"Reabrirá", auguró uno de los fundadores del Museo del Carnaval

CARNAVAL A OSCURAS

Foto: Museo del Carnaval

El Museo del Carnaval se cerró por tiempo indeterminado el 2 de mayo. “Motivos presupuestales” se mencionaron en el comunicado oficial; mientras, los trabajadores siguen en seguro de paro.

Eduardo Ravelino, uno de sus fundadores y coordinador general del Museo durante los primeros años, habló con SdR y contó que la reapertura “depende de que aparezcan los fondos necesarios para hacer sostenible el emprendimiento y que le permitan seguir creciendo en sus propuestas culturales y patrimoniales, porque el carnaval no es solo un espectáculo”.

El Museo del Carnaval abrió en 2006 y desde 2008 funciona a través de un fideicomismo, del cual son parte los ministerios de Turismo y Educación y Cultura, la Intendencia de Montevideo y la Administración Nacional de Puertos. Todos ellos pasan una partida anual de dinero, y al momento del cierre ya se había entregado la de 2016. Las autoridades gubernamentales intentan revertir la situación. “Supongo que quieren reabrirlo, cada uno por razones distintas. Se mostraron preocupadas y se están reuniendo par buscar soluciones que contemplen los intereses de cada institución y de todo el conjunto”, comentó Ravelino, quien luego opinó: “A mi entender la solución tendría que haber llegado antes de ingresar en este estado, donde los funcionarios están en el seguro de paro”.

Mientras estuvo abierto, el museo cobraba entrada y brindaba visitas especiales para lograr recursos económicos genuinos. También tenía un tablado durante el carnaval, la gestión de una sala donde se realizaban espectáculos, un espacio gastronómico y una tienda. Con todo esto se lograba adquirir un gran porcentaje de los ingresos anuales.

De todas formas, Ravelino afirmó que ningún museo en el mundo logra sustentarse económicamente y que todos dependen “en mayor o menor medida” de aportes públicos y/o privados. Según informó el diario La Segunda de Chile, existen problemas presupuestales similares con distintos museos de diferentes temáticas en Argentina, España, Inglaterra, Estados Unidos, Italia, Francia y el país trasandino. El ex componente de Contrafarsa y Curtidores de Hongos, complementó: “Los recursos que el propio museo puede generar son importantes pero limitados para sustentar todas sus actividades culturales y obligaciones patrimoniales”.

En 2007, el Carnaval fue declarado de Interés Nacional. Además, el museo logró el premio Internacional Reina Sofía de Conservación y Restauración del Patrimonio Cultural. Seis años más tarde el lugar que “se encargó de rescatar tradiciones perdidas, pero subyacentes en la memoria de los ciudadanos” se encuentra cerrado.

Para el murguista, el museo “se transformó en un atractivo turístico que no existía, fue el primero en su especie. Mejoró el destino turístico, y en dos temporadas llegó a ser plaza de embarque para los cruceros. Se interrelacionó con todas las empresas del sector participando del Montevideo Bureau y la Asociación Turística de Montevideo. Además, se vinculó a diferentes ámbitos de la sociedad, la cultura y el turismo de una forma natural”.

Una serie de artistas, en su mayoría vinculados al carnaval, se expresaron en las redes sociales con mensajes y videos a favor de la reapertura. Ante esto, Ravelino dijo: “El apoyo de la sociedad siempre es importante. En este caso, el apoyo de los vinculados directamente al tema hace que se visualice el problema y se genere una corriente de conciencia de lo que significa defender el patrimonio de todos”.

ARRASTRADO POR EL CAPITALISMO

La noticia del cierre del Museo del Carnaval trascendió en los medios de comunicación, pero la información apuntó a la situación presupuestal. Sin embargo, hay un factor más relevante que introduce el periodista carnavalero y escritor Carlos Hernández, que denomina el cierre del museo como un “atentado a la cultura”.

En diálogo con SdR, destacó que la institución estaría cumpliendo su décimo aniversario y el cierre de sus puertas genera una grieta social que deja entrever “las falencias culturales que atraviesa nuestro país”.

Para Hernández, este fenómeno de ataque a la cultura se expresa no solo con lo ocurrido con el Museo del Carnaval, sino también con el cierre de un gran centro cinematográfico como fue el Cine Teatro Plaza, del Cine Trocadero en donde se instalará un centro comercial y el cierre del Palacio Salvo.

El periodista carnavalero sostuvo que los lugares más emblemáticos de la cultura en nuestro país son arrastrados por el capitalismo. Agregó que esa grieta cultural implicará que las nuevas generaciones no podrán absorber los rasgos culturales que nuestro país ha levantado y defendido con el paso de los años, incluso en la época de la dictadura.

Para Hernández, el Museo del Carnaval ha intentado acercar la fiesta popular a los barrios de contexto crítico y ha creado un importante acontecimiento social como “El Tablado de Barrio”, desde donde se ha intentado promover el trabajo social en conjunto con comisiones vecinales.

También consideró relevante resaltar el trabajo de muchas personas del ambiente carnavalero, que acercaron al Museo antiguas fotografías, trajes y escenografías, en busca de crear un registro histórico de esta tradición cultural uruguaya.

Lucía Di Iorio

 

Hoy 25 de mayo desde las 18.30 se realizará un espectáculo en la Plaza del Museo (Piedras y Maciel). Participarán más de 20 artistas y agrupaciones, donde destaca la presencia de Eduardo Pitufo Lombardo, Fernando Cabrera, Los Patos Cabreros, Falta y Resto, Queso Magro y C1080, entre otros.

Uruguay busca recuperar un ícono de la cultura que, si bien no tiene una gran historia, se había metido en el corazón de los carnavaleros. El tiempo dirá, pero Ravelino ya vislumbra un futuro alentador: “Reabrirá, no queda otra posibilidad”.

Mauricio Panizza