Crisis de Raincoop: solución planteada deja en seguro de paro a 80 trabajadores

AL FONDO QUE HAY LUGAR

Ómnibus de la cooperativa Raincoop. Foto: montevideo.gub,.uy

La crisis económica de la cooperativa de transporte Raincoop puso en la cuerda floja a 570 trabajadores y por el momento hay 80 familias que no tienen lugar en la solución que propone la Intendencia de Montevideo (IM) en acuerdo con las cooperativas UCOT, COETC y la empresa COME S.A. Desde diciembre Raincoop se encuentra en riesgo, cuando se le cortó la línea de crédito del Banco República que sostenía la compañía.

El primer objetivo de los trabajadores de la cooperativa era participar en la negociación de la absorción de Raincoop por otras empresas y eso se logró la semana pasada, por lo que levantaron el cantón que mantuvieron durante 10 días en la explanada de la IM.

Dirigentes de la Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte (UNOTT) se reunieron con autoridades de la IM para ser informados de la propuesta para mantener las fuentes laborales de Raincoop. La solución consiste en la absorción de las líneas por parte de otras empresas y bajar la paramétrica de cálculo del precio del boleto, lo que implica disminuir el número de trabajadores por coche.

Actualmente se calcula 4.1 funcionarios por ómnibus, incluyendo a los administrativos. La propuesta que generó consenso entre la IM y las empresas pretende bajar esto a 3.1 trabajadores por coche, lo que dejaría a 80 empleados de Raincoop en seguro de paro. En el nuevo proyecto la incorporación de socios de Raincoop a las otras compañías sería a prueba por un periodo de seis meses y luego en forma definitiva.

Según informó a SdR el dirigente del sindicato de Raincoop, Marcos Lombardi, lo que se están planteando “no es satisfactorio porque no están cubiertos todos los compañeros”. La propuesta del gremio es mantener todos los puestos de trabajo, lo que se podría hacer bajando la paramétrica a 3.6 trabajadores por coche y estaría dentro de la media de las empresas de transporte.

“Nosotros proponemos un reparto donde según las líneas que se lleva cada empresa la cantidad de trabajadores que absorben”, explicó Lombardi. Para el dirigente sindical la propuesta de la IM y las empresas es desmedida ya que se encuentra muy por debajo de los cálculos establecidos. “Con nuestra propuesta hay mucho menos trabajadores por coche de los que paga la paramétrica con el precio del boleto, por lo que tiene que haber capacidad para todos”, afirmó.

La iniciativa de absorción de las líneas es similar a la presentada por las cooperativas en diciembre, pero ahora incluye a menos trabajadores. El presidente de la cooperativa de transporte UCOT, Mario Alvarellos, explicó al portal 180 que la propuesta planteada por la IM y las empresas está basada en la “sustentabilidad”. Agregó que “las cooperativas estamos pasando por una situación no tan complicada como la de Raincoop pero venimos de hacer ajustes con una pérdida de beneficios para mejorar nuestra estabilidad laboral”.

Lombardi dijo que las compañías justifican esta baja por la disminución en la venta de boletos. Según El Observador, en los primeros cuatro meses del año hubo una caída de entre 5% y 6% en comparación con 2015.

El dirigente sindical contó que la situación de Raincoop “ha empeorado mucho desde diciembre”. Actualmente los trabajadores cobran “un jornal de unos $ 500 sobre el monto adeudado y con la recaudación diaria se mantiene el combustible”.

Los de afuera…

El dirigente sindical de UCOT y de la Asociación de Cooperativas del Transporte (ASCOT), Jorge Suárez, manifestó a SdR que la empresa Cutcsa está por fuera de la negociación por decisión de la IM, bajo el argumento que no quieren incentivar un monopolio. Para Suárez, si las empresas que están participando de las conversaciones con la comuna no pueden tomar todas las líneas se “debería abrir la cancha a los otros actores”.

Tanto Lombardi como Suárez coinciden que la IM está utilizando la quiebra Raincoop para empezar una reestructura del Sistema Metropolitano de Transporte. Según informó El Observador, dentro de las negociaciones se maneja una reorganización con reducción de frecuencias y de líneas que se superponen. El dirigente de RAINCOOP dijo que están “dispuestos a trabajar en esto, pero lo primero es asegurarle la situación a todos los trabajadores”.

En Uruguay hay alrededor de cien empresas de transporte, por lo que la UNOTT propone la creación de una bolsa de trabajo para que los empleados de Raincoop afectados puedan distribuirse entre todas las compañías.

La situación de ellas

La UNOTT planteó su preocupación respecto a COME, ya que la empresa no tiene ninguna mujer trabajando en sus ómnibus. Según Lombardi, en diciembre eso quedó resuelto y “se aseguró que no iba a haber ningún problema en absorber funcionarias mujeres”. Por eso, se mostró sorprendido con las declaraciones de Walter Pisciottano (asesor del directorio de COME y expresidente de esa compañía) al diario El País, donde aclaró que “no hay mujeres trabajando en las plataformas de los coches porque el mecanismo de selección es muy exigente”.

Gabriela Pereyra, socia y funcionaria de Raincoop desde hace tres años, contó a SdR que comenzó como guarda, luego pasó a chofer y desde hace ocho meses se desempeña como chofer-cobrador. “Hice todas las pruebas que nos piden, igual que a los hombres. Me siento perfectamente bien en el rol de chofer-cobrador y no tendría ningún problema en hacer el mismo trabajo en COME”, afirmó Pereyra.

Por su parte, el representante del sindicato de COME, Claudio Vera, aseguró que están a favor de la conservación de todos los puestos de trabajo afectados sin distinción de sexo. El gremialista de Come señaló que en sus 16 años de trabajo en la empresa no se han dado muchos casos de presentación de mujeres para puestos de operarios.

Detalló que todos los aspirantes tienen que realizar una prueba de ingreso que consta en primera instancia del control de drogas, etapa en la que el 40% queda afuera según el representante sindical. Luego se realiza la prueba práctica y la psicológica, en la que algunas personas quedan descartadas por estar “sobre capacitadas” para la tarea.

La funcionaria de RAINCOOP afirmó que no sabe cómo es la prueba de COME, pero sostuvo que ni ella ni sus compañeras tendrían problema en trabajar en esa empresa.

Mikaela Israel / Leticia Castro