El testimonio del testigo Humberto Bucchi

“Si. A ESTE LO RECONOZCO”

Ileana García, secuestrada junto con su esposo Edmundo Dossetti.

La corresponsal de La Diaria en Italia, Nadia Angelucci describió así el momento en que el testigo Humberto Bucchi identificó al almirante Tabaré Daners:

El abogado Fabio Maria Galiani pidió permiso a la Corte para mostrarle al testigo Fausto Humberto Bucchi algunas fotos, y le preguntó a éste si reconocía a alguien. Bucchi miró en silencio las hojas blancas donde estaban impresos los rostros en blanco y negro. Pasaron algunos minutos; la tensión se respiraba en el Aula Búnker de Roma, donde se están desarrollando las audiencias del juicio por el Plan Cóndor. Bucchi levantó la cabeza, se acercó al micrófono y dijo que sí, que reconocía a un hombre. La Corte le pidió que leyera el nombre y el número escritos en la hoja en la que está retratada la cara reconocida: “626. Tabaré Daners”, leyó el testigo. Galiani aclaró a la Corte que en aquel momento Daners era el comandante directo de Jorge Néstor Tróccoli, y añadió que, aunque no se trataba de la primera vez que ese testigo declaraba en un juicio, era la primera vez que se le mostraban fotos y se le pedía que hiciera un reconocimiento. Bucchi viajó a Roma para declarar sobre el secuestro y la desaparición (en Argentina) del matrimonio de uruguayos Edmundo Dossetti e Ileana García Ramos y de Fernando Bosco, sobre los que también atestiguaron, en la audiencia de ayer, Olga Ramos -madre de García y suegra de Dossetti- y Beatriz Martínez, esposa de Bosco.

“El 21 de diciembre de 1977, aproximadamente alrededor de las 23.00, cuando volvía a mi casa, encontré en el hall del edificio a gente extraña que portaba armas cortas y metralletas, vestida de civil. Presioné para entrar, pero no me lo permitieron y me detuvieron en el hall”, relató Bucchi. “En esa oportunidad vi que bajaban del ascensor a una persona que estaba esposada. Yo no la conocía, pero luego supe que era Fernando Bosco, un amigo del matrimonio Dossetti que vivía en el edificio, y que los tres desaparecieron juntos”, agregó.

Bucchi permaneció retenido un buen rato en el pasillo del edificio y vio por lo menos a nueve personas que desempeñaban diferentes papeles en el operativo, según relató a la Corte. Pero un rostro le quedó impreso en la mente: el del hombre que llegó a último momento, quien bajaba del apartamento de los Dossetti y llevaba envuelta en una frazada una máquina de escribir. “Él se sorprendió mucho al verme allí, y comenzó a dar órdenes a los demás. Yo señalé que tenía que guardar mi coche, que había quedado afuera, en el garaje, y él le encargó a uno de los otros que me acompañara”, contó. Ese hombre, según el reconocimiento que hizo Bucchi, era Tabaré Daners, ex comandante en jefe de la Armada entre 2004 y 2006. Ese reconocimiento constituyó el hecho central de la audiencia del Plan Cóndor de ayer y podría tener consecuencias tanto para el juicio como para la causa del secuestro y de la desaparición de la pareja Dossetti, dijo el abogado Galiani a la diaria.