra el gobierno” en busca de una solución.

Franco Sena