Uruguay cayó ante México en su debut en la Copa América Centenario

DEBUT A LA MEXICANA

José María Giménez frenado por Andrés Guardado durante el debut de Uruguay y México en la Copa América Centenario. AFP PHOTO / NELSON ALMEIDA

En un partido picante y cargado de polémicas -incluso antes del pitido inicial, cuando sonó el himno chileno en lugar del uruguayo-, la selección mexicana fue la que aprovechó las oportunidades y se llevó el triunfo en el debut celeste en la Copa América Centenario que se juega en los Estados Unidos.

Iban solamente 3 minutos y “monedas” de partido, cuando Álvaro “Palito” Pereira metió el balón en su propia red, para poner a la selección azteca arriba apenas comenzado el partido. Desde ese momento, y hasta el final del primer tiempo, México fue claro dominante con pases precisos, abriendo la cancha y aprovechándose de un flojo rendimiento de los laterales uruguayos. Fue punzante y complicó en todo momento por las bandas, sobre todo del lado de “Palito” quien, al igual que Maximiliano “Mono” Pereira, se vio desbordado una y otra vez por los futbolistas mexicanos.

Todo se complicó aún más, cuando faltando 2 minutos para el final del primer tiempo, Matías Vecino cometió una ingenua infracción en mitad de cancha, haciendo que el árbitro le mostrará la segunda amarilla y dejando al combinado celeste con 10 hombres a falta de 45 minutos más por jugarse.

En el segundo tiempo, sin embargo y contrario a lo que podía preverse, Uruguay mejoró notoriamente. El ingreso de Álvaro “Tata” González le dio a los celestes más contención en mitad de cancha y, pese a tener un hombre menos, equiparó de forma notoria el encuentro. Tras el buen arranque uruguayo llegó, a los 72 minutos, la expulsión del mexicano Alejandro Guardado por la infracción realizada a Carlos Sánchez.

La balanza parecía inclinarse en forma definitiva para los Charrúas, ya que de esa misma infracción Diego Godín -exuberante como de costumbre- metía un cabezazo inatajable para el guardameta mexicano. Sin embargo, Uruguay no supo aprovechar el envión anímico que supuso el tanto del empate y se vio desbordado nuevamente por los laterales, por una selección mexicana que volvía a crecer.

Inútiles resultaron los esfuerzos y notables intervenciones en defensa del joven zaguero celeste “Josema” Giménez, quien fue de los puntos más altos de nuestra selección, ya que México después de una confusión en el área celeste -la cual terminó con una amonestación para el capitán uruguayo-, concretaría el segundo gol de la mano de su figura y referente “Rafa” Márquez. Desde ese momento, Uruguay definitivamente perdió la brújula. Varios jugadores, liderados por un Fernando Muslera fuera de sí, increparon al juez de línea en forma vehemente. Quedaba poco tiempo y México lo aprovechó. Al contrario de lo hecho por Uruguay tras el 1 a 1, los aztecas siguieron gestando peligrosísimas jugadas de gol en pos de liquidar completamente el primer partido del grupo. Lo conseguiría a los 90´, con un Uruguay completamente volcado al ataque, con Herrera, ahora sí, para liquidar totalmente el “picado” encuentro.

Si bien el resultado fue negativo, Uruguay mostró su típica rebeldía y encontró en Muslera, Giménez, Godín y Álvaro González  los puntos más altos. El próximo rival será Venezuela y todo apunta a que, además de Luis Suárez, el himno uruguayo también se haría presente, acompañando al elenco dirigido por el “Maestro” Washington Tabárez.

Uruguay deberá, una vez más, reponerse y superar las adversidades si no quiere hipotecar sus chances de clasificación a octavos. Para eso, será necesario que salga a relucir, además de la “garra charrúa”, un buen y contundente juego colectivo que le permita conseguir un inexorable triunfo ante la “Vino Tinto”, redimiéndose así del pobre nivel futbolístico que mostró en el debut.

César Duarte